el helsingborg challenger confirma la expansión

Suecia, el país que combate el frío con pádel

El país escandinavo acoge el segundo challenger internacional del circuito y, en tan sólo ocho años, se consolida como el segundo país europeo donde más se juega a esta disciplina

Foto: Cada vez son más los aficionados al pádel en Suecia. (World Padel Tour)
Cada vez son más los aficionados al pádel en Suecia. (World Padel Tour)

Enrique Corcuera sólo quería que la vegetación no entrase en su pista de frontón. Corrían los años 70 en México cuando el exterminio de las malas hierbas de su jardín se convirtió en la semilla de un nuevo deporte. El germen del pádel: una pista de 20 por 10 metros cerrada por los laterales con muros y una red metálica. La disciplina con la pala, que no llegó a profesionalizarse hasta que aterrizó en Argentina, la importó a España un amigo del mexicano casi dos décadas después. Ahora, cuando se acerca a su 50ª cumpleaños, el pádel se expande por Europa. "Después de España, es en Suecia donde más crece", dice Hernán Auguste, exjugador y encargado de la expansión internacional del World Padel Tour en una charla con El Confidencial. Esta semana se está disputando el Helsingborg Challenge, primer torneo del circuito en el país nórdico.

El pádel comenzó a hacerse un hueco en Suecia hace menos de diez años. Concretamente en 2008 y con Carolina Navarro Björk como anfitriona. "Aquel día, nadie sabía lo que era el pádel", recuerda la palista más destacada del pádel español. Fue en Bastad, ciudad más conocida por su torneo de la ATP, en una pista de madera que también servía para jugar al hockey. Carla Suárez y Sofía Arvidsson​, la tenista local más laureada, escoltaron a la malagueña de nacimiento cuyo segundo apellido revela otra identidad: la familia de su madre procede de este país escandinavo. Circunstancia que también le llevó a inaugurar la segunda pista de pádel del país en 2009, esa vez de cristal. "Ojalá el World Padel Tour haga parada algún día en Suecia, me haría especial ilusión", manifesta Carolina.

Primer challenger internacional en Suecia

La expansión del pádel en Europa ha llevado a la organización de circuito a ampliar las fronteras tradicionales. Si Argentina y España eran los países habituales donde la semilla del pádel ha dado sus mejores frutos, ahora prueban la siembra por todo el Viejo Continente. Italia y Francia han hecho algún experimento, igual que Bélgica, en cuya capital estuvo hace poco el World Padel Tour con una exhibición. Portugal es otro país al que lleva años acudiendo el circuito que promueve 'Estrella Damm'. Este año, después del challenger de Lisboa, le ha llegado el turno a Heilsinborg​, que supone el segundo challenger internacional de la temporada y sexto en total.

El Padel Crew, club en cuyas pistas se está disputando el torneo que termina este domingo, es uno de los más de 20 que ya existen en el país, concentrados la mayoría al sur. Malmö, Haxssleholm o Vaxjo son otras de las ciudades sureñas punteras, aunque la propia capital, Estocolmo, ya ha presentado su candidatura. "Ya hay diez pistas cubiertas y se van a desarrollar cinco mas", cuenta Auguste sobre el desarrollo del pádel sueco. El expalista muestra clara satisfacción de haber llevado el circuito mundial a Suecia: "Aquí hay fiebre por el pádel".

Un calentón que favorecido las condiciones actuales de las infraestructuras. A diferencia de sus orígenes, en la actualidad el pádel es prácticamente un deporte 'indoor', que se puede practicar ajeno a condiciones meteorológicas adversas. El buen tiempo ya no es necesario para practicarlo, algo impensable hace 30 años, cuando se exportó a la Península Ibérica.

No es labor de la organización implantar el pádel en los diferentes países, sino llevar la profesionalización allá donde prolifere una afición considerable: "No se elige el lugar donde implantar el pádel, esa no es nuestra función, sino que va surgiendo en función de la afición", declaró a El Confidencial. La labor de desarrollar el pádel carga bajo las espaldas de las propios clubes y federaciones de los correspondientes países, instituciones que ya existen en el país escandinavo, que también cuenta con un circuito amateur. "El pádel lo desarrolla el propio país, nosotros desarrollamos el aspecto profesional, aunque es bueno poder conseguir estos sitios estratégicos", afirma Auguste, más conocido en el mundo del pádel como 'Bebe'.

Cuestión de tiempo

En el 'challenger' sueco, donde Marcello Jardim y Fede Quiles parten como principales favoritos, no hay cuadro femenino y la participación masculina se ha reducido en relación al evento portugués. La lejanía es uno de los motivos, pero lo que sí es cierto es que el pádel aún no ha cuajado entre el público femenino sueco. De hecho, la propia Carolina Navarro confiesa entrenar con chicos cuando viaja a Suecia. "Hay muchos chicos jugando al pádel, pero el número de mujeres está creciendo", declara la española, que se muestra satisfecha: "El crecimiento de clubes desde hace dos años ha sido espectacular".

Javi Escalante y Álvaro Cepero también participan en el Helsinborg Challenger. (@WorldPadelTour)
Javi Escalante y Álvaro Cepero también participan en el Helsinborg Challenger. (@WorldPadelTour)

"Es cuestión de tiempo", coinciden ambos palistas en sus charlas con este periódico. Por lo tanto, habrá que esperar para el 'boom' definitivo del pádel sueco, que, en su día, vio como había menos jugadores que pistas. "Cuando iba no había pistas y luego no había gente", bromea Carolina, quien confiesa que el pádel de su país materno "está a años luz del español" y que "aún hacen falta más instalaciones y un circuito más profesional". Auguste está seguro de que el país escandinavo se convertirá de aquí a diez años en una referencia en el mundo del pádel. "Creo que cada vez van a venir más jugadores a jugar acá".

En el actual 'challenger' han participado un total de diez parejas locales, la mayoría todavía aprendiendo. "Evidentemente hay diferencias con los jugadores que juegan normalmente el circuito en España, pero poco a poco van creciendo", dice Auguste. Una aprendizaje que pasa por la exportación de profesionales a países donde aún no se conoce este joven deporte. Y viceversa: "Muchos suecos van a Marbella y Alicante a aprender", desvela Navarro, que parte a Barcelona tras hablar con este periódico para impartir un clínic con la ilusión de que su tío sueco iba a ver el pádel por primera vez: "Él nunca me vio jugar".

Pádel

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios