PERDIÓ EN LOS PENALTIS CONTRA RUSIA

España se mata jugando a la ruleta rusa en Moscú

Apenas tres disparos a puerta en todo el partido como resultado de un juego espeso, horizontal, incapaz de sobresaltar a la defensa rusa. Nos volvemos a España sin honor

Foto: España se despide del Mundial tras caer en octavos ante Rusia. (Reuters)
España se despide del Mundial tras caer en octavos ante Rusia. (Reuters)

España está eliminada del Mundial. Después de 120 de los minutos más horribles que se le recuerdan a la Selección, Rusia venció en la tanda de penaltis. Y eso que los rusos demostraron ser un equipo menor, sin ideas más allá de la clásica acumulación de efectivos frente al área. En teoría, era el esquema que más favorecía a los de Hierro, expertos en manosear el balón, pero ni con esas. Apenas tres disparos a puerta en todo el partido como resultado de un juego espeso, horizontal, incapaz de sobresaltar a la defensa rusa. Nos volvemos a España sin honor.

[ESPECIAL - La escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

Los rusos saltaron al Luzhniki sin otra intención que resistir atrincherados, buscando los penaltis desde que bajaron del autobús. Los tres centrales que alineó Cherchesov, de los que no se separaron en ningún momento los pivotes, dejaron solos a Dzyuba, que no tiene ni cuerpo ni edad para tirar las contras, y a Golovin, que fue el único capaz de hacer daño por la derecha. Entregaron en bandeja los primeros 20 minutos a España, con el público enfervorecido tras el subidón del himno más bonito del mundo, que me perdonen los franceses, cuando se jugaban gran parte de sus opciones de victoria. El público tampoco esperaba mucho, visto que se dedicaron a celebrar los despejes como si fueran goles.

España dominó en los tres cuartos de campo, como siempre, sintiéndose cómoda con Isco impersonando a Iniesta. El malagueño se ofreció, condujo y en más de una ocasión sobreactuó con el balón. Todo lo que tuvo de estético le faltó de efectivo. En cualquier caso, ante la ausencia en espíritu de los anfitriones, era cuestión de tiempo que llegase el gol. Lo hizo de forma inesperada, en un saque de falta en el que Ramos le ganó la espalda a Ignashevich, que, cayéndose, embocó el balón en la portería. Tan preparados estaban los rusos para la derrota que pusieron el 'Que viva España' de Manolo Escobar en megafonía.

Todavía los rusos permitirían otros 15 minutos de dominio absoluto antes de adelantar a uno de los centrales y presentar batalla. Agotada la vía de Golovin, que cada vez que desbordó a Alba se encontró con la cobertura de Ramos, solo queda Dzyuba. El gigantón, peleado con Cherchesov pero demasiado querido por la afición para no convocarle, encontró por fin su balón a cinco del descanso, en un corner que Piqué interceptó con la mano. Cuesta entender por qué el central del Barcelona saltó a un balón aéreo de espaldas y como llamando a un taxi, pero el caso que la mano se vió hasta en el estado de Utah. Lo ejecutó el mismo Dzyuba, engañando a De Gea, que apenas apareció en todo el partido.

La segunda parte repitió los patrones de la primera, con los locales esperando los penaltis desde el comienzo y España sin recursos ofensivos. Tan solo un disparo en 45 minutos consiguieron los de Hierro, y fue el doble que en el arranque, de modo que se tomó como una evolución. Iniesta sustituyó a Silva en el 65 y el equipo empezó a encontrar cierta profundidad, normalmente inocua, aunque suficiente para sacar del sopor a un estadio que empezaba a dormirse en sus localidades. Aspas terminó por cerrar la previsible rotación de Hierro, y lo cierto es que de nuevo llegó con el peligro bajo el brazo. En el 84 le dejó con el pecho un balón en la frontal a Iniesta que rechazó Akinfeev y a punto estuvo el gallego de enviar a la red. No hubo suerte.

De la prórroga, poco que reseñar. España carburó mejor en ataque después de que Rodrigo saliese por Asensio, completamente desaparecido, y a punto estuvo en el 108 marcar el segundo con una jugada en velocidad que no supo definir. A estas alturas el Luzhniki ya era un monumento a la resistencia numantina que celebraba hasta los córneres. Y, por fin, los penaltis. Rugía el estadio, jarreaba sobre Moscú, todo listo para jugar a la ruleta rusa.

Por supuesto, nos tocó la bala. Marcaron Iniesta, Ramos y Piqué, con mucho aplomo en la ejecución, pero los disparos de Koke y Aspas se estrellaron contra Akinfeev, muy seguro en todo el partido. De Gea, como no podía ser de otra manera, no consiguió detener ninguno.

Ficha técnica

1 - España: De Gea; Nacho (Carvajal, m.70), Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba; Busquets, Koke; Isco, Silva (Iniesta, m.66), Marco Asensio (Rodrigo, m.104); y Diego Costa (Iago Aspas, m.80).

1 - Rusia: Akinféev; Mario Fernandes, Kutépov, Kudriashov, Ignashévich, Zhirkov (Granat, m.46); Zobnin, Kuziáev (Erokhin, m.97); Samédov (Chéryshev, m.61), Golovín y Dzyuba (Smolov, m.65).

Goles: 1-0, m.11: Ignashévich en propia puerta. 1-1, m.41: Dzyuba.

Tanda de penaltis: 1-0: Iniesta. 1-1: Smolov. 2-1: Piqué. 2-2: Ignashévich. 2-2: Koke falla. 2-3: Golovin. 3-3: Ramos. 3-4: Chéryshev. 3-4: Aspas falla.

Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). Amonestó a Piqué (40) por España; y a Kutépov (54), Zobnin (71) por Rusia.

Incidencias: encuentro de octavos de final del Mundial 2018, disputado en el estadio Luzhnikí lleno, con 78.011 espectadores, 3.000 de ellos españoles. Felipe VI y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, encabezaron la relación de autoridades del palco de honor. 

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios