LA NADADORA Y LA 'SINCRO', LAS MÁS DESTACADAS

La natación es cosa de chicas en España

El Europeo de Berlín ha sido un nuevo éxito para la natación española y, en concreto, para la femenina. Mireia Belmonte es el máximo estandarte español

Foto: Mireia Belmonte y Judit Ignacio, tras lograr el oro y la plata en los 200 mariposa (AP).
Mireia Belmonte y Judit Ignacio, tras lograr el oro y la plata en los 200 mariposa (AP).

El campeonato de Europa de Berlín ha sido un nuevo éxito para la natación española y, en concreto, para la femenina. Con Mireia Belmonte como máximo estandarte español en tierras alemanas, España sumó 13 medallas y todas fueron logradas por chicas. La nadadora de Badalona consiguió seis de los 13 metales. Duane da Rocha, Judit Ignacio y Jessica Vall con una cada una y las cuatro logradas por el equipo de natación sincronizada completaron el palmarés del equipo español en Berlín. Este éxito corrobora la gran evolución que ha sufrido la natación española femenina en los últimos años. Esta tendencia ya se vio reflejada en el pasado Mundial celebrado en Barcelona donde las 12 medallas de la natación española también fueron logradas por mujeres.

El Europeo de Berlín volvió a reflejar el gran momento que atraviesa la natación española. De nuevo, fueron las mujeres las que volvieron a brillar logrando subirse al podio hasta en 13 ocasiones. Rafa Muñoz, el nadador con más opciones de colgarse una medalla, se quedó a tres centésimas del bronce en la prueba de 50 mariposa donde terminó quinto. Hay que remontarse al 2012 para ver al nadador cordobés subido a un podio de un Europeo. Fue en Budapest (Hungría) donde se vio por última vez a un nadador español terminando entre los tres mejores en un campeonato internacional. Después del Europeo de Berlín, Muñoz ha reconocido que ha valorado la retirada. Los hermanos López Zubero, Martín y David, Aschwin Wildeboer o David Meca han sido históricamente algunos de los nombres propios de la natación española masculina.

Si los chicos no pudieron firmar demasiados éxitos en la historia, todo lo contrario ha ocurrido con las chicas. La rusa nacionalizada española desde 1999, Nina Zhivanevskaya fue la primera que logró importantes éxitos en Europeos y Mundiales, además de una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. Erika Villaecija tomaría el relevo de Nina logrando grandes resultados en los Europeos de 2002, 2004, 2008, 2010 y 2012, destacando los dos oros logrados en Madrid en 2004. A sus 30 años, la barcelonesa participó en Berlín en las pruebas de 5 y 10 kilómetros de aguas abiertas donde terminó octava y séptima respectivamente.

Mientras Erika apura sus últimos años en el agua, nadadoras como Duane da Rocha, oro en 200 espalda, o Jessica Vall, bronce en 200 braza, siguen dando que hablar y Melani Costa o Mireia Belmonte ya han tomado el relevo de la natación española. Costa no ha cosechado en Berlín sus mejores resultados pero ya había reconocido a El Confidencial que este era un “año atípico en el que el Europeo se quedó un poco de lado porque lo importante era hacer todas las Copas del Mundo”. La balear no logró subirse al podio y se quedó a las puertas del bronce en 200 metros libres donde terminó cuarta. La medalla de plata que logró en el Mundial de Barcelona 2013 y los grandes éxitos conseguidos a nivel internacional en la Copa del Mundo la colocan como una de las nadadoras más importantes del panorama nacional.

Además de Melani Costa, Mireia Belmonte siguió aumentando su leyenda en el Europeo que se disputó en tierras germanas. A sus 23 años, la de Badalona ya se ha consagrado como la mejor nadadora española de la historia y todavía no ha tocado techo. Con dos medallas de oro (1.500 metros y 200 mariposa), dos de plata (800 libres y 400 estilos) y dos de bronce (400 libres y 5 kilómetros en aguas abiertas) certificó lo que ya había venido avisando en años anteriores: una ambición sin límites.

Mireia Belmonte ya sabe lo que es ser subcampeona olímpica, después de lograr dos platas en Londres 2012, subcampeona del mundo, tras terminar segunda en 200 metros y 400 estilos en Barcelona 2013, además de lograr un bronce en 200 estilos, y campeona de Europa en cuatro ocasiones: Eindhoven 2008, Debrecen 2012 y ahora en Berlín 2014 y por partida doble. A la capital alemana llegaba para “estar en las finales”, tal y como reconocía a este periódico, pero la catalana rompió todas las previsiones y subió al podio en seis ocasiones. El papel destacado de nadadoras como Judit Ignacio, plata en 200 mariposas, Marina García o María Vilas en Berlín deja la puerta abierta al futuro de la natación femenina.

Lo mismo ocurre con la natación sincronizada donde ya se ha empezado un relevo generacional en un grupo que lidera la veterana Ona Carbonell y que sigue cosechando grandes éxitos a nivel internacional. En Berlín, la sincronizada española participó en cuatro pruebas y en las cuatro lograron subirse al podio con dos platas, la de Ona Carbonell en solo y la del combo y dos bronces, el del dúo formado por Ona y Paula Klamburg y la lograda por el equipo en la modalidad de rutina libre.

Y tampoco se queda atrás el waterpolo femenino. El pasado julio, las chicas de Miki Oca se proclamaban campeonas de Europa. El año anterior en Barcelona se habían coronado como las mejores del mundo colgándose el oro y en 2012 terminaron subcampeonas olímpicas. La considerada mejor jugadora del mundo, Jennifer Pareja, reconocía justo después de proclamarse campeona de Europa que “el objetivo final de este grupo de jugadoras es el oro olímpico”. A falta de dos años para llegar a los Juegos de Río 2016, la selección española sigue trabajando para seguir siendo la referencia del waterpolo femenino a nivel mundial. 

Otros deportes
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios