Es noticia
Menú
Lo mejor y lo peor | ¿Adiós al efecto Xavi? Más pinchazos que victorias y las mismas dudas
  1. Deportes
  2. Fútbol
SEVILLA 1 - 1 BARCELONA

Lo mejor y lo peor | ¿Adiós al efecto Xavi? Más pinchazos que victorias y las mismas dudas

El conjunto azulgrana no termina de coger el pulso a la temporada ni cuando hace un buen partido. Frente al Sevilla dio buena imagen, pero fue incapaz de ganar jugando contra diez

Foto: Xavi no termina de dar con la tecla. (Reuters/Marceloa del Pozo)
Xavi no termina de dar con la tecla. (Reuters/Marceloa del Pozo)

El Barcelona continúa con su travesía por el desierto (1-1). A pesar de que ha mejorado algo su cara, el enfermo sigue en la UCI y con pocos síntomas de pasar a planta en los próximos días. Aquella ilusión que se vendió con la llegada de Xavi Hernández al banquillo culé parece haber quedado enterrada y los resultados siguen sin llegar. Cuando aterrizó en el equipo, el Barça era noveno con 17 puntos -a 13 del Real Madrid- y, ahora, es séptimo con 28 puntos... pero a 15 puntos del líder. Han mejorado algunos detalles, pero el fondo de la cuestión es similar: las mismas dudas y la misma carencia de resultados.

Lo mejor | Gavi ya es una pieza clave

placeholder Reuters: Marcelo del Pozo.
Reuters: Marcelo del Pozo.

El centrocampista de 17 años se ha convertido en la gran sensación culé. Tras la marcha de Messi, la vacante de líder apuntaba que iba a ser disputada entre Ansu Fati y Pedri, pero las continuas lesiones de ambos jugadores y su falta de continuidad han dejado un vacío aún mayor, cubierto por un recién llegado. A pesar de su insultante juventud, Gavi ha sido capaz de asumir galones con mucha madurez, lleva varios partidos demostrando que es un jugador de gran nivel y, desde la llegada de Xavi, parece que no solo brilla en la medular, sino también de falso nueve cuando debe asumir esa posición. Es un jugador de enrome proyección. "A Gavi hay que renovarle ya", decía el propio técnico hace días.

Lo bueno | Los jóvenes siguen dando el callo

placeholder FOTO: Reuters/Marcelo del Pozo.
FOTO: Reuters/Marcelo del Pozo.

Pero este Barcelona no es solo Gavi. A pesar de que el rendimiento está muy lejos de lo que se espera de un equipo que debería luchar por todo cada temporada, lo cierto es que los jóvenes se han convertido en la única razón para sonreír del aficionado culé. Jugadores con mucho más nombre como Ter Stegen, Piqué, Frenkie de Jong o Memphis Depay no están ofreciendo el nivel que se les presupone, una situación que se suple con jugadores procedentes del filial que están haciendo un buen papel. Además de Gavi, hablamos de Nico, Araújo, Abde o Ferran, quienes se han ganado un puesto habitual en el equipo de Xavi. Evidentemente, ahora mismo no son un primerísimo nivel pero, si el Barça consigue mantenerlos, podemos estar hablando de una buena generación de jugadores de aquí a un lustro.

Lo normal | Falta un goleador

placeholder FOTO: EFE/Alejandro García.
FOTO: EFE/Alejandro García.

El Barça sigue penando por su mala gestión económica y deportiva. La crisis institucional ha derivado en un problema económico de primer nivel y esa situación se nota en la plantilla, devaluada, sin estrellas y, especialmente, sin posibilidad de fichar a goleadores de primer nivel que haga a este Barça en un equipo competitivo. La principal evidencia está en la delantera, donde el equipo tiene unos problemas enormes. Era bien sabido que tras la salida de Messi esta situación se iba a producir pero, lo normal, es que una buena gestión desde la dirección deportiva se hubiera resuelto ese problema antes de que se produjese. Ahora, el vacío es enorme.

Lo malo | ¿ Adiós al efecto Xavi?

placeholder FOTO: Reuters/Marcelo del Pozo.
FOTO: Reuters/Marcelo del Pozo.

El principal problema del Barça es que no termina de tener claro a qué ni cómo juega. Es un problema heredado desde hace varios años, pero que los goles de Messi ocultaba. El estilo era claro: tratar de ser lo más fiables posibles en defensa y darle balones a Leo para que inventará en tres cuartos de campo. Pero ahora eso ya no se tiene y las dudas son mayores. Koeman sufrió este problema durante los primeros compases de este curso, lo que le valió para ser despedido y que Xavi llegará en su lugar. Fue un golpe de ilusión, una manera de insuflar ánimo a una afición desconectada con el equipo pero, después de dos meses, todo sigue igual. En los ocho partidos que ha jugado, solo ha sido capaz de ganar tres, empatando tres y perdiendo otros dos. Quizá, el efecto Xavi se ha quedado en un mar de dudas.

Lo peor | Ter Stegen como síntoma

placeholder FOTO: EFE/EPA/Philipp Guelland.
FOTO: EFE/EPA/Philipp Guelland.

Si alguien se pregunta qué le pasa al Barça, las respuestas al misterio podrían ser múltiples, pero hay una que destaca por encima de todas: los problemas en su portería. Ya no hablamos solo de que el Barça no sea un equipo defensivamente rocoso ni que tenga un esquema hecho para saber protegerse de los golpes del rival sino que, además, uno de sus grandes líderes durante los últimos años es uno de los jugadores en más baja forma de todo el campeonato. Ter Stegen está muy lejos de sus mejores registros y la sensaciones que da son las de absoluta duda: cada vez que le llegan es una ocasión de peligro y ya son muchos los goles que son responsabilidad del alemán. Un jugador venido a menos al que el Barça echa mucho en falta.

El Barcelona continúa con su travesía por el desierto (1-1). A pesar de que ha mejorado algo su cara, el enfermo sigue en la UCI y con pocos síntomas de pasar a planta en los próximos días. Aquella ilusión que se vendió con la llegada de Xavi Hernández al banquillo culé parece haber quedado enterrada y los resultados siguen sin llegar. Cuando aterrizó en el equipo, el Barça era noveno con 17 puntos -a 13 del Real Madrid- y, ahora, es séptimo con 28 puntos... pero a 15 puntos del líder. Han mejorado algunos detalles, pero el fondo de la cuestión es similar: las mismas dudas y la misma carencia de resultados.

FC Barcelona Xavi Hernández Sevilla
El redactor recomienda