goles de correa y ben yedder

El Sevilla saca un punto de oro en un partido en el que le costó encontrar la brújula

Los Berizzo, que terminó expulsado, pecaron de exceso de revoluciones y las continuas pérdidas de balón pudieron causarle más pena ante un Liverpool convertido en locomotora

Foto: Correa hizo el segundo y definitivo para el Sevilla. (Reuters)
Correa hizo el segundo y definitivo para el Sevilla. (Reuters)

De la pesadilla al sueño idílico en Anfield. Así fue el partido del Sevilla en la Champions League ante el Liverpool (2-2). Fue a tirones un equipo sevillista que, por momentos, se vio muy sobrepasado por el equipo inglés, pero que, en ocasiones, encontró las buenas sensaciones que vaticinó su entrenador. Pecó de exceso de revoluciones el equipo de Berizzo, algo que también se tradujo en su expulsión. El Sevilla no se sintió cómodo con el balón hasta el último cuarto de hora del encuentro, cuando a los 'reds' se les vino encima el esfuerzo de todo el encuentro.

Empezó bien el conjunto hispalense. Ben Yedder envió el balón a la red cuando los aficionados aún no se habían sentado en sus respectivas butacas. Fue en una bonita circulación del balón de los rojiblancos que terminó con el cuero en poder de Escudero. El vallisoletano le cedió el balón al francés con regalo incluido de la defensa inglesa. Dejan Lovren no llegó al esférico por centímetros y propicio su paseo a merced hasta el segundo palo. Anfield enmudeció sin esperar la decadencia de su rival.

Pizarro y N'zonzi formaron pareja de pivotes en la medular del terreno de juego, pero ni supieron achicar con solvencia, ni lograron conectar con fluidez con Banega. Un problema añadido a la fuga roja que estaba materializando el equipo de Klopp por ambas bandas. La velocidad de Mané y Salah obligó a Correa y Navas ayudar en el trabajo defensivo. Un esquema ordenado en la pizarra, pero que se tradujo en descontrol y constantes pérdidas de balón sobre el tapete verde inglés. Situación que aprovecharon los locales, que al minuto diez del encuentro ya habían conseguido cuatro ocasiones claras de gol.

Berizzo fue expulsado. (Reuters)
Berizzo fue expulsado. (Reuters)

Firmino falló un penalti

Fue Mané el primero que avisó, aunque sin problemas para Sergio Rico, a quien la asfixiante presión rival no le dejó orientar la salida de balón. No se hizo esperar el gol del Liverpool, obra de Firmino​ tras asistencia del exsevillista Alberto Moreno. Fue ahí cuando el esquema visitante se derrumbó con un N'Zonzi que no logró atarse el balón a la bota. Una escasez de posesión que aprovechó el Liverpool con sus rápidas transiciones para materializar el segundo justo antes del descanso. El mismo francés se durmió en los laureles en la salida de un balón y Salah, que le robó el balón, probó y tuvo fortuna: el balón rebotó en Kjaer y terminó en la red.

El Sevilla no conseguía robar ni un balón dividido puesto que el portento físico que mostró el Liverpool fue arrollador. Lo aprovechó Alberto Moreno, que tuvo la última ocasión clara antes del descanso, para protagonizar la jugada del penalti. Pareja derribó a Mané y Firmino podía haber matado el partido si no fuese porque estrelló el balón contra el palo izquierdo de Rico desde los once metros. Con esas, y con Pizarro retirado por lesión, terminó la primera mitad.

Coutinho volvió a jugar en Anfield. (Reuters)
Coutinho volvió a jugar en Anfield. (Reuters)

Un punto de oro

Mucho tenían que cambiar las cosas en el Sevilla para conseguir sacar petróleo de Anfield. Y así sucedió. N'Zonzi parecía haber encontrado por fin la brújula para capitanear un barco sin referencia. Con él, y la entrada de Luis Muriel, el Sevilla recuperó sensaciones, ganando, ahora sí, los balones divididos que tantos sustos les dio en la primera mitad. A partir de ahí, el partido se convirtió en un tuya-mía constante que echó el frenó con la expulsión del entrenador sevillista, quien, por segunda vez en el partido, arrojó el balón a un lateral cuando un rival se disponía a sacar de banda.

Se durmió el sevilla tras la expulsión de su director de orquesta y de nuevo echó en falta la habilidad física y técnica para frenar las acometidas rojas. Klopp volvió a alinear a Coutinho, quien entró ovacionado por su afición, pero su equipo no volvería a ver puerta. Los momentos de incertidumbre de los de Nervión se volvieron a disipar. Como ave fénix. Una vez más, cuando más contra las cuerdas estaba el Sevilla, sacó pecho, logró sobreponerse y Correa, a pase de Muriel, hizo el empate definitivo para logar un punto que sabe oro en Anfield.

Ficha técnica

2 - Liverpool: Karius; Gómez, Matip, Lovren, Alberto Moreno; Emre Can (Coutinho, m.75), Henderson, Wijnaldum; Salah (Oxlade-Chamberlain, m.88), Firmino y Mané (Sturridge, m.83).

2 - Sevilla: Sergio Rico; Mercado, Kjaer, Nico Pareja, Escudero; N'Zonzi, Banega, Pizarro (Sarabia, m.45); Jesús Navas (Corchia, m.83), Ben Yedder (Muriel, m.69) y Correa.

Goles: 0-1, M.5: Ben Yedder. 1-1, M.21: Firmino. 2-1, M.37: Salah. 2-2, M.72: Correa.

Árbitro: Danny Makkelie (Holanda). Expulsó al técnico sevillista, Eduardo Berizzo (m.59), por retrasar un saque de banda del rival, y al inglés Joe Gómez por doble amarilla (m.63 y m.93). Además, amonestó al local Alberto Moreno (m.39) y a los visitantes Mercado (m.35), Banega (m.38) y Nico Pareja (m.42).

Incidencias: partido de la primera jornada del grupo E de la Liga de Campeones, disputado en Anfield ante unos 50.000 espectadores, entre ellos un millar de sevillistas. Césped en perfecto estado.

Champions

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios