duro revolcón en alemania (4-0)

Naufragio del Atlético en Dortmund: la peor derrota de la era Simeone

Se cayó el Atlético de Madrid ante un Borussia Dortmund que anuló todas las virtudes del equipo rojiblanco. Simeone se lleva su peor derrota desde que está en el banquillo

Foto: Guerreiro marcó dos de los cuatro goles del Borussia Dortmund al Atlético de Madrid. (EFE)
Guerreiro marcó dos de los cuatro goles del Borussia Dortmund al Atlético de Madrid. (EFE)

El Atlético de Madrid colapsó como nunca lo había hecho en un partido desde que el Cholo Simeone es su entrenador. Perdió por 4-0 ante el Borussia Dortmund en la tercera jornada de la fase de grupos de la Champions League, en un partido en el que falló en todo lo que mejor domina: el juego en las áreas. No marcó y encajó muchos goles en varios errores inusuales e impropios en un equipo que destaca por ser uno de los mejores (si no el mejor) en evitarlos. Lo extraño del resultado se resume en un dato: es la peor derrota del equipo rojiblanco desde la llegada de Simeone hace casi ocho años: 391 partidos.

Cuatro goles en contra son muchos para cualquier equipo, pero al Atlético, acostumbrado a dejar su portería a cero más que cualquier otro, le parecen muchos más. De todas sus virtudes, quizá la más importante sea su solidez. Pocas defensas más fiables que la del Atlético, un equipo que no destaca por su quehacer en el centro del campo, pero sí en los dos extremos del campo. En el área contraria, por su capacidad para castigar al máximo los errores de los rivales, y en la propia, por estrujar al contrario. Nada de eso demostró en el Signal Iduna Park.

El resultado confirma que fue una noche muy extraña para el Atlético. No es difícil imaginar un partido con el mismo desarrollo y un marcador muy diferente. Podría haber marcado en los primeros 20 minutos, en los que dominó el partido, con Diego Costa repartiendo juego de espaldas a la portería (eso lo está haciendo de lujo esta temporada, lo de marcar goles no) y Griezmann llegando por detrás. También pudo hacerlo en los primeros 20 minutos del segundo tiempo, ya con 1-0 tras el gol de Witsel antes del descanso, pero los tres disparos de Saúl no entraron: uno se fue fuera, el otro al larguero y el tercero lo detuvo Burki.

El problema es que pasado el ecuador de cada parte, el Atlético empeoró. En la primera le entregó el mando del partido al Dortmund, que encontró el gol gracias a un disparo que rebotó en Lucas Hernández y superó a Oblak. Y en la segunda permitió que el equipo alemán explotara su mejor virtud, el contragolpe. El segundo y el tercer gol del Borussia Dortmund llegaron por la banda izquierda, donde defendía Juanfran y atacaba Achraf, lateral derecho cedido por el Real Madrid que está jugando por la izquierda. "Me encantó el Borussia. Con transiciones rápidas y sin tenencia inútil de la pelota. Un juego y un fútbol muy bonito de ver", declaró Simeone. Al argentino le habría gustado que los suyos fueran los de amarillo, y no solo por el resultado.

Simeone, durante el Borussia Dortmund-Atlético de Madrid. (EFE)
Simeone, durante el Borussia Dortmund-Atlético de Madrid. (EFE)

Achraf realizó un gran partido, con mucha presencia en ataque. Dejó en evidencia a Juanfran y asistió en los tres primeros goles. El pase a Witsel fue menos decisivo, pero a Guerreiro y a Sancho les regaló medio gol. Al primero le puso un pase hacia atrás tras llegar a la línea de fondo y al segundo, tras arrancar desde el centro del campo, le cedió el balón para marcar a placer (la posición del inglés era, cuando menos, dudosa). El cuarto llegó en el minuto 89, después de que Filipe Luis se equivocara y diera un pase al centro que acabó en los pies de Guerreiro. El portugués batió a Oblak, que no pudo hacer nada en ningún gol. Hasta en eso fue raro el partido del Atlético.

El 4-0 fue un castigo muy duro para un Atlético que no perdió la cara al partido hasta que se produjo el naufragio en el último cuarto de hora. Pero no era el día. En la segunda parte, Simeone metió a Rodri por Thomas y el equipo fue otro, como ha pasado cada vez que ha jugado esta temporada. Con Rodri, el Atleti juega mejor. Su entrada dio libertad a Koke y permitió a Saúl adelantarse. Sus tres tiros fueron lo mejor de su equipo en todo el partido. Pero en el minuto 70, el Cholo lo sustituyó por Correa. Quizá Lemar había hecho más (o menos) para no seguir, pero la decisión fue esa.

Correa creó peligro, pero el Atleti perdió control. Y acabó perdiendo los nervios con dos acciones feas del argentino y Diego Costa por las que vieron la tarjeta amarilla. Una derrota que duele y sobre la que habrá que reflexionar seriamente, pero que tal y como está el grupo tampoco es una catástrofe.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios