Con Rubiales y Luis Enrique a la gresca, un suplente tiene que salir a dar la cara
  1. Deportes
  2. Fútbol
AZPILICUETA, UN LÍDER EN EL BANQUILLO

Con Rubiales y Luis Enrique a la gresca, un suplente tiene que salir a dar la cara

Crece la tensión en la Selección española ante el partido "a vida o muerte" contra Eslovaquia, como lo define el defensa navarro, uno de los pocos jugadores con capacidad de liderazgo

placeholder Foto: César Azpilicueta, en la rueda de prensa. (EFE)
César Azpilicueta, en la rueda de prensa. (EFE)

Una de las principales críticas que está recibiendo la Selección de Luis Enrique es la falta de liderazgo. Con el ambiente enrarecido tras los empates ante Suecia y Polonia, que han convertido el partido de este miércoles contra Eslovaquia en una auténtica final, la relación del seleccionador con el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) no solo ha saltado por los aires, sino que en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas se oyen ya tambores de guerra.

Al desbarajuste con la vacunación se han unido las quejas por el estado del césped de La Cartuja y dos resultados que ya han supuesto dejar de ingresar 1,5 millones de euros y poner en riesgo pasar a octavos. Sin duda la gran preocupación de un Rubiales que, tal y como revela la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid en el pleito de la RFEF con LaLiga sobre los partidos de los viernes y los lunes, "busca un beneficio económico", pues preveía ingresar 15 millones anuales.

Foto: Luis Enrique, durante el partido contra Polonia. (EFE)

Como escribió el experto en liderazgo John Maxwell, "el pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie y el líder arregla las velas". Es verdad que hasta ahora el equipo de Luis Enrique no ha dado muchos motivos para ser optimistas y pensar que el viento vaya a cambiar. De ahí quizá que haya tantas quejas y la Selección no ilusione. Además, faltan futbolistas con capacidad para pensar en arreglar las velas y uno de los pocos que hay es un suplente como César Azpilicueta. De momento, el capitán del Chelsea ejerce su liderazgo desde el banquillo, aunque también lo hace en la sala de prensa.

Curiosamente, en octubre de 2014, cuando España perdió 2-1 en la única derrota en los seis encuentros precedentes que hay contra Eslovaquia, el navarro también fue uno de los pocos jugadores que dieron la cara. Era el primer partido de clasificación que perdía la Selección desde 2006 y Vicente del Bosque alineó un once formado por Casillas, Juanfran, Piqué, Albiol, Jordi Alba, Busquets, Koke, Iniesta, Cesc, Silva y Diego Costa. Entre los convocados estaba Azpilicueta, quien, a pesar de no jugar ningún minuto, se prestó a dar explicaciones. "Somos componentes de la Selección, está claro que aquí estamos todos en el mismo barco y por supuesto que a nadie nos gusta perder", aseguró el de Zizur Mayor al ser preguntado por la ausencia de jugadores de más peso que él.

placeholder César Azpilicueta, con la Copa de Europa ganada con el Chelsea. (Reuters)
César Azpilicueta, con la Copa de Europa ganada con el Chelsea. (Reuters)

Capitán del campeón de Europa

Ahora, seis años y medio después, César es un futbolista mucho más maduro, aunque de nuevo sin un protagonismo en la Selección, aunque quién sabe si este miércoles Luis Enrique se lo dará ante Eslovaquia, "un partido a vida o muerte", como lo definió él. Esta es la segunda vez que el navarro comparece ante la prensa en lo que llevamos de Eurocopa, pues ya lo hizo poco antes de empezar el torneo junto al propio seleccionador. "Ojalá seamos campeones de Europa con la Selección. Tengo esa espinita clavada de hacer un buen torneo con España y no es fácil, está claro, pero es un reto muy bonito", comentó el reciente campeón de Europa con el Chelsea.

Ya entonces, el defensor navarro dejó claro al ser preguntado sobre la ausencia de Ramos que "el liderazgo de Sergio es evidente, pero el resto de capitanes tenemos que asumir la responsabilidad". Claro que a César le gustaría poder hacerlo desde el terreno de juego y no desde el banquillo y la sala de prensa. "He acudido a dos Eurocopas, a una Copa Confederaciones y a unos Juegos, pero no he podido mostrar ese nivel que pretendía. Ahora es una nueva oportunidad", comentó.

Foto: Rubiales, junto a Luis Enrique y Molina, en La Cartuja. (EFE)

Como él mismo confiesa, han sido muchos años pendiente de las convocatorias, "pero no se daba y, por tanto, solo podía trabajar con mi club". De vuelta a la Selección, el siguiente paso es jugar. Luis Enrique le ha llamado en principio como lateral derecho, aunque paradójicamente ese puesto lo está ocupando Marcos Llorente. "Yo me intento adaptar a lo que el míster quiera y estoy completamente disponible", comenta Azpilicueta, para añadir que "es cierto que en los últimos meses he jugado como central derecho o como lateral derecho, pero antes también he jugado de lateral izquierdo".

Con una actitud encomiable —"me toca aportar desde el banquillo, Marcos [Llorente] es un portento y voy a apoyarle a tope"—, el navarro también demostró personalidad al afrontar el debate que se ha abierto en torno a la Selección y del que ya se hace responsable a Luis Enrique. "Somos los primeros que queremos acercarnos a los aficionados para firmar y hacernos fotos, pero desgraciadamente con la situación del covid no lo podemos hacer", comentó sobre esta polémica. "Yo he ganado una Champions League y no he podido celebrarlo con mi afición", añadió el navarro con firmeza. Sí, justo lo que le falta a esta Selección, en la que mientras Rubiales ya está a la gresca con su quinto seleccionador, un suplente tiene que salir a dar la cara. A César lo que es de César...

César Azpilicueta Eslovaquia Luis Enrique
El redactor recomienda