17 jugadores han nacido fuera de su frontera

España se juega el pase a octavos frente a Marruecos, la selección de los 'expatriados'

La selección nacional es consciente de que depende de sí misma para conseguir el pase a la fase de eliminatorias directas y lo hará ante una selección que es más que un equipo

Foto: La selección de Marruecos posa antes del partido ante Portugal. (EFE)
La selección de Marruecos posa antes del partido ante Portugal. (EFE)

España se jugará ante Marruecos el pase a los octavos de final del Mundial de Rusia este lunes y lo hará sabiendo que depende de sí misma para acabar primera de grupo, precisamente ante uno de los equipos que ya sabe que está eliminado de la competición. El combinado entrenado por Hervé Renard puede presumir de ser uno de los que mejor juego ha hecho, pero con la fortuna completamente de lado, y de contar con una curiosidad: ser una selección de 'expatriados'.

De los 32 combinados que disputan el campeonato, Marruecos es la selección que cuenta con menos jugadores nacidos en su país: es decir, de los veintitrés convocados, solo seis han nacido dentro de sus fronteras. El resto de jugadores -un total de diecisiete- aunque de ascendencia marroquí, han nacido en Francia y Holanda principalmente, aunque también hay jugadores españoles, belgas y hasta canadienses en los 'Leones del Atlas'.

De hecho, puede darse el caso que el once inicial que juegue ante la Selección no cuente con un solo jugador marroquí de inicio. Un XI con Munir (España), Saiss (Francia), Benatia (Francia), Da Costa (Francia), Achraf (España), Fajr (Francia), Boussoufa (Holanda), Amrabat (Holanda), Belhanda (Francia), Ziyech (Holanda) y El Ahmadi (Holanda) cumpliría perfectamente con este esquema. Eso sí, Renard les obliga a tener algo en común: el idioma.

El técnico francés, antes de comenzar el Mundial, dejó claras las premisas que quería para su selección. Poco le importaba dónde hubiera nacido cada uno, siempre que se respetaran unos límites: todos los jugadores deberían de hablar francés a la hora de comunicarse entre sí y no habría clanes dentro del vestuario. La última decisión venía provocada por el miedo de que 'holandeses' y 'franceses' pudieran tener enganchones entre sí, dos grupos que históricamente han tenido sus más y sus menos.

Renard da indicaciones a sus jugadores durante el último partido. (EFE)
Renard da indicaciones a sus jugadores durante el último partido. (EFE)

Y es que la composición de la selección marroquí tiene su lógica dada la situación migratoria actual. Los datos son claros: actualmente, solo en Europa hay más de 4 millones de emigrantes nacidos en Marruecos, lo que provoca que uno de los grandes caladeros para encontrar futbolistas de primer nivel no se encuentre solo en el país de origen sino, principalmente, en los lugares con mayor tradición futbolística que alojan a estas familias y de los que surgen jugadores de primer nivel.

Ocho jugadores han nacido en Francia (Da Costa, Benatia, Saiss, Harit, Bennasser, Boutaib, Belhanda y Fajr), cinco en Holanda (Ziyach, El Ahmadi, Boussoufa y los hermanos Amrabat), dos en España (Munir y El Kajoui), uno en Bélgica (Carcela) y otro en Canadá (Bounou). Solo Tagnaouti, Mendyl, Dirar, Harit, En-Nesyri y El Kaabi son nacidos dentro de sus fronteras. Eso sí, Marruecos ha demostrado de jugar como un equipo y tener un sentimiento común: luchar por la misma bandera.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios