Es noticia
Menú
"Peter Lim deja morir al Valencia a base de negocios con amigos". El campeón de Copa del 2019, desvalijado
  1. Deportes
  2. Fútbol
Un mercado nefasto

"Peter Lim deja morir al Valencia a base de negocios con amigos". El campeón de Copa del 2019, desvalijado

El accionista de Singapur ha movido 1.000 millones en transacciones de futbolistas en 8 años en el club de Mestalla. La marcha de Carlos Soler al PSG es la guinda del pastel

Foto: Protestas contra la gestión de Peter Lim. (EFE/Biel Aliño)
Protestas contra la gestión de Peter Lim. (EFE/Biel Aliño)

Desde una posición de extrema debilidad, con una deuda que ronda los 500 millones de euros, el máximo accionista del Valencia CF, Peter Lim, se ha desprendido de sus mejores jugadores en los últimos años y los ha vendido a precio de saldo. Se ha convertido en un chollo para los clubes compradores de sus mejores futbolistas. El último caso, el de Carlos Soler, mediocampista de 25 años, nueve veces internacional con España, con un promedio de 11 goles y siete asistencias en las dos últimas temporadas, traspasado al PSG por 18 millones más cuatro en variables, a pesar de que Transfermarket lo valoraba en 50.

¿El motivo de su precio? La justificación es que Soler acababa contrato con el Valencia en junio de 2022, pero ya se malvendió antes a Guedes al Wolverhampton por 30 millones (cuando su valor en la citada web especializada es de 40) sin olvidar a Ferran Torres (por 23 al City) y qué decir de Parejo y Coquelin, prácticamente regalados al Villarreal. Entremedias, Kondogbia, tasado en 20 millones por Transfermarket, fue traspasado al Atlético por 15. Y Kang In Lee, subcampeón del mundo juvenil con Corea y sobre quien la entidad de Mestalla quería impulsar su crecimiento comercial en Asia, acabó con la carta de libertad en el Mallorca.

Lim está deshaciéndose de los activos del club y, a cambio, trae a jugadores cedidos de rivales históricos como Samuel Lino (Atlético de Madrid) y Nico González (Barcelona), lo nunca visto en Mestalla. La planificación deportiva no existe. Todo es cortoplacismo. La realidad es que, en tres años, el magnate de Singapur ha desvalijado al Valencia campeón de Copa del Rey ante el Barça todavía de Messi en el Benito Villamarín (2-1) en 2019. Solo quedan cuatro jugadores de aquella plantilla (Gayà, Gabriel Paulista, Diakhaby y Jaume); el resto han sido empaquetados. En solo tres años, un plantel prácticamente nuevo. También se cargó al autor intelectual de aquel grupo de futbolistas, Mateu Alemany, y a su prolongación en el banquillo, Marcelino García Toral.

Foto: El capitán del Valencia aplaude a su afición visiblemente emocionado. (Reuters/Jon Nazca)

A Lim le gusta mover el árbol de los fichajes. Desde su aterrizaje en Mestalla en octubre de 2014, el Valencia ha completado cerca de 1.000 millones de euros en transacciones de compra-venta, según los datos del abogado experto en las cuentas valencianistas Gaspar Romero. En concreto, 528 millones en compras de jugadores y 500 millones en ventas. Las primeras temporadas fueron expansivas, más gastos que ingresos, y al revés en las tres últimas: el club ha comprado por 24 millones y ha vendido por 140.

"No hay mala gestión ni casualidades", denuncia Gaspar Romero, "sino negocios con amigos (el último es el traspaso de Guedes al Wolverhampton, sociedad controlada por el agente Jorge Mendes, socio en diversos negocios de Peter Lim)". "Está dejando morir al Valencia, que solo debería vender por motivos deportivos, nunca económicos". La intención de Lim ya se vio al poco de llegar a Mestalla, añade Romero, cuando traspasó al central Otamendi al City, en agosto de 2015, dos días antes de jugarse la entrada en Champions en una cita previa contra el Mónaco. El central argentino había sido el puntal de la anterior temporada, cuando Nuno clasificó al Valencia para la Champions clasificándolo cuarto en la Liga española.

Lo deportivo siempre le importó más bien poco a Lim, como cuando vendió a otro ídolo de la hinchada, Paco Alcácer, al Barça, mientras la entonces presidenta (Lay Hoon Chan) prometía a cientos de peñistas en la reunión anual de la Agrupación que el delantero de la cantera no sería traspasado. Claro que el Valencia vendió a sus estrellas en otras épocas: Villa, Silva y Mata fueron traspasados tras la Copa del 2008, pero había un plan para sustituirlos: Soldado y Aduriz, por ejemplo, llegaron para llenar el vacío del delantero asturiano.

Foto: Gennaro Gattuso, dirigiendo al Valencia CF. (EFE/EPA/Ronald Wittek)

Lay Hoon Chan ha vuelto a entrar en escena. Lim la ha recuperado para paliar el desastre de su antecesor en la presidencia, Anil Murthy, enfrentado a todo el mundo: las instituciones públicas, la hinchada y la federación española. Lay Hoon ha regresado a la sociedad de Mestalla para poner orden, llegar a un acuerdo con las administraciones y acabar el estadio nuevo con el dinero del fondo de inversión de la Liga (120 millones). Y quién sabe si tratar de vender entonces las acciones de Lim. Pero mientras ella intenta arreglar los desaguisados, Lim no para, sigue a la suya, en su tarea de expoliar las joyas de la abuela.

Desde una posición de extrema debilidad, con una deuda que ronda los 500 millones de euros, el máximo accionista del Valencia CF, Peter Lim, se ha desprendido de sus mejores jugadores en los últimos años y los ha vendido a precio de saldo. Se ha convertido en un chollo para los clubes compradores de sus mejores futbolistas. El último caso, el de Carlos Soler, mediocampista de 25 años, nueve veces internacional con España, con un promedio de 11 goles y siete asistencias en las dos últimas temporadas, traspasado al PSG por 18 millones más cuatro en variables, a pesar de que Transfermarket lo valoraba en 50.

Valencia CF Peter Lim
El redactor recomienda