Es noticia
Menú
Un frentazo del denostado Luuk de Jong salva al peor Barça de Xavi en semanas (2-3)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Por los pelos

Un frentazo del denostado Luuk de Jong salva al peor Barça de Xavi en semanas (2-3)

El equipo de Xavi cometió tres penaltis en una segunda parte caótica. La entrada de Pedri y Gavi cambió la cara al equipo azulgrana y el neerlandés dio la victoria en el descuento.

Foto: Los azulgranas levantaron un partido muy difícil. (Reuters/Pablo Morano)
Los azulgranas levantaron un partido muy difícil. (Reuters/Pablo Morano)

Por extraño que parezca, al Barça le ha sentado peor ganar por 0-4 El Clásico que al Real Madrid. Los de Xavi Hernández, con la mente en la eliminatoria de Europa League contra el Eintracht de Fráncfort, realizaron un partido muy flojo en el Ciutat de València, donde se encontraron ante un sólido, serio e inspirado Levante. El equipo culé lanzó la primera parte y se puso las pilas en una segunda mitad donde le pitaron más penaltis en contra (tres) que en las 30 jornadas anteriores de LaLiga. José Luis Morales y Gonzalo Melero transformaron las penas máximas, mientras que Roger Martí falló el segundo lanzamiento de la noche. Aubameyang y Pedri protagonizaron los tantos azulgranas. En los minutos finales, un frentazo inapelable de Luuk de Jong decidió el partido en el tiempo de descuento.

Desde el principio quedó claro que el Levante lleva años sacando buenos resultados contra los grandes de LaLiga porque se ilumina en los días marcados en rojo en el calendario. Con un sistema defensivo ordenado y que ataba en corto a los interiores azulgranas (Nico y Frenkie de Jong) para no dejarles cargar el área ni girarse con facilidad, los locales estrangularon la precisión culé hasta volverla imprecisa. José Luis Morales, enemigo incómodo donde los haya, tuvo la primera ocasión clara del partido cuando recogió el error de Dani Alves y no inauguró el marcador por poco.

placeholder Ousmane Dembélé encara a la defensa levantinista. (EFE/Biel Aliño)
Ousmane Dembélé encara a la defensa levantinista. (EFE/Biel Aliño)

El Barça estaba avisado, pero no despertó. Otra vez José Campaña tuvo una ocasión clara en la frontal con un disparo blando a las manos de ter Stegen. Al equipo de Xavi Hernández le faltaban las cosas más elementales de este deporte: concentración, ambición e intensidad. Los visitantes querían reducir el ritmo del encuentro y calmar a un crecido Levante, pero multiplicaba sus pérdidas en salida de pelota y era un equipo caótico. Todo lo contrario al Levante, dirigidos por un Pepelu mandón en el centro del campo y preparado para sembrar el pánico al contragolpe con Morales y Roger Martí.

Solo un balón en largo de ter Stegen hacia Ferran Torres que este desperdició con un disparo al centro intimidó al Levante. La realidad es que ni Ferran Torres ni Ousmane Dembélé desordenaban a los locales y Aubameyang, desaparecido en combate, no intervenía con acierto. En el ecuador de la primera parte, José Luis Morales se visitó de Diego Armando Maradona en una jugada llena de regates y fintas que solo una mano magistral de ter Stegen y la aparición de Eric García sobre la línea de gol hicieron que no se adelantasen los locales.

Al descanso el Barça era un desastre y el Levante se lamentaba de no ir ganando. Salió mejor el Barça porque peor era imposible y Pedri y Gavi calentaban en la banda. En ese momento, Dembélé centró un gran balón hacia un Ferran Torres que entró como un cicló en el área para conectar un cabezazo que detuvo Dani Cárdenas. Y, sin embargo, el partido cambió de golpe cuando Dani Alves derribó con el brazo a Son en el interior del área y Morales transformó el penalti. Pudo ponerse todavía más cuesta arriba el encuentro si Roger Martí hubiese culminado el penalti por mano de Eric García, pero ter Stegen paró la pena máxima.

placeholder Pedri González celebra su gol. (EFE/Biel Aliño)
Pedri González celebra su gol. (EFE/Biel Aliño)

Entonces el Barça resucitó con la entrada de Pedri y Gavi por Nico y De Jong. En uno de los primeros toques del canario, Pedri abrió la pelota para Dembélé y el francés se sacó un centro perfecto que remató Aubameyang al fondo de la red. El octavo gol de LaLiga del gabonés empataba el partido y se pasaba del 2-0 al 1-1. La entrada de ambos disparó al Barça y de una aventura individual de Gavi, dejando un reguero de rivales atrás, nació el disparo cruzado de Pedri que significó el 1-2. Se iría luego hundido Roger Martí y entraría Dani Gómez, sabedor de la oportunidad que se había escapado.

El Levante buscó atacar la espalda de Dani Alves y empujó tanto como pudo al Barça hacia su área. El jugador del filial, Álex Cantero, tuvo el 2-2 en sus botas, pero su tenso disparo se marchó por la línea de fondo. No perdonarían a la siguiente los locales. Un balón al espacio sobre Dani Gómez terminó en penalti absurdo de Lenglet, recién incorporado al partido por Alves. Melero transformó el penalti para el empate. Pudo decantar el partido Gavi en los últimos minutos, pero su disparo se topó con las manos salvadoras de Dani Cárdenas. Lo haría Luuk de Jong con un cabezazo fantástico para sentenciar el encuentro. El Barça sigue en Champions League.

Por extraño que parezca, al Barça le ha sentado peor ganar por 0-4 El Clásico que al Real Madrid. Los de Xavi Hernández, con la mente en la eliminatoria de Europa League contra el Eintracht de Fráncfort, realizaron un partido muy flojo en el Ciutat de València, donde se encontraron ante un sólido, serio e inspirado Levante. El equipo culé lanzó la primera parte y se puso las pilas en una segunda mitad donde le pitaron más penaltis en contra (tres) que en las 30 jornadas anteriores de LaLiga. José Luis Morales y Gonzalo Melero transformaron las penas máximas, mientras que Roger Martí falló el segundo lanzamiento de la noche. Aubameyang y Pedri protagonizaron los tantos azulgranas. En los minutos finales, un frentazo inapelable de Luuk de Jong decidió el partido en el tiempo de descuento.

FC Barcelona Levante UD Xavi Hernández