Luis Enrique, en la cuerda floja por los malos resultados y sus críticas al césped de La Cartuja
  1. Deportes
  2. Fútbol
"EN LA FEDERACIÓN" YA SEÑALAN AL TÉCNICO

Luis Enrique, en la cuerda floja por los malos resultados y sus críticas al césped de La Cartuja

Al estilo Florentino en el Madrid, Rubiales manda un primer aviso al asturiano, a quien se responsabiliza de los dos empates y lo que ello conlleva para la economía de la RFEF

placeholder Foto: Luis Enrique, durante el partido contra Polonia. (EFE)
Luis Enrique, durante el partido contra Polonia. (EFE)

"Lo que hay que hacer es jugar mejor, marcar y ganar". Este concienzudo análisis sobre lo que la Selección española necesita para triunfar en la Eurocopa muy bien podría llevar la firma de José Antonio Camacho, quien durante la transmisión del España-Polonia en Mediaset llegó a decir que "los polacos se mueven hacia donde está el balón, hay que jugar hacia el otro lado..." o "Morata también está para fallar goles".

Pero, no, lo preocupante es que el autor de la mencionada perogrullada fue el mismísimo Luis Enrique en la sala de prensa del Estadio de La Cartuja, el campo elegido por su presidente para sustituir a San Mamés, por más que el aprendiz de Florentino Pérez quiera echarle el muerto a la Junta de Andalucía, al tiempo que filtra el malestar "en la federación" contra el técnico asturiano precisamente por cuestionar el estado del césped. Ya puestos, al asturiano también se le culpa de un presunto desapego de la afición con la Selección, aunque, como informó Onda Cero, lo que más preocupa es el dinero que se está dejando de ingresar y la catástrofe que sería no pasar a octavos para una Federación Española de Fútbol (RFEF) en números rojos.

Foto: Rubiales, junto a Luis Enrique y Molina, en La Cartuja. (EFE)

Tras el 0-0 ante Suecia y el 1-1 ante Polonia, España está obligada a ganar este miércoles a Eslovaquia, sí, en Sevilla, a las 18:00 en pleno mes de junio. Aunque ello no le garantiza hacerlo como primera de grupo, mientras que un tercer empate la dejaría a expensas de que Suecia ganara a los polacos para pasar como uno de los cuatro mejores terceros. Según el seleccionador español, "yo esperaba tener seis puntos ahora mismo y cero goles recibidos", para añadir que "seguro que todos esperábamos eso".

Bueno, eso es lo que se supone que podía esperarse e incluso exigir de un equipo que, además de su mayor potencial futbolístico, juega como local, aunque con el enemigo en casa... Y es que la elección de la ciudad (con el equipo concentrado en Madrid), pero sobre todo del campo (La Cartuja, teniendo el Pizjuán o el Villamarín), ha sido como pegarse un tiro en el pie. "Hay que venir a Sevilla a intentar ganar. Si no ganamos, estaremos fuera", dijo un cariacontecido Luis Enrique, aunque al mismo tiempo intentó vender optimismo y recordó que "aún podemos ser primeros". Lo dicho, al más puro estilo Camacho...

La odiosa comparación con Lopetegui

Lo cierto es que con el de Polonia, el asturiano suma ya 20 partidos al frente de la Selección, sumando los de su primera etapa, en los que estuvo seis, y la segunda, en la que lleva 14. En total, los mismos mientras ocupó el cargo de su antecesor, Julen Lopetegui, pues sabido es que tanto Fernando Hierro como Robert Moreno y no digamos ya Luis de la Fuente fueron seleccionadores circunstanciales en una federación en la que todo lo es. Y los números hablan por sí solos, pues mientras el guipuzcoano se mantuvo invicto, con 14 victorias y seis empates, 61 goles a favor y 12 en contra, Luis Enrique ha sufrido tres derrotas, además de ocho empates.

placeholder Julen Lopetegui, en un entrenamiento previo al Mundial de Rusia. (EFE)
Julen Lopetegui, en un entrenamiento previo al Mundial de Rusia. (EFE)

Completan las cifras de Lucho nueve victorias, con un total de 39 goles a favor y 16 en contra. Claro que de los marcados, 12 fueron en tan solo dos partidos, en los 6-0 a Croacia y Alemania. De ahí que en los otros 18, con 27 goles, la media sea de 1,5 por partido, muy lejos de los 3,5 del equipo de Lopetegui. Además, cabe recordar que el ahora entrenador del Sevilla FC heredó el banquillo de Vicente del Bosque, quien llevó a España a ganar el Mundial 2010 y repitió en la Eurocopa 2012, si bien no fue capaz de liderar una transición que tampoco era fácil. De ahí el mal papel en el Mundial 2014 disputado en Brasil y la Eurocopa 2016 de Francia.

Si hubo un momento delicado para hacerse cargo de la Selección, fue el que le tocó a Lopetegui, quien afrontó abiertamente que le tocaba hacer una renovación lenta, pero segura, con una media de 2,4 puntos por partido por los 1,7 de un Luis Enrique que, no en vano, aseguró que en su mente "no estaba una reestructuración, pensaba en los jugadores que se adaptaban a mi idea". Pues bien, de esos 14 partidos que ha dirigido en su segunda etapa con sus ideas, ocho han terminado en empate. Entre ellos, los dos de la primera fase de la Eurocopa y el amistoso previo contra Portugal en Madrid. "Estamos haciendo lo que nos pide el míster", dijo el capitán, Jordi Alba, con quien el técnico tuvo sus más y sus menos en el Barcelona, y de hecho le costó llevarle a la Selección.

Como quiera que sustituyó a Del Bosque tras la Eurocopa 2016 y fue destituido por un pirómano a dos días de empezar el Mundial 2018, Lopetegui no pudo dirigir la Selección en ninguna fase final. Luis Enrique ha tenido más fortuna. Si su España domina el balón, que no siempre el juego, es porque sus rivales se dejan dominar, de ahí que decir que lo único que falta es finalizar las jugadas no solo no es verdad, sino que es engañarse. De hecho, las ocasiones falladas por los delanteros españoles no han sido más claras que las que tuvieron los delanteros suecos o polacos. En resumen, que a la Selección de Luis Enrique le falta mejorar la definición, fase previa a la finalización, pues durante muchos minutos su posesión es baldía.

placeholder Luis Rubiales y Luis Enrique. (EFE)
Luis Rubiales y Luis Enrique. (EFE)

El adjunto 'critica' Sevilla y La Cartuja

Los dos empates le han pasado factura, pero aún más sus críticas al estado del terreno de juego. Lo sorprendente es que Albert Luque, el flamante adjunto a la presidencia de la RFEF, tampoco tuvo ningún reparo en volver a echar la culpa al empedrado e hizo referencia al mal estado del césped de La Cartuja, además de al calor de la capital andaluza. "No es fácil encontrar huecos en un campo que está seco, estamos en Sevilla, es difícil darle ritmo de balón a este juego", comentó.

Quizá su intención era intentar hacer ver que la decisión no fue del presidente al que está adjuntado. "En la federación, nadie se plantea quedarse fuera y no va a ocurrir, España va a pasar a octavos", aseguró Luque en un papel para el que aún está muy verde. Y es que poca confianza inspira alguien que dice: "Yo creo que en dos partidos nos han metido un gol". Efectivamente, uno. Exactamente los mismos que ha marcado España.

Foto: Julen Lopetegui, con Florentino Pérez, en su presentación como entrenador del Real Madrid. (EFE) Opinión

Como si el fenómeno Camacho fuera contagioso, según Luis Enrique, "para tranquilizar y ser positivos está la prensa". Esto lo dijo el asturiano al ser preguntado por si teme que la afición dé la espalda a la Selección tras los fiascos ante Suecia y Polonia, curiosamente algo de lo que se le quiere responsabilizar "desde la federación", y a la espera de lo que sucede el próximo miércoles contra Eslovaquia. "A lo mejor no nos conviene quedar primeros, porque nos puede tocar Alemania o Francia", dijo el intrépido Camacho. Sí, el mismo que comentó que "ellos van a hacer daño saliendo rápido, aunque arriba no tienen gente rápida". Aunque peor que lo que se dice es lo que se hace. Como llevarte España a jugar a Sevilla con calor y en un campo como La Cartuja con el peor césped de la Eurocopa.

Luis Enrique Julen Lopetegui Fernando Hierro Vicente del Bosque Polonia Eslovaquia Jordi Alba
El redactor recomienda