en cuartos tras ganar a irlanda del norte

Bale y Gales siguen 'on fire'

En una jornada de fiesta británica en París, Gales se impuso por la mínima a Irlanda del Norte para clasificarse para los cuartos de final de la Eurocopa de Francia

Foto: Bale celebra con aficionados de Gales el gol que acabó siendo definitivo (Reuters)
Bale celebra con aficionados de Gales el gol que acabó siendo definitivo (Reuters)

El día fue de fiesta de principio a fin, pero sólo una podía acabar una jornada inolvidable con la sonrisa pintada en la cara. La elegida fue la Gales de Gareth Bale, que por la mínima se impuso a su vecina, una Irlanda del Norte inferior que poco pudo hacer ante una escuadra superior. El fútbol que hicieron una y otra selección no fue para enamorar, pero sí la jornada que dibujaron en París. Un ejemplo a seguir por muchos. Dos aficiones hermanadas que disfrutaron de un día de celebración. Una Eurocopa tiene estas cosas.

"Esto no se queda aquí", avisó un radiante Bale tras el encuentro, destacando que "sabíamos que el partido contra Irlanda del Norte iba a ser muy difícil, porque ellos nos iban a dejar pocos espacios. Sabíamos que nos iban a dejar el balón y que en algún momento podíamos tener una acción de calidad". El seleccionador galés exigió a sus jugadores que tras el descanso imprimieran más velocidad al juego, lo que acabó siendo determinante. "Al final hemos conseguido marcar y eso es lo que cuenta", expresó el futbolista blanco.

El fútbol era el protagonista principal, pero una vez más todo lo que rodea al ingrediente fundamental fue digno de mención. Un día de deportividad entre las dos aficiones británicas que dieron un ejemplo de comportamiento y civismo antes, durante y después del partido. Mucha cerveza, cánticos, jolgorio... Antes de que el personal ingresara en el estadio, se pudo ver a aficionados irlandeses y galeses cantando al unísono uno de los 'hits' de esta Eurocopa, el ya legendario 'Will Grigg is on fire', en homenaje al jugador de Irlanda del Norte que no ha debutado en esta Eurocopa pero que ha sido protagonista estelar gracias a los seguidores verdes. Hasta Eric Cantona se desmelenó cantando la versión irlandesa del clásico 'Freed from desire' de la italiana Gala.

Bale y Gales siguen 'on fire'

Will pasará a la historia

Will se marcha de este torneo sin disputar un solo minuto, pero seguro que habrá un antes y un después para este atacante de 24 años. Esta Eurocopa le ha puesto en el mapa, pasando de desconocido, o casi, a ser uno de los tipos más queridos en todos los rincones. Se marcha del certamen sin sumar un solo minuto, pero pasando a la historia como uno de los personajes más entrañables del torneo que se disputa en Francia. Ante Gales, como en la primera fase, se quedó inédito, pero el atacante del Wigan será recordado durante largo tiempo.

El encuentro en sí no dio para mucho. Previsible lo que sucedió. Poco juego y mucha intensidad. Dos selecciones que lo dieron todo de principio a fin. Gales se llevó el partido porque dispone de mejores jugadores y en el segundo acto, cuando dio un paso adelante, sentenció a su rival. Con fortuna, eso sí, pero también con justicia. El equipo de Bale no apareció como se esperaba en el primer acto, mientras Irlanda del Norte supo mantener a raya a los de camiseta roja. La fiesta en la grada seguía siendo absoluta, aunque el buen fútbol brillara por su ausencia.

La espectacular afición de Irlanda del Norte deja huella en esta Eurocopa (EFE)
La espectacular afición de Irlanda del Norte deja huella en esta Eurocopa (EFE)

La fiesta de los niños

Tras el descanso, Gales se arremangó. Ramsey -su mejor jugador- se multiplicó mientras Bale, la indiscutible figura, aparecía por diferentes lugares. Su rol de estrella es absoluta y cuando juega con su selección se convierte en una especie de futbolista total. Aparecía por el centro, por un costado, bajaba al centro del campo para activar algún ataque... Lo que hiciera falta. Y de tanto insistir llegó el gol. El jugador del Real Madrid filtró desde la izquierda un centro cargado de mala intención y McAuley, al intentar achicar el balón, lo único que consiguió fue colocarlo en el fondo de su propia portería.

Gales y Bale siguen haciendo historia. Primera participación del país en una gran cita y ya se ha colocado en cuartos de final. Algo que pocos podían prever. El futbolista del Real Madrid era la viva estampa de la felicidad tras el partido, celebrando con su hija -junto a hijos de otros compañeros- en el mismo terreno de juego el hito alcanzado. La pequeña se lo pasó igual de bien que su padre, jugando con un balón y hasta marcando goles en una portería, mientras muchos aficionados jaleaban a su gran estrella y los goles de los niños y niñas.

Ficha técnica:

1 - Gales: Hennessey; Chester, A. Williams, Davies; Gunter, Allen, Ledley (Williams, m.63), Ramsey, Taylor; Bale, Vokes (Robson-Kanu, m.55).

0 - Irlanda del Norte: McGovern; Hughes, McAuley (Magennis, m.84), Cathcart, J. Evans; Ward (Washington, m.70), Davis, C. Eans, Norwood (McGinn, m.79), Dallas; Lafferty.

Gol: 1-0, m.75: McAuley (pp).

Arbitro: Martin Atkinson (ING), amonestó a los galeses Taylor y Ramsey y a los norirlandeses Dallas y Davis.

Incidencias: Partido de octavos de final de la Eurocopa disputado en el Parque de los Príncipes de París ante unos 48.000 espectadores.

Eurocopa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios