una apuesta personal de zidane

Las claves del éxito de Raphael Varane en el Real Madrid y las lecciones de su madre

El éxito de Varane es el sacrificio, la perseverancia en el trabajo y los consejos de una madre (profesora) para no perder los valores de la humildad y la sencillez. Siempre en un segundo plano

Foto: Raphael Varane, sonriente, durante una concentración con la selección francesa. (Efe)
Raphael Varane, sonriente, durante una concentración con la selección francesa. (Efe)

Le ha cambiado la vida a mejor. Raphael Varane es uno de los grandes beneficiados de los progresos que ha hecho el equipo en defensa. Lo celebran todos los jugadores de la retaguardia. No solo Varane. Lo destacan Courtois, Carvajal y Casemiro. Incluso Sergio Ramos, más acostumbrado a vivir al límite y al que el entrenador valora por contagiar ilusión y ganas de trabajar. El Real Madrid es un equipo sólido. Es la gran diferencia con la versión frágil e inconsistente del año pasado. Esto es gracias a la insistencia de Zidane en priorizar un trabajo de equilibrio y solidaridad en el que ha tenido mucho que ver la irrupción de Fede Valverde y que los veteranos (Modric y Kroos) recuperen la energía.

A partir de aquí ha mejorado el Real Madrid. Era la gran preocupación de los defensas. En especial de Raphael Varane. El central transmitió al entrenador la necesidad de tener un equipo más compacto. Lo que escuchó Zidane de uno de los cuatro capitanes le corroboró su idea de que la solvencia del equipo tenía que empezar por una reconstrucción desde la defensa. Marcó una línea de trabajo para exigir que todos defendieran. Había que reducir el número de ocasiones recibidas y acabar más partidos con la portería a cero. Es el éxito que se destaca dentro del vestuario del Real Madrid. Un equipo que solo lleva encajados 13 goles en la Liga y saca los partidos adelante sin estrellas como Sergio Ramos y Eden Hazard (como sucedió contra el Sevilla en el Bernabéu).

Raphael Varane en una acción de juego en el Bernabéu. (Efe)
Raphael Varane en una acción de juego en el Bernabéu. (Efe)

De los más felices por la mejoría se apunta a la figura de Varane. El central francés vuelve a disfrutar del fútbol después de haber sufrido la pasada temporada. Se apuntaba a la defensa por su bajo rendimiento. Se habló de coladero. Varane no se libró de las críticas por su falta de contundencia y despistes. El peaje que pagó tras la disputa del Mundial, donde se proclamó campeón con Francia, fue no estar en su mejor forma física. Surgieron las dudas y ordenó a su hermano y representante (Anthony) que escuchara ofertas. Su ciclo podía estar acabado en el Real Madrid.

La pesadilla de las lesiones

Pero llegó Zinédine Zidane en el mes de marzo y de su reunión se sentaron las bases para recuperar la mejor versión del central y proponerse ser un equipo solvente en defensa. Varane lleva tiempo poniendo de su parte para estar a un alto nivel y no defraudar. Su talón de Aquiles eran la lesiones. Para ello lleva tiempo con un plan de trabajo de prevención de lesiones y ha tenido que cambiar hábitos alimenticios. Tiene otra dieta y, según reconoce, le da mucha importancia al desayuno. Las lesiones le hicieron más fuerte mentalmente. Hoy es uno de los que más aconseja y apoya a Marco Asensio en este largo proceso de recuperación del balear.

Con solo 26 años cumple su novena temporada en el Real Madrid y en el club destacan que está en uno de sus mejores momentos. Varane fue una apuesta personal de Zidane cuando, en 2011, y con solo 17 años convenció a Florentino Pérez de que pagara los 10 millones de euros al Lens para fichar a uno de los talentos en Francia. Es uno de los aciertos en la política de captación de jóvenes (el último en llegar es Reinier Jesus). El rendimiento de Varane, pese a los contratiempos, se puede calificar de positivo. Ha tenido que cambiar hasta el carácter cuando le aconsejaban que fuera más agresivo. Entre los que mejor han podido guiar su carrera está Zidane, en lo deportivo, y su madre (Annie). Una profesora de escuela que inculcó unos valores de seriedad y esfuerzo en el trabajo con los que ha podido ir superando todo tipo de adversidades. La peor fue una lesión en la rodilla en la que tuvieron que quitarle un 72% del menisco externo.

El éxito de Varane es el sacrificio, la perseverancia en el trabajo y los consejos de una madre para no perder los valores de la humildad y la sencillez. Siempre en un segundo plano en las celebraciones de los títulos. Un profesional que le ha dado una buena vida a Florentino. No como otras estrellas que han protagonizado escándalos y han tensado las negociaciones para sacar un mejor contrato. Ofertas no le han faltado estos años. Entre sus pretendientes estaba la insistencia del Manchester United por llevárselo a Inglaterra. Varane está agradecido al Real Madrid por ficharle tan joven (como le sucede a Benzema) y de que Zidane dé con la tecla de lo que necesita el equipo para ser más fiable.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios