Es noticia
Menú
El profundo sevillismo de Sergio Ramos y la tenebrosa sombra de Del Nido
  1. Deportes
  2. Fútbol
cita de alto voltaje en un nuevo sevilla-madrid

El profundo sevillismo de Sergio Ramos y la tenebrosa sombra de Del Nido

El Real Madrid visita el Sánchez Pizjuán (20:45 horas) con Sergio Ramos en el centro de la diana. Un sevillista de corazón que sufre cuando parte de su gente le dice de todo

Foto: Sergio Ramos se dirige desafiante a una parte de la afición del Sevilla tras marcar en partido de Copa (Reuters)
Sergio Ramos se dirige desafiante a una parte de la afición del Sevilla tras marcar en partido de Copa (Reuters)

El gesto encendió todavía más un fondo del estadio Sánchez Pizjuán. Sergio Ramos explotó tras marcar, harto de escuchar todo tipo de insultos de su gente. Porque así considera a la afición del equipo sevillano. Allí, en casa, se hizo hombre y futbolista, y por ello sufre cada vez que vuelve al lugar donde empezó todo. Una parte de la masa social no le perdona su decisión de fichar por el Real Madrid cuando solo tenía 19 años. Del Nido, entonces presidente del club, le hizo mucho daño cuando filtraba esto y aquello para maquillar la realidad de la operación. Fue un traspaso en toda regla, mientras el mandatario deslizaba que fue el jugador el que hizo todo lo posible para abandonar el barco. Y aquel episodio no lo perdona el ahora capitán madridista. Tras lo sucedido en el partido de Copa, toca nueva visita en La Liga Santander, con un ambiente muy cargado alrededor de la figura del central de Camas.

Foto: Sergio Ramos celebra su gol de penalti. (Jon Nazca / Reuters)

El zaguero no esconde su sevillismo en ningún sitio. Lo lleva a gala allá donde esté, esté con quien esté. Lo primero es el Real Madrid, el club que siente y defiende con la cinta de capitán bien amarrada a un brazo, pero su amor por el club en el que creció es incuestionable. Un hondo sentimiento compartido por los suyos, su familia y sobre todo por René, su hermano y representante. Cuando llega un enfrentamiento entre los equipos que lleva grabados en el corazón, escucha alguna que otra broma de gente cercana, viniéndole a decir "a ver si te vas a equivocar de portería". Por todo ello, que una parte de la grada del Sánchez Pizjuán le machaque de manera sistemática le duele mucho más que cualquier otra cosa.

No se puede olvidar que el buen dinero que ingresó el Sevilla, entonces necesitado de hacer caja, fue fundamental para poder contratar dos delanteros que hicieron historia con el Sevilla. En aquel lejano 2005, Del Nido empleó, con tino, lo que pagó Florentino Pérez para fichar a Kanouté y Luis Fabiano, dos jugadores que encajaron como un guante en el plantel que entrenaba Juande Ramos. Tanto, que en 2006 el equipo hispalense ganaba la final de la Copa de la UEFA al imponerse en la gran final (4-0) al Middlesbrough, anotando ambos en la histórica cita. Durante años formaron una de las parejas más solventes del fútbol español, impulsando al club andaluz a lugares de los que había estado alejado durante un largo tiempo.

Todo apunta a que el partido que Sevilla y Real Madrid disputarán en el Sánchez Pizjuán a partir de las 20.45 horas estará más cargado de tensión. Pero ese ambiente tirante que presumiblemente le colocará en el centro de la diana, lejos de amilanarle seguro que le dará un plus. Las visitas al Sánchez Pizjuán están marcadas en rojo en el calendario de Ramos. Es el partido en el que no quiere fallar, en el que quiere brillar más si cabe. Pocos escenarios le motivan más. El verde del estadio sevillista es muy especial para el defensa. Durante esos 90 minutos siempre quiere estar espléndido. Si gana el Real Madrid se marcha feliz de vuelta a casa, pero no tanto si su rendimiento no ha sido el mejor. Sergio quiere lucir al máximo nivel ante los suyos —así considera a los sevillistas—, aunque una parte no le perdone aquel episodio que Del Nido vendió a su manera para hacerle daño.

La campaña lanzada a través de las redes '#SergioRamosEresNoGrato' se ha ido extendiendo desde el pasado jueves. Los clubes emitieron comunicados de prensa ante el episodio acaecido en el partido de Copa que hace hervir el de la competición doméstica. No le gusta nada al protagonista lo que pasa, cuando no hace mucho un episodio suavizó las tirantes relaciones entre Ramos, el Sevilla y una parte de la afición. Sucedió en mayo de 2014, cuando fue homenajeado en el Sánchez Pizjuán antes de que las selecciones de España y Bolivia disputaran un partido amistoso. Se emocionó en aquel momento el futbolista, ahora golpeado viendo que la herida que se empezó a cerrar aquella noche ahora se ha abierto nuevamente en canal. Pero él ya lo dejó muy claro: "Se acuerdan de mi mujer, de mi hijo, de mi madre... Llega un momento en el que hay que decir basta". Y sentenció: "Cuando me entierren, lo haré con una bandera del Sevilla y otra del Real Madrid".

Foto: Ramos hizo un gesto a la grada tras marcar de penalti (Jon Nazca/Reuters)

Jorge Sampaoli puso un punto de cordura cuando le tocó valorar la situación. El entrenador argentino del Sevilla, que dejó claro que "lanzar un penalti 'a lo Panenka' no es un falta de respeto hacia el rival", manifestó que "ojalá se reconcilien, porque Sergio Ramos es parte de esta casa y es una pena que estén divididos. Es una locura la división que existe". Discurso pacificador, aunque lo que le ocupa al estratega es un partido que puede marcar la temporada de su equipo. ¿Puede soñar con ganar el título de Liga? Pues los números confirman por ahora esta teoría. Un triunfo colocaría al equipo andaluz a un solo punto del actual líder —el equipo de Zidane tiene pendiente el partido ante el Valencia por la disputa del Mundial de Clubes— y con una segunda vuelta por delante para pelear por tan ambicioso objetivo.

En la misma línea que Sampaoli, Zidane apaciguó el ambiente cuando se le preguntó por el episodio del pasado jueves. "Nosotros y el Sevilla hemos pedido máximo respeto a los protagonistas del balón. El asunto lo damos por acabado y solo pensamos en disputar un gran encuentro de fútbol", afirmó, ensalzando la figura de su jugador al subrayar que "es nuestro capitán y un ejemplo para todos. Seguramente es el futbolista español más emblemático". Solo le interesa, como a su colega, lo que pase en el terreno de juego. Tiene claro que un triunfo tendría mucho peso en la lucha por ganar el título, y por ello esta vez no reserva a nadie; Cristiano Ronaldo y Modric, ausentes en la Copa, tienen ahora plaza fija en el once titular. Igual actúa el entrenador sevillista, que ha citado a Mariano, N'Zonzi y Franco Vázquez, a los que dio descanso en la cita copera, sin olvidar que Vitolo, suplente entonces, recupera su sitio en el once.

Alineaciones probables

Sevilla: Sergio Rico; Nico Pareja, Mercado, Rami; Mariano, N'Zonzi, Nasri, Escudero; Franco Vázquez, Ben Yedder y Vitolo.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric; Lucas Vázquez, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Árbitro: Hernández Hernández (Colegio Las Palmas).

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán.

Hora: 20.45.

El gesto encendió todavía más un fondo del estadio Sánchez Pizjuán. Sergio Ramos explotó tras marcar, harto de escuchar todo tipo de insultos de su gente. Porque así considera a la afición del equipo sevillano. Allí, en casa, se hizo hombre y futbolista, y por ello sufre cada vez que vuelve al lugar donde empezó todo. Una parte de la masa social no le perdona su decisión de fichar por el Real Madrid cuando solo tenía 19 años. Del Nido, entonces presidente del club, le hizo mucho daño cuando filtraba esto y aquello para maquillar la realidad de la operación. Fue un traspaso en toda regla, mientras el mandatario deslizaba que fue el jugador el que hizo todo lo posible para abandonar el barco. Y aquel episodio no lo perdona el ahora capitán madridista. Tras lo sucedido en el partido de Copa, toca nueva visita en La Liga Santander, con un ambiente muy cargado alrededor de la figura del central de Camas.

Sergio Ramos José María del Nido
El redactor recomienda