las cuentas pendientes

Claves por las que el Madrid-Atlético no es tan descafeinado

Se juegan la segunda plaza, el orgullo, la rivalidad de la afición, el Valencia amenaza al Madrid, Zidane necesita maquillar la Liga, Simeone su revancha... Hay mucho picante

Foto: Zidane y Simeone aprietan sus manos antes de un derbi. (EFE).
Zidane y Simeone aprietan sus manos antes de un derbi. (EFE).

El peor derbi madrileño de los últimos años, descafeinado y con escaso interés porque Real Madrid y Atlético queman sus energías en los objetivos de la Champions y la Europa League. En este escenario de baja expectación mediática llega el enfrentamiento de los dos equipos que han dominado Europa en los últimos cuatro años con la disputa de las dos finales de la Champions (Lisboa y Milán), especialmente, y otros duelos en esta competición como las semifinales de la temporada pasada. ¿Estamos realmente ante un derbi que no despierta interés y pasa a un segundo plano por el dominio de un Barcelona intratable en Liga y que no conoce lo que es la derrota?

Real Madrid y Atlético no se juegan la Liga. Los blancos bajaron los brazos a finales del año pasado con la derrota en el Clásico en el Bernabéu y los rojiblancos, pese a estar a nueve puntos de los culés, no muestran entusiasmo en la remontada. Menos después de ver cómo Messi rescató a su equipo en Sevilla. Pero sí, hay derbi y habrá cafeína porque, si bien no se juegan el título, hay factores que calentarán el choque y dejarán secuelas. Tenemos picante. El primero, la rivalidad de los aficionados que necesitan no agachar la cabeza con un mal resultado o una pobre imagen de su equipo. Para la afición del Madrid serviría de alivio poder maquillar la temporada acabando por encima del Atleti, como para los rojiblancos supondría un éxito. La pelea por el segundo puesto ya le da tintes de final al duelo del Bernabéu. Siempre es mejor quedar segundo que tercero cuando no se puede ser primero. Solo por el orgullo de la rivalidad de la afición.

Tan importante es este partido, sobre todo para el Madrid, que tiene la amenaza del Valencia. El equipo de Marcelino, a un punto del de Zidane, podría acabar la jornada en tercera posición si pincha el Madrid y gana al Espanyol. Un cuarto puesto de los madridistas haría daño al entrenador y los jugadores y sentaría mal, pero que muy mal al presidente. Esto nos lleva a otro factor para comprender por qué subirá la temperatura. Zidane (gran protagonista en la previa por decir que no harán el pasillo al Barça en la Liga) necesita seguir sumando para convencer a Florentino de que puede continuar en el banquillo la próxima temporada. Claro que lo más importante es la Champions y llegar lejos o ganarla, algo que tiene bien encaminado. Pero para Zizou sería un paso atrás caer ante el Atleti y ofrecer otra mala imagen, en una Liga que está siendo una cruz para los aficionados y el club. Por contra, Simeone tiene atravesado últimamente al Madrid y necesita su revancha. Ganar para poner tierra de por medio y cerrar esa segunda plaza es el gran objetivo.

Diego Costa pelea un balón a Sergio Ramos durante la disputa de un derbi. (EFE).
Diego Costa pelea un balón a Sergio Ramos durante la disputa de un derbi. (EFE).

Sergio Ramos y Diego Costa, al barro

Ya en el césped hay algunas que otras batallitas que siempre ayudan a que estemos entretenidos. Veremos un nuevo duelo, cara a cara, entre los raciales Sergio Ramos y Diego Costa. Amigos en la selección, temperamentales, vehementes y agresivos cuando se les cruzan los cables. En los derbis van al barro. Igual que hay que mirar la actitud y el compromiso de Bale, después del palo que le dio Zidane con el banquillazo en Turín. El galés jugará y lo tendrá que hacer, si tiene alma, en modo reivindicativo. Distinto es el caso de Cristiano Ronaldo, que quiere estar en el césped para sumar goles en su carrera por el Pichichi y llevarse la ovación del Bernabéu por la chilena de Turín. La tendrá. CR7 también se juega su plato de lentejas con esa racha goleadora que atraviesa y no quiere perder en un gran partido (descansó en Las Palmas) que le sirve para cargarse de argumentos y tener la mejora salarial que demanda.

Miraremos también a las porterías porque, en el caso de Keylor Navas, siempre tiene la lupa encima o el machete afilado, y más si enfrente está el cerrojo de Oblak. Como colofón, si quieren divertirse, ver magia y 'show', los ojos se irán a Isco y Griezmann. Así que coman ligero porque la cita es a las 16:15 horas y conviene no tener el estómago pesado para tomarse el café con un buen derbi.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios