segundo tripiezo consecutivo en liga

Un Atlético desquiciado empata ante el Leganés en un final esperpéntico (0-0)

La expulsión de Cuéllar, portero del Leganés, en el descuento provocó un parón de cinco minutos, los que tardó el jugador en abandonar el campo

Foto: La expulsión de Cuéllar marcó el final del partido. (EFE)
La expulsión de Cuéllar marcó el final del partido. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura3 min

El Atlético de Madrid es ahora mismo un equipo desquiciado. La ansiedad por el mal juego crece y crece sin parar. Los rojiblancos están perdidos y, desde la banda, el Cholo Simeone no encuentra soluciones. El atasco en ataque tampoco permite aliviar los graves problemas que tiene ahora y que ya le ha costado la eliminación en la Copa del Rey. Este domingo no pasó del empate a cero en casa contra el Leganés, colista. Si el Real Madrid gana en Valladolid, los colchoneros llegarán al derbi con diez puntos de desventaja.

Un partido más, el Atlético demostró que tiene una enorme dificultad para crear ocasiones, no digamos para marcar goles. Le cuesta un mundo llegar a la portería contraria. Y las pocas veces que lo hace, sus atacantes no marcan. Esta vez ni siquiera lo hizo Ángel Correa, su mejor jugador en el último mes y el más acertado en el remate. El argentino tuvo un par de ocasiones, pero no marcó.

Tampoco lo hizo Joao Félix, al que se le pueden reprochar varias cosas, pero ninguna de ellas es su trabajo y su implicación. Contra el Leganés fue el mejor. Lo intentó una y otra vez y lideró al equipo. Pero o bien no le salían bien las cosas o bien sus compañeros no aprovechaban sus buenos pases. Ni Álvaro Morata, ni Vitolo ni Ivan Saponjic, que jugó su segundo rato esta temporada (el primero fue el jueves en León). La presencia del serbio en los minutos finales ni siquiera fue lo más sorprendente del partido. Ese honor se lo llevó Sime Vrsaljko, que jugó un año después de su lesión y 20 meses después de su último partido con el Atlético. Simeone recurrió a él por las lesiones de Trippier y Arias.

Sime Vrsaljko (c) volvió a jugar con el Atlético de Madrid más de un año y medio después. (EFE)
Sime Vrsaljko (c) volvió a jugar con el Atlético de Madrid más de un año y medio después. (EFE)

El Leganés estuvo cómodo durante casi todo el partido y tuvo varias ocasiones claras para marcar, casi todas solventadas por Jan Oblak, Solo sufrió en el tramo final, ya con el Atlético volcado. En ese tramo, el equipo rojiblanco pidió penalti en dos acciones de Vitolo y Felipe, pero Mateu Lahoz no pitó nada. Sí señaló una falta en la frontal que acabó en un córner tras el disparo de Saúl. Saponjic, de cabeza, tuvo la ocasión más clara, pero su remate se fue alto.

El árbitro, que acostumbra a ser protagonista en los partidos que arbitra, también lo fue en el Wanda Metropolitano. En el descuento expulsó al portero del Leganés, Pichu Cuéllar, por simular una agresión. Ya la había sacado antes una amarilla por protestar y le mostró la segunda. A partir de ahí llegó el esperpento. Cuéllar, en una demostración de poca clase y falta de deportividad, tardó casi cinco minutos en salir del campo. En ese largo paseíllo siguió insistiendo a Lahoz que había sido agredido por un recogepelotas, se encaró y discutió con varios jugadores del Atlético de Madrid y acabó en suelo tras un encontronazo con Savic y Oblak. Hasta Simeone entró al terreno de juego para encararse con un jugador contrario.

Tras el parón, el partido se reanudó con Silva, lateral izquierdo del Leganés, de portero. La expulsión fue en el minuto 93, con un minuto más de descuento por delante, y el balón no se puso en juego hasta el 98. Y Mateu Lahoz pitó el final en el 99, después de que Savic se resbalara y echara por tierra la que seguramente iba a ser la última opción del Atlético. "Igual no es el mejor ejemplo, pedimos disculpas", dijo tras el partido en Movistar Unai Bustinza, capitán del Leganés. No lo fue.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios