honda es un gigante en el campeonato

La impresión de Jorge Lorenzo al llegar a un equipo en el que se cumplen sus deseos

En sus primeras declaraciones luciendo los colores de Honda, Jorge Lorenzo confiesa verse impresionado por su capacidad de reacción para adaptarse a sus gustos de pilotaje

Foto: Jorge Lorenzo, vestido de Honda.
Jorge Lorenzo, vestido de Honda.

Jorge Lorenzo ya viste de Honda. Sólo hubo que esperar hasta el segundo día de 2019 para ver al piloto mallorquín luciendo los colores de su nuevo equipo, el Repsol Honda, y hablando de lo que ha supuesto para él su llegada a HRC. Aficionado al fútbol como pocos, y por más señas, un acérrimo culé, Lorenzo no ha dudado en emplear un símil futbolístico para hacer entender mejor lo que significa ser piloto en el equipo de fábrica de Honda: “Si hablamos del Repsol Honda, posiblemente sea el equipo más laureado de la historia. Quizás sea, por compararlo a un equipo de fútbol, como un Barça o Real Madrid. No hay un equipo con más títulos y mayor importancia a nivel mundial que este”.

No cabe duda que la vitrina de trofeos de Honda es apabullante, incluso para un triple campeón del mundo de MotoGP, un piloto que atesora cinco campeonatos mundiales. Pero no es para menos: desde su regreso de forma oficial al campeonato en 1982, los pilotos de Honda han ganado nada menos que veinte de los últimos 36 títulos de la máxima categoría.

Pero la lista de triunfos no ha sido lo único que ha impresionado a Lorenzo. “Una de las cosas que más me impresionó fue esa capacidad de reacción que tiene el equipo Repsol Honda en darte lo que pides”, ha destacado Lorenzo. “Lo tenía bastante claro, Honda tomó nota de todas mis indicaciones y en pocos días lo tuvieron todo preparado y tuvimos un depósito casi al cien por cien a mi gusto”, explicó, haciendo referencia a los cambios realizados en el diseño del depósito, que se modificó a su gusto en poco más de una semana, cuando en Ducati tardaron más de un año en conseguir una ergonomía a gusto del piloto.

El músculo de Honda

Honda ha hecho valer su músculo, su potencial técnico y también económico, que es algo fundamental. Ambas fábricas, Honda y Ducati, están a la vanguardia de la tecnología, pero el pulmón económico de Honda es una garantía para el departamento de competición, para HRC.

En Ducati Corse siempre tienen la espada de Damocles colgando sobre sus cabezas. Ahora Ducati forma parte del Grupo Volkswagen, pertenece a Audi, pero ya llevamos un par de años con rumores sobre su posible venta, en especial tras el escándalo del “Dieselgate”, por la repercusión económica que ha tenido sobre el grupo. Lo último que se rumorea es que Ducati podría terminar siendo adquirida por… KTM. Cualquier trabajo siempre se ve comprometido cuando depende tanto de la economía, aunque de momento, Ducati consigue mantenerse a un altísimo nivel.

Pero, en cualquier caso, no es de extrañar que Lorenzo haya quedado impresionado. No hay punto de comparación: Ducati tiene una fábrica, mil empleados y produce unas 50.000 motos al año. Honda tiene cien factorías, 100.000 empleados, y fabrica 20 millones de motos cada año. Un gigante de semejantes dimensiones a veces corre el riesgo de ser poco diligente y falto de reacción, pero es evidente que dada la rapidez de su respuesta, en estos momentos MotoGP es una prioridad para la marca japonesa.

Por el contrario, una estructura más ágil y liviana como Ducati podría tener sus ventajas, pero el problema de la marca italiana es que MotoGP no es su única prioridad: tan importante como los grandes premios es el Mundial de Superbike, en otro tiempo dominado por Ducati pero que lleva sin ganar desde 2011, con Carlos Checa. Precisamente, esta temporada llega Álvaro Bautista al equipo oficial de SBK con el desafío de intentar recuperar la corona para los italianos, con la nueva Ducati Panigale V4. Ducati Corse va a tener que hacer un esfuerzo mayúsculo en 2019 para poder satisfacer ambos objetivos, MotoGP y SBK.

Una moto compacta

La primera impresión que ha dejado la Honda RC213V en Lorenzo también ha sido muy positiva. “Es una moto más compacta, más pequeña y baja, con la que llego mejor al suelo. Me sentí un poco más seguro a la hora de entrar en las curvas, porque cuanto más cerca del suelo estás, más confianza tienes. La primera impresión fue positiva y vi mucho potencial”, admitió.

Para Lorenzo, la Ducati es “una moto muy grande y muy alta, quizás un pelín demasiado grande para mi estatura”, reconoció, y eso que Lorenzo llegó a Ducati procedente de Yamaha, cuya moto también tiene unas dimensiones mayores que la Honda.

A veces los pilotos se encuentran con este tipo de sorpresas. Cuando el malogrado Nicky Hayden, recién coronado con la Honda de 990 c.c., se subió por primera vez a la Honda de 800 c.c. –la nueva reglamentación que estuvo en vigor de 2007 a 2011- quedó impresionado, para su disgusto, precisamente por el reducido tamaño de la moto, concebida a la medida de Dani Pedrosa, que en ese momento era la gran apuesta de HRC.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios