Es noticia
Menú
Vilda supera a Mourinho: enfrenta a las futbolistas de Barça y Real Madrid... y a las del propio Madrid
  1. Deportes
  2. Fútbol
DIVISIÓN ENTRE LAS BLANCAS CON TORIL

Vilda supera a Mourinho: enfrenta a las futbolistas de Barça y Real Madrid... y a las del propio Madrid

Con 15 jugadoras 'amotinadas' y desde la RFEF y su club presionando a las madridistas para que no lo hagan, al seleccionador femenino le está saliendo la jugada peor que al portugués

Foto: Aitana Bonmatí e Irene Paredes celebran el 0-3 del Barça. (EFE/Sergio Pérez)
Aitana Bonmatí e Irene Paredes celebran el 0-3 del Barça. (EFE/Sergio Pérez)

El 17 de agosto de 2011, FC Barcelona y Real Madrid disputaron en el Camp Nou la vuelta de la Supercopa de España. Tras el 2-2 del Bernabéu, el equipo de Pep Guardiola ganó 3-2 y se llevó este trofeo que ahora se disputa en Arabia Saudí, para desgracia de los aficionados y enriquecimiento, entre otros, del ya exfutbolista Gerard Piqué. Lo más recordado de aquel partido fue ver a Mourinho metiendo el dedo en el ojo al difunto Tito Vilanova. "La imagen que dimos fue lamentable", ha reconocido años después Iker Casillas, quien considera que "ese pique fue demasiado intenso".

"A mi no me habían enseñado eso en el Madrid. Lo de intentar sacar del partido al otro era más propio de equipos chabacanos, pero nosotros no éramos así", explicó el portero en 'Colgar las alas', el documental que le dedicó Movistar. Una llamada de Casillas a los entonces capitanes del Barça, Puyol y Xavi, para limar asperezas, salvó la convivencia en la Selección, aunque a Iker le costó el puesto. A Mourinho no le gustó su llamada en son de paz. "En el Real Madrid tuvimos una mentalidad de guerra para superar la barrera psicológica que era el Barça", confesó el entrenador portugués, quien decidió sentar a Casillas al considerarle el 'topo' del vestuario.

Foto: Vilda y Rubiales se saludan efusivamente. (EFE/Alessandro Della Valle) Opinión

Sirva este triste episodio del fútbol español para intentar contextualizar y, por qué no, incluso comparar, con lo que el pasado domingo sucedió en el enfrentamiento de los equipos femeninos del FC Barcelona y el Real Madrid, que acabó con una nueva goleada de las azulgranas y en un ambiente tremendamente enrarecido. Así, la afición local, o al menos una parte que, como sucede con la Grada Fans del Bernabéu, el club tiene controlada, se corearon consignas como "no vais al Mundial", dedicadas a las jugadoras del Barça que se encuentran entre las 15 'amotinadas', a saber Sandra Paños, Mapi León, Aitana Bonmatí, Patri Guijarro, Mariona Caldentey y Claudia Pina, a quienes se puede sumar Irene Paredes, o "¡Vilda quédate!", en apoyo al seleccionador al que las azulgranas están enfrentadas.

El desencuentro de Misa con Aitana Bonmatí

Al término de este encuentro de la nueva Liga F que se disputó en el Estadio Alfredo di Stéfano, la guardameta del equipo blanco, Misa Rodríguez, acabó llorando. Y no solo por haber encajado cuatro goles a pesar de haber tenido una gran actuación, sino porque la azulgrana Aitana Bonmatí, autora del 0-3, le negó el saludo, cuando hace unos meses tenían una excelente relación. Y no solo entre ellas, sino entre todas las futbolistas de uno y otro equipo.

¿El motivo? Pues que, tal y como hemos informado en repetidas ocasiones en este diario, las jugadoras del Real Madrid que en un inicio apoyaron el motín en la Selección española, que empezó con una llamada al presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), fueron presionadas, tanto por el seleccionador y el jefe de integridad y seguridad de la RFEF, como por su propio club, para que desistieran, de ahí el lógico enfado del resto de sus compañeras que sí han seguido adelante.

"La verdad solo la sabemos las que estamos en el campo. ¿Evitar polémicas es dar la espalda? Basta de especulaciones y desinformación. Quedémonos con el resultado de hoy. Força Barça!", escribió Aitana en su cuenta de Twitter. "Esto sigue, orgullosa de ser madridista, de los valores de este club, humildad, respeto y corazón. Lo siento por no ser capaces de estar a la altura en estos partidos, pero lo estaremos, esto es el Real Madrid. Lo que hoy es dolor y frustración, en un futuro se convertirá en triunfos y alegrías. Toca levantarse", fue el mensaje que Misa se limitó a colgar en su Instagram.

placeholder Misa Rodríguez, tras encajar el 0-4 ante el Barcelona. (EFE/ Sergio Pérez)
Misa Rodríguez, tras encajar el 0-4 ante el Barcelona. (EFE/ Sergio Pérez)

Antes del partido, el mismísimo Florentino Pérez saludó una por una a todas las jugadoras del Real Madrid. El presidente no acostumbra a asistir a los partidos del equipo femenino en Valdebebas. Pero quizás el hecho de que el masculino no jugara en fin semana, sino el lunes y además en Vallecas, no le sirviera de excusa para no ir. De este modo, Florentino presenció en directo una nueva derrota de las suyas ante el todopoderoso FC Barcelona, en un partido al que, por cierto, difícilmente se le puede considerar un clásico, pues el Real Madrid apenas lleva tres temporadas en el fútbol femenino y la diferencia entre uno y otro equipo sigue siendo abismal.

Basta con hacer recuento: en la temporada 2019-2020, aún con el nombre de CD Tacón, el FC Barcelona le derrotó por 9-1 y 0-6 en la Liga Iberdrola. En la siguiente campaña, la 2020-2021, las victorias del Barça fueron por 0-4 y 4-1. En la temporada 2021-2022, los dos equipos se enfrentaron en la Supercopa de España, con victoria por 1-0 para las catalanas, en la Liga Iberdrola, con 1-3 y 5-0, y en la Champions League, con 1-3 y 5-2. Si a estos resultados le sumamos el 0-4 del domingo pasado en la Liga F, el cómputo general de enfrentamientos es de diez partidos, todos ellos victorias para el Barça, con 44 goles a favor y tan solo 6 en contra.

Jugadoras a favor y en contra de Toril

Pero, volviendo a la fractura que desde la RFEF se ha provocado entre las futbolistas del FC Barcelona y del Real Madrid, resulta que esta se está haciendo extensible al vestuario del equipo blanco. Tal vez por aquello de que 'quien a hierro mata, a hierro muere', Vilda está viendo cómo algunas jugadoras con las que él cuenta incondicionalmente para la Selección están empezando a contar menos para Alberto Toril. O, como en el caso de Nahikari García, justo lo contrario, que el técnico madridista cuenta con ella y él, en cambio, la ha llevado de rebote.

La exjugadora de la Real Sociedad no iba con la Selección desde abril de 2021, en un amistoso contra México, y vuelve tras caerse de la lista por lesión su compañera Esther González, una de las fieles a Vilda. Aunque para novedad, María Pérez, jugadora del filial del FC Barcelona, que apenas ha jugado con el primer equipo y la última vez lo hizo de central. La catalana sustituye a Maitane López, centrocampista del Atlético de Madrid, lesionada a última hora, algo que, dadas las circunstancias, a saber si esconde algo más, pues su relación con Vilda nunca fue la mejor.

placeholder Esther González, frente a Mapi León. (EFE/ Sergio Pérez)
Esther González, frente a Mapi León. (EFE/ Sergio Pérez)

Haciendo un repaso rápido al vestuario del Real Madrid, en el que está ausente Marta Corredera, de baja por maternidad, las extranjeras, es decir, Méline Gérard, Kathleen Sousa, Sofie Svava, Freja Siri, Caroline Weir, Naomie Feller, Caroline Moler y Sandie Tolleti, van por libre, lo mismo que Lorena Navaro, Claudia Florentino y Athenea del Castillo, mientras que otras internacionales españolas se han dividido en dos grupos. Por un lado, Lucía Rodríguez, Rocío Gálvez, Claudia Zornoza, Maite Oroz y Nahikari García, que apoyan a Toril. Y, por otro, la señalada Esther González, Ivana Andrés, Olga Carmona y Teresa Abelleira, además de la mexicana Kenti Robles, que parecen estar contra él y de hecho encabezaron la revuelta contra su antecesor, David Aznar. Falta Misa, a quien es difícil encuadrar en uno y otro grupo.

Foto: Jorge Vilda en su última rueda de prensa. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Como puede comprobarse, Vilda parece haberse propuesto pasar a la historia del fútbol español como el entrenador que, como hizo Mourinho, está fracturando la relación entre las jugadoras del Real Madrid y el FC Barcelona, si no también por cargarse la convivencia entre las propias futbolistas del equipo blanco. Ese con el que tanta afinidad tiene a través de su directora deportiva, Ana Rossell, y la estrecha relación de esta con Alfredo Lorenzo, el mencionado jefe de integridad y seguridad de la RFEF. Toda una paradoja, sí, porque esto es precisamente lo que demandan las futbolistas 'amotinadas', a las que poco a poco se irán sumando más. Y es que a Rubiales le viene bien aguantar a Vilda para desviar la atención, pero la cuestión es cuánto tiempo más aguantará Rubiales...

El 17 de agosto de 2011, FC Barcelona y Real Madrid disputaron en el Camp Nou la vuelta de la Supercopa de España. Tras el 2-2 del Bernabéu, el equipo de Pep Guardiola ganó 3-2 y se llevó este trofeo que ahora se disputa en Arabia Saudí, para desgracia de los aficionados y enriquecimiento, entre otros, del ya exfutbolista Gerard Piqué. Lo más recordado de aquel partido fue ver a Mourinho metiendo el dedo en el ojo al difunto Tito Vilanova. "La imagen que dimos fue lamentable", ha reconocido años después Iker Casillas, quien considera que "ese pique fue demasiado intenso".

Real Federación Española de Fútbol José Mourinho Iker Casillas Pep Guardiola Florentino Pérez Luis Rubiales Valdebebas