Simone Biles se retira tras un error y sirve el oro en bandeja a las gimnastas rusas
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
En la primera rotación

Simone Biles se retira tras un error y sirve el oro en bandeja a las gimnastas rusas

La gimnasta estadounidense ha confirmado que se debe a una cuestión anímica: "No confiaba en mí misma tanto como solía hacerlo antes"

placeholder Foto: Simone Biles, dolida tras abandonar la final. (Reuters)
Simone Biles, dolida tras abandonar la final. (Reuters)

La gimnasta estadounidense Simone Biles se ha retirado de la final por equipos de gimnasia artística por un problema de salud sin especificar. Ocurrió en la primera rotación, en potro, tras una doble pirueta y media que culminó en una mala recepción. De hecho, Biles recibió la peor puntuación del ejercicio (13,766), por detrás de sus compañeras y de las tres atletas del Comité Olímpico Ruso (ROC).

Biles tuvo que abandonar el centro de Ariake para ser atendida. Después de unos minutos, volvió en chándal y con un vendaje en su pierna derecha, pero no llegó a calentar para las barras asimétricas, el segundo aparato que correspondía al equipo estadounidense. "Podéis hacer esto sin mí", alentó a sus compañeras. Poco después, la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio confirmó que Biles no disputaría ninguna de las pruebas que quedaban en la final. Su lugar lo ocupó Jordan Chiles.

"Simone se ha retirado de la competición final por equipos a causa de un problema médico", se limitó a explicar la Federación de Gimnasia de Estados Unidos en un escueto comunicado. "Será evaluada diariamente para determinar si tiene autorización médica para futuras competiciones", especificaba. Al principio, se especuló con la posibilidad de que Biles hubiera abandonado el pabellón por una lesión en el tobillo, pero el exgimnasta John Roethlisberger, comentarista para la cadena NBC, afirmó en antena que el entrenador de la deportista le había trasladado que la retirada no estaba relacionada con una lesión física, sino más bien con una cuestión de salud mental.

Así lo confirmó la propia Biles, horas más tarde, en rueda de prensa. "No confiaba en mí misma tanto como solía hacerlo antes. Después de hacer el ejercicio de salto, no quería continuar así que pensé que tenía que dar un paso al lado", ha declarado. Asimismo, ha explicado que tiene que "luchar con los demonios" en su cabeza y ha adelantado que necesitará unos días par reponrese. "Han sido realmente estresantes estos Juegos Olímpicos (...) Ha sido un año largo, con muchas variables diferentes. Creo que estamos demasiado estresados. Deberíamos estar aquí divirtiéndonos", ha agregado la gimnasta.

Biles, uno de los grandes nombres de estos Juegos, llevaba desde la ronda clasificatoria sin mostrar su mejor versión. Se movió inquieta por el pabellón entre los ejercicios y, dentro de su nivel excepcional, no obtuvo las notas esperadas. Fue primera en salto, pero segunda en suelo —aparato en el que no pierde ninguna competición desde 2013— y sexta en barra. Es cuestión de horas saber si su problema es pasajero o tiene gravedad suficiente como para que se pierda también el resto de finales.

Primer oro de Rusia desde la caída de la URSS

Con la ausencia de Biles, las gimnastas rusas han tenido vía libre para hacerse con el oro, el primero que consigue su país —en esta ocasión sin bandera ni himno— desde la desintegración de la Unión Soviética. El Comité Olímpico Ruso tomó ventaja en la primera rotación, gracias a una inmaculada actuación de Angelina Melnikova, pero dos caídas en barra dejaban todo abierto de cara a la tercera y última rotación. Un fallo en la ejecución de Chiles dio una oportunidad de oro para la campeona de Europa, Victoria Listunova, que consiguió el título para su equipo con un espectacular ejercicio. Rusia acabó con 169,58 puntos; Estados Unidos terminó con 169,09; y Reino Unido se hizo con el bronce, al obtener 164,09.

Foto: Imagen: El Confidencial Diseño.

Tras concluir la final de hoy, Biles mantuvo una charla animada con el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach, que bajó a pie de pista a hablar con ella y a interesarse por su estado. Después de recoger su medalla de plata, pasó más de media hora haciéndose fotos con sus compañeras en un Ariake ya vacío. "Se lo debo a las chicas, no tiene nada que ver conmigo. Estoy orgullosa de cómo las chicas dieron un paso adelante e hicieron lo que tenían que hacer", declaró tras la final.

Simone Biles Juegos Olímpicos
El redactor recomienda