Simeone le deja claro a Gil Marín que está muy encima de la nueva planificación
  1. Deportes
  2. Fútbol
REUNIÓN DE LA DIRECCIÓN DEPORTIVA Y EL TÉCNICO

Simeone le deja claro a Gil Marín que está muy encima de la nueva planificación

Ayer tuvo lugar la cumbre de la dirección deportiva del Atlético. El técnico entró a esta reunión con una posición mucho más reforzada que en las anteriores

Foto: El ténico del Atlético, Diego Simeone, y su jefe Miguel Ángel Gil Marín, en la visita a la Peineta el pasado febrero.
El ténico del Atlético, Diego Simeone, y su jefe Miguel Ángel Gil Marín, en la visita a la Peineta el pasado febrero.

Este lunes tuvo lugar la cumbre de la dirección deportiva del Atlético de Madrid, con la presencia del Consejero Delegado y máximo accionista, Miguel Ángel Gil Marín, además del técnico del equipo, Diego Pablo Simeone.

El argentino entró a esta reunión con una posición mucho más reforzada que en las anteriores. El peso que ha ido ganando en el club gracias a su incontestable éxito en el banquillo se refleja en que quiera tener cada vez más voz y, sobre todo, un voto más vinculante en las decisiones cruciales que se tomarán para confeccionar la próxima plantilla.

Simeone, buen conocedor del percal, ha conseguido encajar a la perfección en un club que hasta su regreso había dado tumbos demasiado a menudo. Convirtió una amalgama de buenos jugadores en un grupo unido y ganador, y durante todo ese proceso solo pidió una cosa desde el primer día: que se le respetase la lista de jugadores intocables para él. La salida de Falcao, al igual que la posible ahora de Diego Costa, son vistas por el Cholo como necesarias más que le pesen, y así acata unas bajas así. Pero el núcleo de futbolistas en los que ha basado sus éxitos ha estado protegido siempre. Las renovaciones de todos ellos es la muestra de que el club ha respondido a las peticiones de su entrenador.

Ahora Simeone quiere estar más encima si cabe del trabajo de Caminero y Berta. “Con ellos tengo que ver los chicos que saldrán y los que vendrán”, admitía el entrenador en la rueda de prensa posterior a la derrota de Lisboa. Y se ve con el derecho de controlar aún más estos movimientos. Porque no se le escapa que su idea fija de mejorar siempre le llevará a querer aumentar las prestaciones de la plantilla. Las ataduras económicas son las que son, y no pueden competir con los clubes más grandes de Europa. Pero, eso sí, han conseguido que los grandes jugadores comiencen a ver al Atlético como un destino probable. Uno más entre la lista de equipos con peso en Champions.

Costa deshoja la margarita

De hecho, el título de Liga y el subcampeonato europeo han hecho incluso que los dos hombres importantes que más lejos están de seguir estén replanteándose todo en estos momentos. El dinero parece que no lo es todo. Ya anunciamos aquí que varios miembros del equipo renunciaron a mejores ofertas por seguir en un grupo que consideran difícil de repetir en cualquier otro lado. Gestos que fueron agradecidos por el propio Gil Marín en presencia de todo el grupo. Y esa sensación es la que podría estar viviendo Diego Costa.

Según anunció la Cope la semana pasada, el delantero estaría arrepentido de haber firmado el acuerdo con el Chelsea del que informó en exclusiva El Confidencial. El problema es que romper el precontrato conlleva penalización. Gil Marín planea un nuevo aumento salarial para tratar de convencer al jugador de que siga, puesto que su marcha se daría previo pago de la cláusula de rescisión. Pero a día de hoy, ninguna de las opciones está del todo clara. Courtois tiene mucho más difícil repetir cesión pese a que le gustaría seguir en Madrid. Mourinho le quiere a su lado y el contrato en vigor que le une al club de Londres le separa totalmente del equipo que le ha lanzado al estrellato internacional.

Otros nombres propios habrán estado sobre la mesa en la reunión de este lunes. Las salidas de Diego Ribas o el Cebolla Rodríguez parecen las más probables, junto con las de otros nombres como el de Insúa. En cuanto a David Villa, que firmó un contrato renovable año a año, aún hay que decidir su futuro entre ambas partes. Y José Sosa es del agrado del técnico pero no se descarta su marcha. Las ventas para recaudar dinero también serán necesarias un año más en el Atlético. Miranda sigue sonando con fuerza para el Barcelona.

Nombres propios que irán protagonizando las próximas semanas de la información atlética. Simeone lleva tiempo planificando el nuevo curso. Y empezó a pensar exclusivamente en él en el mismo momento que recogió la medalla de segundo de la Champions. A grandes rasgos, su plantilla seguirá parecida, y espera que se acierte en el cambio de cromos del verano para seguir siendo cada vez más competitivos y que no se quede todo lo conseguido en flor de un día.

Miguel Ángel Gil Marín Diego Costa Diego Simeone
El redactor recomienda