La lucha contra ciertos prejuicios

El rugby como refugio para huir de los padres 'hooligans' del fútbol

La lucha contra los prejuicios hacia el rugby continúa siendo una asignatura pendiente. Muchos jóvenes buscan el rugby para huir del comportamiento de ciertos padres del mundo del fútbol

Foto: El rugby forma parte de la idiosincrasia del Liceo Francés. (FOTO: lfmadrid.net)
El rugby forma parte de la idiosincrasia del Liceo Francés. (FOTO: lfmadrid.net)

Pese al crecimiento del rugby en España, todavía son muchos padres y alumnos los que sienten cierto recelo para la práctica de este deporte dentro de nuestras fronteras. El interés aumenta, pero quedan todavía muchas cosas por hacer, como cambiar la mentalidad de la sociedad española en la concepción de que el rugby es un deporte violento y solo para chicos. De cara a modificar este estereotipo hay un objetivo: 'enamorar' a los padres con este deporte y que conozcan sus entrañas para descubrir sus valores.

En El Confidencial hemos querido saber cuáles son los grandes prejuicios y trabas a los que se enfrenta el rugby en los centros escolares hablando con tres colegios (Jerez, Madrid y Oviedo), en los que este deporte tiene presencia en sus clases extraescolares.

Herramienta contra el 'bullying'

Pablo Vallejo es coordinador del rugby en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Jerez (Marianistas) y cuenta que desde hace cinco años, y hasta el día de hoy, su parcela ha tenido un crecimiento enorme (de 16 niños apuntados a los 130 actuales). Pablo incide en que la preocupación, cada vez menor, de los padres a la hora de apuntar a su hijo a probar con el rugby recae en la catalogación de este juego como "bruto y de chicos" y que este pensamiento viene dado por el desconocimiento que existe sobre el deporte oval.

Sin embargo, Pablo señala que en su centro, cada día que pasa, más padres están convencidos que con esta extraescolar de balón no esférico se fomenta la evasión en vez del enfrentamiento y se ayuda a los niños y niñas a comunicarse mejor con su entorno. Según las palabras del propio coordinador, “existen casos en los que el rugby ha ayudado a vencer el 'bullying' en el colegio”.

Los All Blacks

En la otra punta de España, en Oviedo, el colegio de Santa María del Naranco fue portada de muchos diarios hace unos días, tras la interpretación por parte de los alumnos de la famosa ‘haka’ de los All Blacks en la visita de los campeones del mundo a nuestro país para recoger el Premio Princesa de Asturias del Deporte.

Xavier Guerediaga es profesor y monitor de educación, además de ser el encargado de manejar el rugby en el colegio. Cuenta en conversación con El Confidencial cómo ha pasado de escuchar: "¿Qué quieres, ir todo el día marcado?" o "el rugby es un deporte para chicos", a preguntarle cada día en los pasillos y en el patio, de qué trata este deporte. Xavier reconoce que la visita y la ‘haka’ que interpretaron sus chicos y chicas fue un éxito y que cada día hay más jóvenes que encuentran en el rugby un deporte alternativo al comportamiento de algunos padres del fútbol.

A pesar de este incremento en el interés, a este profesor le continúa preocupando los pocos medios con los que cuentan en Asturias para aficionar a los más jóvenes al balón ovalado y pide a las autoridades de la ciudad mejoras en las instalaciones existentes y la creación de un nuevo campo en el que los niños de todos los colegios puedan jugar al rugby.

Padres reconvertidos

En uno de los colegios que lleva el sello del rugby desde su creación, el Liceo Francés de Madrid, Reduan Dahbi, ‘Redu’, es jugador y entrenador en el club madrileño, y además se encarga de las actividades extraescolares de la Association Culturelle et Sportive del Lycée.

‘Redu’ reconoce que en los años en los que se juega el Mundial existe un 'boom' con el rugby, pero que en el resto de los años hay muchos niños que no se apuntan porque desconocen el deporte y piensan que es un juego "muy bestia". Sin embargo, nos pone de ejemplo a las niñas del equipo sub-14, donde comenzaron jugando tres niñas del colegio que engancharon a otras seis amigas y ahora juegan las nueve juntas en el club.

El monitor de rugby del Liceo nos habla también de los padres reconvertidos y piensa que ese es el camino a seguir: “Aunque todavía sigue existiendo el pensamiento de que el rugby es un deporte violento, muchos de los padres que estaban convencidos de ello han cambiado su opinión y ahora disfrutan con los valores de este deporte y sobre todo del ‘Tercer Tiempo’ con sus hijos y demás padres”.

[Más noticias de rugby]

Aunque cada vez son más los niños que practican rugby en España, los prejuicios hacia a él todavía existen. Son pasitos cortos, pero sólidos... porque los que lo prueban ya nunca se marchan.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios