12 goles concedidos en 12 partidos: la estadística defensiva que preocupa al Atlético
  1. Deportes
  2. Fútbol
¿Se derribó el muro?

12 goles concedidos en 12 partidos: la estadística defensiva que preocupa al Atlético

La derrota frente al Levante aprieta LaLiga y mete el dedo en la herida del líder, el cual lleva siete partidos sin dejar su portería a cero. Simeone apela a la superación de los obstáculos

placeholder Foto: Oblak durante el partido frente al Levante. (Reuters)
Oblak durante el partido frente al Levante. (Reuters)

El nivel de excelencia que ha alcanzado el Atlético de Madrid en esta temporada 2020/21 se mide en que dos tropiezos consecutivos, un empate y una derrota, significan el momento más delicado en lo que va de LaLiga para los colchoneros. El equipo entrenado por Diego Pablo Simeone todavía guarda una nutrida ventaja respecto a sus perseguidores, Real Madrid y Barcelona, pero el líder lleva dos tropiezos seguidos y la presión es altísima. Si hay un apartado especialmente golpeado para los rojiblancos es su sistema defensivo: en los primeros once partidos del campeonato, el Atleti concedió cuatro goles; en los siguientes 12 partidos, 12 goles.

Foto: Llorente se lamenta tras el tanto del Levante. (Efe)

Por un lado, la estadística señala que a nivel goleador los colchoneros están en buenas manos, sobre todo cuando se cuenta con la aportación de Luis Suárez. Pero la sangría en contra en los últimos meses es evidente. A juzgar por el rendimiento de Jan Oblak, no parece ser culpa del desempeño del esloveno -nada pudo hacer en los dos goles del Levante-. Apenas hay que echar la vista atrás para recordar partidos memorables del guardameta, como en el empate frente al Levante, donde el capitán rojiblanco dio una lección bajo los palos a pesar de no acabar el encuentro con la portería a cero. Problemas a la hora de repeler los contraataques, remates en el área pequeña, falta de contundencia a balón parado... La debilidad defensiva es la mayor preocupación en el club. Son siete partidos consecutivos concediendo al menos un gol.

placeholder Simeone arenga a los suyos desde la banda. (Reuters)
Simeone arenga a los suyos desde la banda. (Reuters)

“No busco excusas”, aseguró Simeone en la rueda de prensa posterior a la derrota frente al Levante. El técnico argentino, consciente de que la llegada de una crisis de resultados iba a venir tarde o temprano, argumentó que para ganar LaLiga hay que hacer frente a este tipo de situaciones: “Cuando uno busca un objetivo es importante llegar, es maravilloso, pero el recorrido para llegar a eso hay que hacerlo. Hay obstáculos, es lógico encontrar obstáculos y luego cuando consigues el objetivo lo disfrutas mucho más”.

Tras una primera mitad para olvidar, encorsetados por el Levante, el entrenador colchonero optó por regresar al 4-4-2 clásico de su libreta tras la lesión de José María Giménez. Lemar pasó a ocupar la banda, con Lodi asentándose como lateral y Mario Hermoso y Felipe como dupla de centrales. Ahí se vio la mejor versión del Atlético de Madrid, aún con falta de contundencia en los metros finales. Los rojiblancos dispararon 11 veces a portería y lanzaron 12 saques de esquina, pero no fue suficiente. “Los campeonatos son siempre iguales, momentos, dificultades, obstáculos… pero para todos”, sentenció Simeone. Con esta pequeña crisis llegará el equipo a la ida de los octavos de final de la Champions League frente al Chelsea del próximo martes 23.

No Suárez, no ‘party’

El Levante de Paco López, un equipo correoso y con calidad en los metros finales, sorprendió por dos veces a los pupilos de Simeone, primero en el Ciutat de Valencia y luego en el Wanda Metropolitano. En ambos, la premisa fue claro: había que impedir que Luis Suárez tuviera ocasiones dentro del área. El charrúa continúa, a la espera de lo que haga su amigo íntimo Leo Messi frente al Cádiz, como pichichi de la competición, con 16 goles. Pero lleva tres partidos seguidos sin conseguir anotar y eso es noticia.

placeholder Suárez y Joao se lamentan por el partido perdido. (Reuters)
Suárez y Joao se lamentan por el partido perdido. (Reuters)

Suárez tuvo la ocasión más clara del encuentro frente al Levante para los locales, una falta directa muy lejana. A punto estuvo el uruguayo de batir a Cárdenas, pero la madera evitó lo que habría sido un gol estratosférico. Pero la defensa granota cumplió a la perfección las órdenes de Paco López, si el charrúa quería marcar tendría que hacer una genialidad. El trío de centrales de los visitantes, liderados por un inconmensurable Rober Pier, amordazaron a Suárez, aislando al delantero de compañeros como Joao Félix o Ángel Correa.

Nada de balones dentro del área para el uruguayo, que tenía que recibir despaldas o en posiciones escoradas para poder internarse en zonas de peligro. En una de esas escapadas llegaría la otra gran opción del encuentro para los rojiblancos, con un pase de la muerte para Joao que el portugués no llegó a rematar a puerta vacía.

Es cierto que, si algo no le falta al Atlético de Madrid de esta temporada, es aporte goleador del colectivo. Correa (4), Joao Félix (6) o Marcos Llorente (8) han demostrado ser capaces de anotar en distintos encuentros. Sin embargo, los goles más decisivos tienen el sello de Luis Suárez. No es casualidad que en la peor racha de resultados de los rojiblancos, -han conseguido seis puntos de los últimos 12 disponibles- la aportación del uruguayo sea de dos goles en el empate frente al Celta de Vigo. Simeone trató de mantener al charrúa en el campo (jugando los 90 minutos en los cuatro encuentros) en busca de romper esta pequeña mala racha de su delantero. La incidencia de Suárez en este equipo es tan grande que tan solo tres partidos con la pólvora mojada son suficientes para provocar un atasco que aprieta LaLiga.

Atlético de Madrid Luis Suárez Jan Oblak José María Giménez Marcos Llorente Joao Félix
El redactor recomienda