Vaya manita del Barcelona al Real Madrid: pues menos mal que no ha jugado Messi

Luis Suárez, a su manera, se vistió de Leo Messi en cuanto al liderazgo y la responsabilidad dentro del FC Barcelona. Más quisiera el Real Madrid tener un goleador como él

Foto: Piqué y otra foto para la historia del barcelona (@FCBarcelona)
Piqué y otra foto para la historia del barcelona (@FCBarcelona)

El primer mensaje que recibo en el móvil en cuanto se termina el partido es de un amigo madridista: “Pues menos mal que no ha jugado Messi”. En el descanso ya me había avisado que tenía intención de irse al cine porque no quería ni ver lo se temía que iba a pasar. Y pasó (5-1).

Hace ocho días el faro, la estrella, el mejor jugador del mundo, Leo Messi, se lesionaba ante el Sevilla. El Camp Nou se quedó helado pensando en que llegaban el Inter y el Real Madrid. Y en los dos partidos Leo, sentado en la grada junto a su hijo Thiago y los de Luis Suárez, Delfina y Benjamín, se lo ha pasado pipa. Su amigo, su vecino, su colega, ha sido clave en ambos encuentros y el triplete del Clásico le sabe a gloria. Al uruguayo el parón de selecciones le ha venido de cine. Tenía molestias en la rodilla derecha y prefirió quedarse en Barcelona. ¿El resultado? Antes de: tres goles en 11 partidos. Después de: cuatro goles en tres.

“¿Messi? Siempre es un plus tener al mejor del mundo, pero demostramos que somos un gran equipo a nivel general y un gran técnico y hay que estar orgulloso”, admitió Suárez en declaraciones a BeinSports. Sin su compinche era necesario que todo el Barça diera un paso adelante y él ha dado paso y medio asumiendo la responsabilidad y los galones. En el primer tanto enseñó una camiseta dedicada a su hijo Lautaro recién nacido, en el segundo lo celebró con sus compañeros, en el tercero se fue a la grada a besar a Delfina y Benjamín: “Ha sido una semana muy importante para mí. He podido celebrarlo con los mayores en el campo y con mi tercer hijo y con la madre en casa”.

El charrúa había marcado hasta ahora seis goles en once encuentros ante el Madrid y hace unos días volvía a rememorar en la televisión del club uno en el que no jugó, el 5-0 del 2010 del Barça de Guardiola al Madrid de Mourinho, con él en la grada: “Es el que recuerdo más. Lo viví como hincha. También el del golazo de Ronaldinho. Son lindos recuerdos. Como hincha lo disfrutaba mucho”.

Cuando se coló en el Camp Nou

Barcelona, la ciudad soñada donde vivía Sofía, su amor adolescente que se trasladó desde Uruguay a Barcelona. La Barcelona donde le retuvieron en el aeropuerto cuando una Navidad siendo todavía menor de edad se plantó para ver a su novia y decidió que tenía que jugar en Europa para estar cerca de ella y fichó por el Groningen holandés. El Camp Nou donde los dos se colaron en una visita turística para hacerse una foto en el campo es ahora la misma ciudad y el mismo estadio donde Luis Suárez ha entrado ya en la historia de los Clásicos, con dos de sus hijos al lado de su amigo Messi y con Sofía y Lautaro, ‘Lauti’, recién llegado.

No están de moda los finales felices, pero tampoco ha terminado la película de Suárez en el Barça y éste es solo un “Continuará”. Ya veremos qué sucede en los próximos episodios. Por ahora, tiene una pinta estupenda. Ya quisiera el Madrid tener a un ‘9’ como él.

Liga
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios