anunció su retirada de motogp

El honesto adiós de Pedrosa, el pequeño piloto que no está dispuesto a hacer caja

Dani Pedrosa ha sido honesto consigo mismo y con el campeonato. Ya no está en MotoGP para pasar el rato. Por eso se va a pasar de que tenía una oferta para seguir

Foto: Dani Pedrosa anunció este jueves su retirada en el Circuito de Sachsenring. (EFE)
Dani Pedrosa anunció este jueves su retirada en el Circuito de Sachsenring. (EFE)

Dani Pedrosa anunció su retirada, y mientras contaba el por qué, mientras hacía un rápido repaso a su vida, más de media vida de circuito en circuito, desde niño, Dani fue capaz de mantener la serenidad. Sus padres, Basi y Antonio, no pudieron evitar las lágrimas, y a Eric, su hermano, también se le humedecieron los ojos. Dani siempre ha sido un témpano de hielo, pero en Sachsenring (Alemania) se vino abajo al evocar su primera salida en un circuito de verdad. Al recordarlo se le quebró la voz.

Fue el 24 de febrero de 1999, en el Circuito del Jarama. Aquel día, Dani, junto a 399 muchachos más escogidos entre las 6.400 solicitudes recibidas, acudió al circuito del Jarama para participar en las pruebas del selección de la Movistar Activa Joven Cup, una fórmula de promoción innovadora puesta en marcha por Dorna, con un recién retirado Alberto Puig dirigiendo el cotarro. Dani ni siquiera tenía 14 años, la edad mínima que se exigía para poder acceder a la selección, y se presentó casi de rebote: pensaba correr en mountain bike –ya tenía la licencia– y un conocido le animó a apuntarse. Estaba convencido que no le llamarían, pero fue convocado al Circuito del Jarama.

Fue una semana intensa. Los 400 aspirantes se repartieron en tandas entre el miércoles y el viernes, a lomos de una partida de Hondas NSR 125 de calle. Para muchos era su estreno en un circuito de verdad. Para Dani, además, su primera vez sobre una moto con marchas. Era tan pequeño que no llegaba al suelo, y un mecánico debía sujetarle la moto antes de arrancar. Para colmo, el clima cambiante, con lluvias intermitentes, añadía un extra de tensión al momento. Las familias contemplaban las evoluciones de los muchachos desde la grada de Le Mans, cronómetro en mano, escrutando lo inescrutable, pasando nervios y frío.

Dani Pedrosa (i) en el podio de 125 cc de Motegi en 2001. Fue uno de los dos podios que logró en su primer año en el Mundial. (Reuters)
Dani Pedrosa (i) en el podio de 125 cc de Motegi en 2001. Fue uno de los dos podios que logró en su primer año en el Mundial. (Reuters)

Dani llegaba de las minimotos, donde llevaba tres años compitiendo contra otros niños con los que se reencontraría en el Mundial solo unos años después: Joan Olivé, Álvaro Bautista (ambos también seleccionados en esas pruebas), Ángel Rodríguez, Héctor Faubel, Efrén Vázquez... Vestía un mono Garibaldi que imitaba al de Álex Crivillé, con los colores de Repsol. Parecía predestinado. Le dieron el peto con el número 80. Era, de largo, el más pequeño de todos. Resultaba imposible que no llamara la atención. Fue pasando los diferentes filtros de las pruebas y se convirtió en uno de los 54 que llegó a la selección final, tras la cual se escogerían a los 25 pilotos del campeonato.

Dani estuvo encuadrado en el Grupo E. Se sentó entre Joan Olivé y Roger Perejoan. Junto al espigado Julián Mazuecos –que con el tiempo llegaría a ganar carreras del Mundial de Resistencia–, parecían el punto y la i. Como todos, Dani atendió atemorizado a las arengas a Puig, sus idas y venidas por el 'box', esa severidad con la que se manejaba, su gesto duro.

Tras cuatro días de pruebas, la sala de conferencias del Jarama se quedó pequeña para acoger a los aspirantes y sus familias. Tras una pequeña explicación, Puig fue leyendo, uno a uno, los nombres de los elegidos, haciendo inmensamente felices a 25 muchachos. Entre ellos estaba Dani. Allí comenzó todo. Diecinueve años después, ha llegado el momento de decir que ya es suficiente.

Sin motivación para seguir

Aquel lejano día en el Jarama, aquel niño no pasó desapercibido para Alberto Puig. ¿Qué vio en él? “Quizás eso, que fuera el más pequeño, que tenía determinación y ganas, que no estaba allí para pasar el rato”, confesó Puig hace mucho tiempo. En esencia, eso es lo que siempre ha impulsado a Pedrosa, las ganas y la determinación. "Sólo sé vivir la competición de una manera: al máximo", dijo al anunciar su adiós. “Que me recuerden como un piloto que daba lo mejor de sí mismo”, pidió.

Pero, ¿por qué anuncia su retirada cuando tiene 32 años y una jugosa oferta sobre la mesa? No cabe duda de que la falta de motivación es lo que le ha llevado a tomar esta decisión, y sin motivación Pedrosa no entiende las carreras. Ya no vive la competición con la misma intensidad que antes. Los reveses sufridos en las últimas carreras le han ido desanimando, y cuando se materializó que no tendría oportunidad de seguir en Honda, aquello fue la puntilla para él.

Pedrosa estuvo a punto de anunciar su marcha en Montmeló, y desde entonces ha madurado su decisión. Ha tenido todo a su alcance para seguir en el Mundial, con un material que se anuncia como muy competitivo y con un sabroso contratose habla de más de dos millones de euros–, pero ha dicho que no. A muchos les resultará difícil de entender, pero Pedrosa ha sido honesto.

Dani Pedrosa tenía una oferta para seguir en MotoGP, pero ha decidido retirarse a final de temporada. (Reuters)
Dani Pedrosa tenía una oferta para seguir en MotoGP, pero ha decidido retirarse a final de temporada. (Reuters)

Primero, ha sido honesto consigo mismo, porque seguramente sabe que por mucho que se lo prometieran, no volvería a recibir la atención de una fábrica de la misma forma en que la ha disfrutado las últimas 16 temporadas. Contar con el mejor material es el primer paso para sentirse motivado: cuando no lo tienes todo, cuando no tienes lo mejor, no se compite con las mismas ganas. Es un hecho irrefutable. Y cuando a un piloto que se mueve al nivel que ha estado Pedrosa, le falta el material que le permite aspirar a lo máximo, le falta la motivación.

Y en segundo lugar, Pedrosa ha sido honesto con el campeonato. Todos recordamos ejemplos de pilotos que en vez de irse por la puerta grande se han dedicado a hacer caja, pero esto no va con él. Incluso si lo hubiera intentado, si hubiera probado a correr con Yamaha, nadie se lo habría reprochado.

Como en aquella primera jornada en el Jarama, hoy Pedrosa no está en MotoGP para pasar el rato. Por eso se va. Buena suerte para el futuro.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios