Del método Simeone al fenómeno Suárez: ¿qué le pasa a Joao Félix?
  1. Deportes
  2. Fútbol
Los focos, otra vez sobre el luso

Del método Simeone al fenómeno Suárez: ¿qué le pasa a Joao Félix?

Señalado frente al Chelsea por parte de la afición, el portugués no termina de asentarse en el proyecto rojiblanco. Luis Suárez, más determinante e importante para el técnico

placeholder Foto: Joao Félix en una imagen de esta temporada. (EFE)
Joao Félix en una imagen de esta temporada. (EFE)

La dura derrota en casa -aunque el partido se jugara a 3.400 kilómetros del Wanda Metropolitano- frente al Chelsea en la ida de los octavos de final de la Champions League puso en jaque al proyecto más ilusionante de la era Cholo en el Atlético de Madrid. Los avisos de las últimas jornadas de LaLiga, donde los rojiblancos cosecharon una derrota y dos empates en cuatro enfrentamientos, no fueron suficientes para mejorar la imagen de un equipo plagado de bajas que ahora está obligado a hacer borrón y cuenta nueva si quiere mantener ventaja en la competición doméstica frente al Real Madrid y al Barcelona. En mitad de esta mala racha, la peor de la temporada para los colchoneros, un nombre vuelve a estar en la diana, Joao Félix.

El peso de 126 millones de euros -con diferencia, el fichaje más caro de toda la historia del Atlético de Madrid- recae una vez más sobre los hombros del joven portugués. Los malos resultados de las últimas semanas coinciden con la versión más apática de Joao Félix, aquella que recuerda a un primer año como rojiblanco en el que su talento se vio aguado en un mar de dudas y frustraciones. ¿Era el Atleti el mejor equipo para que el luso creciera futbolísticamente? ¿Se había pagado demasiado dinero por una estrella en ciernes de 19 años?

placeholder Simeone da instrucciones a Joao Félix en un partido de esta temporada. (EFE)
Simeone da instrucciones a Joao Félix en un partido de esta temporada. (EFE)

Frente al Chelsea, el resumen ofensivo de Joao se limitó a un tiro fuera de portería en los 82 minutos disputados. La lluvia de críticas no tardó en caer sobre él. El contexto, sin embargo, no era lo más proclive para ver la chispa del portugués. Simeone, ya sea por temor a las numerosas lesiones o por respeto a las cualidades ofensivas del equipo de Thomas Tuchel, optó por anclar el equipo cerca de su área. La imagen de los 11 jugadores de rojiblancos defendiendo en mitad de su propio campo no dejó lugar a dudas. El luso no lució su mejor imagen, incluso se le pudo ver desconectado durante tramos del partido. Pero exigirle sus mejores cualidades, aquellas que resuelven los partidos, a 60 metros de la portería rival no parece acertado.

Foto: Oliver Giroud anota el único tanto del partido. (Reuters)

Más criticable es el decrecimiento de su temporada 2020/21, donde en los primeros partidos del curso se vio a un Joao Félix transformado en líder en el campo. No solo vivió su mejor momento en relación con sus números (cinco goles y tres asistencias en siete partidos), sino que ofreció un despliegue de recursos técnicos e importancia en el juego colchonero a la altura de lo que se espera de él, ser la gran estrella de un Atlético de Madrid aspirante a todo. Sin embargo, coincidiendo con el despegue definitivo del equipo, en los partidos más ofensivos de la época de Simeone al frente de la entidad, Joao se borró del mapa.

El Atlético por fin dominaba los partidos, recurriendo a una formación con una línea de tres centrales y dos carrileros ofensivos que permitió ver la versión rojiblanca más atractiva para el espectador. Pero en esos momentos, cuando se recurría al buen fútbol que tanto ansiaban los aficionados colchoneros para satisfacer a su gran estrella, Joao Félix no dio un paso al frente. Fue Luis Suárez y su inagotable condición de goleador -la caída del equipo de los últimos partidos coincide con la mala racha de cara a puerta del uruguayo, dos goles en cinco encuentros- quien se llevó todos los elogios y las miradas: si el Atleti aspira a ganar LaLiga y a ser temido en Europa, lo haría con el charrúa como líder.

placeholder Joao Félix y Suárez se saludan tras un tanto. (EFE)
Joao Félix y Suárez se saludan tras un tanto. (EFE)

Con una infección por coronavirus superada hace menos de dos semanas, a pesar de que el propio Simeone asegurase que el portugués había tenido síntomas muy leves y que estuvo realizando ejercicio físico apenas tres días después del inicio de su cuarentena, la incógnita Joao vuelve a estar sobre la mesa. A la tensa relación que mantiene con su técnico -el jugador protagonizó diferentes desaires por las decisiones del argentino durante la temporada- se une el método elegido por el Cholo para su crecimiento, una apuesta lenta en la que no tiene asegurada la titularidad.

Joao ha sido titular en 12 de los 18 partidos que estuvo disponible en lo que va de LaLiga. Solo en dos de estas titularidades el portugués completó el encuentro en su totalidad. Luis Suárez, a sus 34 años y con una grave lesión de rodilla superada hace un año, únicamente ha visto un partido desde el banquillo (el inicio liguero frente al Granada, tres días después de que se oficializará su traspaso, jugó 20 minutos de suplente, anotó un gol y dio una asistencia), siendo titular en 19 de los 20 partidos que estuvo a disposición del equipo.

La libreta del entrenador argentino ha demostrado en multitud de ocasiones que la paciencia forma parte de sus ideas. Jugadores como Thomas Lemar, Mario Hermoso o Marcos Llorente han vivido épocas de intrascendencia hasta verse seducidos por la manera de entender el juego de Simeone. Otros, como es el caso de Vitolo Machín, nunca consiguieron reengancharse al equipo. Pero Joao Félix no es un jugador más, es la apuesta de futuro de Gil Marín y Enrique Cerezo, que decidieron realizar la mayor trasferencia jamás vista por la afición colchonera.

placeholder Simeone observa a sus pupilos frente al Chelsea. (Reuters)
Simeone observa a sus pupilos frente al Chelsea. (Reuters)

A tenor de las pruebas que Simeone realizó en los entrenamientos previos al choque frente al Villarreal, Joao Félix no estará en el once rojiblanco para la trascendental cita. Una derrota con el submarino amarillo unido a una hipotética victoria del Madrid el lunes frente a la Real Sociedad presentaría un derbi el próximo 7 de marzo con ambos equipos empatados a 55 puntos, aunque con los colchoneros con un partido más pendiente.

“Confío mucho en mi equipo, en los futbolistas, en su calidad, en el trabajo que desarrollamos. Me genera mucho optimismo que el equipo siga un plan vaya bien o mal... Lo ejecutan”, aseguró en la rueda de prensa previa al partido Simeone. Un plan que, a juzgar por los hechos, no satisface a Joao Félix.

Atlético de Madrid Joao Félix Luis Suárez Diego Simeone
El redactor recomienda