Sandra Sánchez gana el oro en kárate: cómo pasar de "no tener nivel" a ser la mejor
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
MEDALLA OLÍMPICA en tokio

Sandra Sánchez gana el oro en kárate: cómo pasar de "no tener nivel" a ser la mejor

La karateca cumplió los pronósticos y ganó la medalla de oro en la modalidad de kata, donde lleva años siendo la mejor del mundo

placeholder Foto: Sandra Sánchez es la primera campeona olímpica de kata de la historia. (EFE)
Sandra Sánchez es la primera campeona olímpica de kata de la historia. (EFE)

Hace una década, Sandra Sánchez (Talavera de la Reina, 1981) ni soñaba con ganar una medalla en unos Juegos Olímpicos. En su caso es algo más que una frase hecha: el kárate no era olímpico y ella, ya veterana en su deporte, no había ganado ni un campeonato de España en toda su carrera y no formaba parte del equipo nacional. Nada hacía indicar que, en solo unos años, iba a alcanzar la cima del kárate, que iba a instaurar un dominio absoluto en la modalidad de kata y que lo iba a ganar todo, incluido el oro en Tokio 2020. Es el segundo de la delegación española tras el logrado por Fátima Gálvez y Alberto Fernández en tiro.

Muy pocos deportistas españoles llegaban a estos Juegos Olímpicos con tantas opciones de colgarse el oro como Sánchez, número 1 del 'ranking' mundial, número 1 del 'ranking' histórico, favorita allí donde compite. En la final de Tokio se ha impuesto a la japonesa Kiyou Shimizu, la número 2 del mundo, con una puntuación de 28,06 en su kata 'Chatanyara Kushanku', por 27,88 de su rival.

"Todo era perfecto. Japón, el Budokan... creo que esta final con Shimizu era lo más emocionante. Si haba que ganar, había que hacerlo así", dijo la nueva campeona olímpica. "Si hago lo que sé hacer y me dejo el alma en el tatami me lo tienen que valorar, pensé. Y eso he hecho. Me he querido meter en mi mundo, confiaba muchísimo", agregó. "Cuando he dicho el nombre del kata he sacado todo lo que llevaba dentro y me he dejado llevar. No soy consciente de cómo han salido los movimientos, sé que he terminado en saludo y que me sentía conforme".

placeholder Sandra Sánchez ya es campeona europea, del mundo y olímpica. (Reuters)
Sandra Sánchez ya es campeona europea, del mundo y olímpica. (Reuters)

Como en el caso de Teresa Portela, la medalla olímpica pone el broche a la carrera de Sandra Sánchez, pero, a diferencia de la palista gallega, el camino de la karateca castellano-manchega ha estado lleno de obstáculos. No es que las medallas tardaran en llegar, es que en su caso estuvo muchos años sin poder optar a ellas, lo que le hizo dudar de su capacidad para competir en la élite de su deporte.

"Llevaba mucho tiempo intentando entrar en el equipo nacional, pero los seleccionadores que había en ese momento, por una razón u otra, consideraban que no tenía el nivel suficiente", recordaba en 2018. "Y llega un momento en que, por muy fuerte que quieras ser, te lo crees: pues a lo mejor no es mi lugar, no doy más de mí".

Todo cambió en 2015. Ese año empezaron a llegar los triunfos, entre ellos el campeonato de España. Lo normal es que esa victoria permita a un deportista acudir a los campeonatos internacionales en representación de su país, pero con Sánchez había dudas. Tenía 33 años (la edad media de los karatecas en los Juegos de Tokio es de 26,8 años) y un palmarés escaso.

"Ganas el Campeonato de España y, aun así, hay un montón de gente a tu alrededor que te dice que eres mayor. Se sopesa la idea de que no vaya yo al Europeo, porque dicen: sí, le damos la oportunidad en este Europeo, pero si realmente no tiene una proyección a largo plazo, ¿de qué sirve? Menos mal que al final se arriesgaron", contaba hace unos años.

Y menos mal que ella era una de las mejores del mundo, aunque apenas había empezado a demostrarlo. Acabó ganando el oro en ese Campeonato de Europa al que casi no va. Y el del año siguiente. Y el siguiente. Así hasta seis seguidos. A eso hay que sumar un oro y un bronce mundiales y un sinfín de éxitos coronados ahora por la medalla olímpica.

La carrera de Sandra Sánchez es excepcional, un ejemplo de constancia. No solo por sus resultados, sino por el momento en que los ha conseguido. Cuando la mayoría de los deportistas empiezan su cuesta abajo, ella empezó a subir a la cima del kárate. Y lo ha hecho justo a tiempo para saborear la gloria olímpica: el kárate, que ha debutado en Tokio en unos Juegos Olímpicos, saldrá de él en París 2024. "Tenemos capacidades para que los Juegos nos den otra oportunidad. Esto no se puede quedar aquí", dijo Sánchez este jueves.

Juegos Olímpicos Sandra Sánchez
El redactor recomienda