El de Cervera abre distancia en el mundial

Marc Márquez gana en el día que Jorge Lorenzo pareció un novato

El ilerdense no tuvo problemas para conseguir su tercera victoria en Catalunya. Jorge Lorenzo, que hizo una gran salida, se fue al suelo y se llevó por delante a Dovizioso, Rossi y Viñales

Foto: Jorge Lorenzo intenta levantar su moto frente a Andrea Dovizioso. (EFE)
Jorge Lorenzo intenta levantar su moto frente a Andrea Dovizioso. (EFE)

No hubo historia en Montmeló porque, para su desgracia, Jorge Lorenzo se encargó de ello. El balear, que realizó una excelente salida por primera vez en la temporada y pasó de la décima posición a la cuarta en un periquete, se fue al suelo en las primeras vueltas y se llevó a Dovizioso, Rossi y Viñales; los dos primeros candidados al mundial. Marc Márquez, sin oposición, se aprovechó del incidente y ganó con solvencia.

El tremendo error, que fue ampliamente criticado desde el box de Ducati y Yamaha, que no daban crédito, afea muchísimo la imagen del tetracampeón del mundo, que entró tarde y mal en la curva 10, perdió el control de su moto y arrolló, como en una partida de bolos, a tres rivales de una tacada. El '99', que ya tiene suficientes problemas, abrió aún más la caja de los truenos. No deja de ser un lance de carrera, pero patinó como si de un novato se tratase. "He tirado por la borda el fin de semana de tres piltotos. Esta curva es peligrosa, se hace un embudo y todos llevamos una trazada diferente. Se me cerró la dirección e hice un 'strike'. Hubiese preferido caerme solo yo, pero ya no se puede cambiar. El perdón no sirve de nada", comentó el mallorquín a los micrófonos de DAZN, que descartó ir forzado y por encima de sus posibilidades.

La cara del balear: blanco, preocupado y tragando saliva antes de proceder a las correspondientes explicaciones, contrasta con la de su compañero al otro lado del box, Marc Márquez, sonriente. El ilerdense tiró con todo para aprovechar la desventaja que le podía causar el neumático trasero, pues montó blando cuando el resto de sus rivales pusieron el medio, y salvó un día de locos, con 11 caídas (también Cruthclow).

Álex Rins, que ahora es su máximo rival en el campeonato, se salvó de milagro. Pudo morder el polvo a falta de siete vueltas, cuando peleaba el segundo puesto contra Petrucci, pero controló la Suzuki inexplicablemente. Eso sí, al bloquear los frenos en el vértice de la curva a final de recta para no chocarse con el italiano, se fue recto y descendió hasta la séptima plaza. A la postre sería cuarto.

Quartararo no pudo convertirse en el más joven de la historia en lograr la victoria en la máxima cilindrada, pero el de Yamaha-Petronas obtuvo una más que meritoria segunda plaza. De esta manera, Márquez consigue su tercera victoria en casa. Desde 2014 la Honda no mojaba en el trazado catalán. Esta tarde lo ha tenido fácil porque "a Jorge Lorenzo le pudieron las ganas", según Alberto Puig, manager del Repsol-Honda. Día negro para el balear, reluciente para el '93'.

opta

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios