El lado contestatario del deporte femenino: ¿el principio del fin de los bikinis como uniforme?
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
polémica sobre la vestimenta

El lado contestatario del deporte femenino: ¿el principio del fin de los bikinis como uniforme?

Las gimnastas alemanas han preferido participar con mallas largas y las jugadoras de balonmano playa de Noruega desecharon los bikinis por pantalones cortos. ¿Y ahora qué?

placeholder Foto: A la izquierda, el equipo de balonmano playa de Noruega; a la derecha, Elisabeth Seitz, de la selección alemana de gimnasia.
A la izquierda, el equipo de balonmano playa de Noruega; a la derecha, Elisabeth Seitz, de la selección alemana de gimnasia.

Junio de 2021, atletas de todo el mundo ultiman sus entrenamientos y equipaciones para viajar a Tokio a celebrar los Juegos Olímpicos que tenían que haberse celebrado en 2020, si no hubiera sido por una brutal pandemia que paralizó todo el planeta durante más de un año y medio y que aún sigue sin dar tregua en muchos países. En Alemania, la selección nacional de gimnasia artística se plantea una cuestión: por qué hombres y mujeres llevan uniformes tan diferentes en una competición pareja. Mientras ellos compiten con un pantalón largo y una camiseta de tirantes con los colores nacionales, ellas lo suelen hacer con maillots, con un corte similar a los de los bañadores femeninos.

Aunque pueda parecer tradición, en muchas ocasiones es incluso normativa: justo antes de Londres 2012, la Asociación Internacional de Boxeo 'amateur' solicitó que las atletas femeninas utilizaran falda en lugar de pantalón corto, bajo el argumento de que los espectadores tendrían así más fácil distinguir entre hombres y mujeres. La periodista canadiense Elizabeth Plank, también boxeadora 'amateur', lanzó una petición 'online' para exigir que se retirara esta medida, que nada tenía que ver con el deporte, sino que era un "refuerzo más de los estereotipos de género y la subyugación de las mujeres". "Más allá de las obvias implicaciones misóginas de tal recomendación, obligar a las boxeadoras a usar un uniforme con el que no se sienten cómodas puede tener consecuencias directas en su desempeño", señalaba la periodista. Lo consiguió: desde entonces, las boxeadoras pueden utilizar falda o pantalón, lo que prefieran.

En aquella misma época, la Federación Internacional de Vóleibol cambió su código de vestimenta: aunque hasta entonces era obligatorio que las jugadoras usaran bikini o mono durante los partidos, se 'relajó' esta medida para permitir el uso de camisetas y pantalones cortos por respeto a las "exigencias culturales y religiosas" de algunos países. También en 2011 la Federación Mundial de Bádminton, en vísperas de los Juegos de Londres, exigió a las atletas que utilizaran faldas o vestidos. En esta ocasión, el argumento era más claro: suponía una "presentación más atractiva" de las deportistas, tal y como recoge France24.

Julio de 2021, Tokio. El equipo de gimnasia artística de Alemania renuncia a sus tradicionales uniformes y viste con trajes que cubren hasta los tobillos. Lo cierto es que no es nuevo, ya lo habían hecho tiempo atrás, en abril, durante los campeonatos europeos disputados en Suiza. "Las mujeres de la selección alemana hablamos sobre cómo nos sentíamos realmente con nuestros trajes", explicaba entonces Elisabet Seitz, presente ahora en Tokio. De esta conversación salió que, realmente, no se encontraban cómodas con sus maillots cortos.

placeholder Sarah Voss, en los Europeos de Basilea, Suiza. (EFE)
Sarah Voss, en los Europeos de Basilea, Suiza. (EFE)

Así que todos juntos decidieron pensar qué podrían hacer, y desarrollaron una serie de uniformes de cuerpo entero. "[Con este traje] ya no me pregunto si en algún momento se puede ver algo que no me gustaría", señalaba, en declaraciones recogidas por la agencia alemana de noticias DPA. La idea no es que sea obligatorio, sino que las gimnastas escojan sus trajes para competir. "Toda deportista tiene que tener la sensación de que no se la obliga a nada y que puede usar lo que le gusta", apunta, y es que lo que Seitz busca es hacer gimnasia con ropa con la que una se sienta cómoda.

El Europeo de Basilea (Suiza) fue la primera prueba. "La mayoría de la gente fue positiva al respecto", indicó la atleta, según recoge CNN. "Pero después de los campeonatos europeos teníamos poco tiempo para que nos diseñaran un mono. Tal vez en el futuro". Sarah Voss, también en la selección alemana de gimnasia, agradeció el interés mostrado por los entrenadores. "Dijeron que querían que nos sintiéramos más seguras y cómodas en cualquier caso. Eso te hace sentir mejor, y más cómoda".

El balonmano noruego, otro ejemplo

Otro caso reciente ha sido el de la selección noruega de balonmano playa. Después de negarse a jugar en bikini en el campeonato europeo, la Federación Europea de Balonmano aprobó una multa de unos 150 euros por atleta por llevar una "indumentaria inadecuada" durante el partido en el que se enfrentó a España. Según las regulaciones de la Federación, las atletas femeninas han de llevar unas bragas de bikini con un ancho lateral de un máximo de 10 centímetros, con un "ajuste ceñido" y un corte "en un ángulo hacia la parte superior de la pierna". Mientras, los hombres deben usar pantalón corto, no demasiado holgado, 10 centímetros por encima de la rodilla.

El mismo entrenador de las noruegas, Eskil Berg Andreassen, aseguró a CNN que estas regulaciones pueden provocar que las mujeres no quieran practicar este deporte. "Quizás se alejen del deporte y escojan otra disciplina", señaló. Andreassen está a favor de que las mujeres puedan elegir su vestimenta, y hace especial hincapié en las mujeres procedentes de países musulmanes: "Tenemos que conseguir que más mujeres árabes participen en este tipo de deportes".

La Federación Noruega de Balonmano lo tiene claro: "Estamos muy orgullosos de que estas chicas alzaran la voz y dijeran que ya basta en el Campeonato de Europa. Desde la Federación respaldamos esta decisión y la apoyamos. Juntos seguiremos luchando para cambiar las reglas sobre la vestimenta, para que los jugadores puedan jugar con ropa con la que se sientan cómodos". A raíz de esta polémica, la cantante pop estadounidense, "orgullosa" de la actuación de las deportistas noruegas, se ha ofrecido a pagar la multa por ellas. "La federación europea de balonmano debe ser multada por sexismo. Bien por vosotras, mujeres", dijo.

Olivia Breen: "Pregunté si era una broma"

En estos Juegos Olímpicos, el debate está aún más marcado. La dos veces campeona del mundo en paralímpicos Olivia Breen se vio recientemente envuelta en una polémica en este sentido. Tras competir en salto de longitud en el Campeonato de Inglaterra, en Bedford, criticaron sus pantalones por ser "demasiado cortos e inapropiados". "Me dijeron que tenía que considerar usar pantalón corto, porque mis mallas eran demasiado 'reveladoras", relató a France24. "Me pilló por sorpresa. Me quedé atónita y llegué a preguntar si era una broma. Me dijeron que no, e insistieron en que me comprara unos pantalones cortos".

Tras el incidente, Breen criticó el doble rasero con respecto a los códigos de vestimenta en el deporte, y se preguntó si los hombres estarían sujetos al mismo nivel de escrutinio. "He usado durante mucho tiempo el mismo tipo de mallas. Reconozco que tienen que existir normas y pautas sobre el kit en las competiciones, pero no se puede hacer que las mujeres se sientan cohibidas por lo que usan cuando compiten. Deben sentirse cómodas y a gusto". "Estamos en 2021, no en el siglo XVIII. No deberían decirme qué puedo y qué no puedo ponerme". Breen presentó una queja oficial ante England Athletics y aseguró que en Tokio usaría el mismo tipo de malla. "No voy a dejar que me impidan usarlos".

Juegos Olímpicos Gimnasia Artística
El redactor recomienda