El ocaso de Jackson Martínez: tampoco dejará huella en China
  1. Deportes
  2. Fútbol
listo para abandonar el Guangzhou evergrande

El ocaso de Jackson Martínez: tampoco dejará huella en China

El Atlético hizo el negocio del siglo al colocar al goleador en el Guangzhou Evergrande. Seis meses después está a un paso de regresar a Europa. Tampoco deja huella en China

Foto: Jackson Martínez tiene las maletas listas para abandonar el fútbol chino (Reuters)
Jackson Martínez tiene las maletas listas para abandonar el fútbol chino (Reuters)

No era el elegido, pero su nombre apareció en escena cuando se desvanecieron los principales objetivos. El colaborador del agente de Jackson Martínez puso sobre la mesa el nombre del atacante colombiano y los ejecutivos del todopoderoso Guangzhou Evergrande -vigente campeón de la Champions de Asia- activaron la operación. En el Atlético de Madrid la acogieron con los brazos abiertos. El Cholo Simeone ya había perdido la paciencia con el jugador y en cuanto los chinos pusieron una pila de millones sobre la mesa, el negocio quedó cerrado en un abrir y cerrar de ojos. Jackson se fue sin dejar huella en el Vicente Calderón, el drama para él es que en el lejano oriente ha seguido su declive. Imparable. Las voces críticas se han alzado y su paso por la Superliga de China, parece, toca a su fin. Muy pocos se acordarán de él en aquellas lejanas tierras.

El mercado de fichajes está abierto en China hasta este próximo viernes. Los millonarios propietarios de diferentes clubes pujan por un puñado de estrellas, mientras las horas de Jackson en la Superliga tocan a su fin. Su agente, Henrique Pompeo, ya lo ha dejado muy claro al afirmar que su cliente “está muy agradecido al Guangzhou Evergrande, pero quiere regresar a Europa”. Italia aparece en el horizonte, con los dos clubes de Milán en primera línea. El atacante sudamericano, fichado por unos 42 millones de euros, ha firmado una gris etapa desde que en enero dejara el Atlético de Madrid. Los delanteros del equipo han rendido a plena satisfacción en los últimos tiempos -incluido uno que apuntaba a suplente- y por ello nadie le echará de menos.

Una dupla solvente

Sus primeras semanas en Guangzhou ya fueron movidas. Los goles no llegaban y la crítica -de medios y aficionados- alzaba la voz. A finales de marzo mostró su olfato goleador, sumando hasta tres goles en un corto espacio de tiempo que auguraban su resurrección. Pero cayó lesionado y ya nada más se supo de él. El 15 de abril se resentía de una lesión en un tobillo y hace unos días ya estaba listo para la acción. Pero la realidad es que nadie le echó de menos en ese largo espacio de tiempo, empezando por Luiz Felipe Scolari. El equipo entrenado por el veterano brasileño metió la directa y es líder de la liga con una clara ventaja sobre el segundo. Apunta a que volverá a proclamarse campeón de liga -ha ganado las últimas 5 ediciones- sin muchas dificultades y sin que nadie haya llorado la ausencia de Jackson.

Cuando cayó lesionado, cierta inquietud se manifestó en el interior del millonario club. Pero fueron pasando las jornadas, el equipo fue ganando partidos en la misma medida que iba distanciando a sus perseguidores y Jackson Martínez cayó en el olvido. Los brasileños Ricardo Goulart y Alan -este último con vitola de suplente al iniciarse la temporada en marzo- empezaron a sumar goles de manera constante y nadie echó en falta al ex delantero rojiblanco. Con 11 y 9 dianas, respectivamente -Demba Ba encabeza la clasicación con 14-, los atacantes tranquilizaron a Scolari, que no sufrirá mucho si el colombiano abandona el club. Las críticas se han mantenido activas en los últimos tiempos, pero la buena marcha del equipo ha acallado a aquellos que más censuraban con acritud el pobre rendimiento que ha ofrecido mientras su físico estuvo a punto.

Sigue el estado de locura

"Es un jugador decisivo", dijo Scolari de Jackson cuando el Evergrande confirmó el millonario negocio a principios del pasado mes de febrero. Meses después, aquellas palabras suenan huecas tras las prestaciones ofrecidas por el otrora goleador. Cuando el equipo no superó la fase de grupos de la Champions de Asia, una absoluta sorpresa y decepción, se encendieron las luces de alarma, pero en la competición doméstica no ha encontrado rival, lo que ha apaciguado los ánimos de propietarios y afición. Milan e Inter aparecen en escena para acoger al delantero. Silvio Berlusconi negocia con Alibaba Group -uno de los dueños del Guangzhou Evergrande- la venta de histórico club italiano, mientras el vecino está a la espera de decidir qué hacer con su goleador Icardi.

La de Jackson, de confirmarse como parece, será una salida de la que no se hablará mucho tras los últimos movimientos del loco fútbol chino. Como sucedió hace meses, con vistas a la temporada que comenzó en marzo, en esta nueva ventana los poderosos propietarios se han lanzado a tratar de cerrar operaciones de gran calado económico. Ya han aterrizado en China a golpe de talonario jugadores como Hulk -Shanghái SIPG- o Grazziano Pellè -cobrará 16 millones por temporada en el Shandong Luneng-, mientras a la carrera se agilizan otras gestiones de gran repercusión. Kanté, Higuaín... Los dueños de los clubes ya apuntan sin miedo a lo mejor que ofrece el mercado, aunque al final la respuesta sea negativa. Antes de que se cierre el mercado, alguna otra bomba se activará a golpe de talonario...

Guangzhou Evergrande
El redactor recomienda