solo tiene un mundial en su historia

Ducati, la fábrica artesanal que tratará a Lorenzo como el líder indiscutido

El piloto español toma una decisión arriesgada al marcharse a un equipo que es el tercero de la parrilla. El mallorquín cree que podrá evolucionarla para aprovecharse de su gran potencia

Foto: Jorge Lorenzo, en los entrenamientos libres (EFE)
Jorge Lorenzo, en los entrenamientos libres (EFE)

Jorge Lorenzo quería ser el jefe y Yamaha siempre fue renuente a poner todos los huevos en la misma cesta. No querían apostar tanto por un piloto, aunque este, como es el caso del mallorquín, sea de eficacia probada. La filosofía de los japoneses, que además decidieron renovar a Rossi, llevó al español a fichar por Ducati, la marca más singular de la parrilla. La tercera en discordia.

Porque Lorenzo entrará en la fábrica de Borgo Panigale sabiendo que, en principio, sus cartas serán las peores. Ducati tiene un solo campeonato del mundo, conseguido con Casey Stoner. El resto de los títulos de las últimas décadas se los reparten entre Yamaha y Honda. Japón manda, lo que hace el reto del tres veces campeón aún superior.

Su objetivo es demostrar que puede cambiar un equipo tanto como para hacerlo ganador. Rossi hizo lo mismo cuando fichó por la marca transalpina, pero fracasó. Él no logró ser campeón, evolucionar la moto para convertirla en la mejor de la parrilla. Y es una de las espinas que más le duelen, pues sabe que su ambición, en ese momento, no tuvo el retorno que esperaba. Era una deidad, pero no inmortal.

["¿Ducati? Era importante decidir cuanto antes"]

Quizá por eso el propio Rossi no vaciló al principio de temporada al tirarle el guante a su aún compañero de equipo. Puso en duda su valentía para irse a Ducati, un reto que Lorenzo ahora acepta a pesar de las dificultades que entraña. La evolución de ambos es curiosa. Siempre existió el recelo. A diferencia de lo que le ha pasado con Márquez, a Lorenzo nunca le tuvo especial estima, quizá por ser compañero de equipo, también porque el caracter de Lorenzo no se adapta bien al de Rossi.

En un principio Rossi hizo colocar un muro en el box para que el equipo del mallorquín no le copiase los reglajes. Eso, que no era costumbre en el motociclismo, fue un caldo de cultivo complicado para que la relación fraguase. El tiempo hizo de Lorenzo un gran piloto, hoy en día probablemente mejor que Rossi, y las tornas cambiaron. Ahora es el español el que prefiere que su compañero no sepa sus evoluciones, pues estima que él le puede sacar más partido a la moto que cualquier otro.

Enorme potencia

Esa es otra de las claves del cambio de Lorenzo, un hombre con mucha fe en sí mismo. Cree que sus indicaciones para construir la moto pueden ser suficientes para hacer de ella una campeona. La potencia está ahí. Una de las paradojas de Ducati es que es la moto más rápida, pero eso no tiene una traducción exacta en resultados. A veces por fallos de pilotaje, otras muchas porque lo que gana en recta se lo deja cuando el circuito empieza a virar. No hay ninguna que en plano tenga más potencia, alcanza los 350 kilómetros por hora, pero luego falla. Ese potencial, que está presente, es el que quiere transformar el piloto español. Un cambio de filosofía que haga de un purasangre sin domesticar el mejor caballo de la carrera.

[25 millones para darle a Ducati lo que no le dio Rossi]

"Ducati tiene una filosofía distinta. Yamaha siempre ha escuchado a los dos pilotos del equipo oficial y también a los del equipo satélite para desarrollar la moto. En Ducati es diferente. Y si me han fichado es para intentar ganar el campeonato; será importante que yo tenga la mejor moto para mi estilo de pilotaje. Yo decidiré cómo evolucionarla", comentaba esta semana Lorenzo. El mallorquín tendrá un equipo muy diferente al que se ha encontrado en otros pasos de su carrera. Ducati es una compañía familiar, casi artesanal, muy distante de las potentísimas Yamaha y Honda. Eso tiene consecuencias negativas, hay puntos a los que no se llega porque no se puede, pero probablemente en la firma italiana tendrá mucho más fácil que en cualquier otro sitio diseñar sus ideas y hablar con los ingenieros sobre las reacciones de la moto y las formas que quiere implementar.

El reto tendrá que esperar unos meses más. El objetivo de esta temporada para Lorenzo es reeditar su título mundial, en lo que sería el cuarto en Moto GP. Confía en que el equipo se comporte con él como lo ha hecho siempre. No sospecha de ellos, por más que el próximo año sea Rossi su único piloto y él esté ya con otra montura. Los japoneses, tan diferentes a lo que se encontrará en Ducati, no juegan con estas cosas.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios