Es noticia
Menú
Riqui Puig, el elegido de La Masia en el que tampoco cree Xavi Hernández
  1. Deportes
  2. Fútbol
¿Sobrevalorado?

Riqui Puig, el elegido de La Masia en el que tampoco cree Xavi Hernández

A sus 22 años, el centrocampista sigue en el mismo punto que en 2019. Nico González, Gavi y Frenkie de Jong están por delante de él, la vuelta de Pedri complica aún más su posición

Foto: El canterano, durante un entrenamiento. (EFE/Enric Fontcuberta)
El canterano, durante un entrenamiento. (EFE/Enric Fontcuberta)

"Riqui Puig nos devuelve a la memoria ese fútbol que hemos vivido años atrás en Can Barça. Ese ADN tan particular de nuestro juego y que es tan complejo de encontrar en jugadores concretos". Las palabras corresponden al técnico del primer equipo del FC Barcelona, Xavi Hernández, en declaraciones a 'Mundo Deportivo' en 2018. Desde entonces, Riqui Puig ha permanecido en la entidad catalana sin poder asentarse en el primer equipo a pesar de haber tenido hasta cinco entrenadores distintos (Ernesto Valverde, Quique Setién, Ronald Koeman, Sergi Barjuan y Xavi Hernández). A sus 22 años, el menudo interior azulgrana ve cómo el resto de canteranos (Gavi y Nico González) y centrocampistas (De Jong y Pedri) le pasan por encima mientras él queda relegado a un papel residual. Prueba de ello fue la semifinal de la Supercopa de España frente al Real Madrid. En el Clásico, Puig se quedó en el banquillo sin disputar un solo minuto... y eso que Xavi completó sus cinco cambios disponibles.

placeholder Riqui Puig fue sustituido al descando en el encuentro de Copa disputado en Linares. (EFE/José Manuel Pedrosa)
Riqui Puig fue sustituido al descando en el encuentro de Copa disputado en Linares. (EFE/José Manuel Pedrosa)

Durante años se habló de Riqui Puig como el siguiente Xavi Hernández o Andrés Iniesta. Hasta él mismo quiso comparar su situación con la de dos leyendas del barcelonismo y el fútbol español cuando no contaba con minutos: "Mis dos referentes son Xavi e Iniesta. Ellos tuvieron paciencia y conciencia. Tengo que esperar para tener la oportunidad", declaró el canterano en 2019. La realidad es que su oportunidad y la continuidad deseada no ha llegado porque ningún entrenador confía en él para la élite.

La temporada pasada (y al inicio de la actual), Ronald Koeman ya le abrió la puerta de salida del club. "Le será muy difícil jugar aquí conmigo, hay que solucionarlo", declaró el técnico neerlandés en plena pretemporada. En lugar de buscar fuera los minutos que no iba a tener en casa como han hecho otros canteranos de La Masia (Juan Miranda y Carles Aleñá, por poner dos ejemplos), Riqui Puig quiso quedarse cerca de su familia y sus amigos a sabiendas de que no iba a ser partícipe mientras estuviese Koeman en el cargo.

Koeman le acusó de filtrar información

Al neerlandés no solo no le convencía sobre el campo, tampoco lo hacía en el vestuario. El periódico 'El País' publicó el enfrentamiento entre técnico y futbolista cuando el primero le acusó de desvelar información del Barça: "Tú eres un filtrador", gritó el míster delante de todos sus compañeros. Relegado al ostracismo y sin ceder para disputar más minutos lejos del Camp Nou, Riqui Puig esperó toda la una temporada el cambio de entrenador que llegaría en 2021. El sustituto no podría ser mejor para sus intereses, puesto que ningún entrenador del mundo podría comprender mejor lo que necesita la medular azulgrana que quien la dirigió con tanto sentido y jerarquía en sus días: Xavi Hernández.

placeholder El técnico azulgrana quiere meter al Barça en la próxima Champions League. (EFE/Pepe Torres)
El técnico azulgrana quiere meter al Barça en la próxima Champions League. (EFE/Pepe Torres)

Preguntado en su segundo partido al mando de la nave culé en Villarreal, Xavi Hernández no dudó en halagar al joven centrocampista: "Es uno más de la plantilla y contamos con él como con todos. Todos tendrán su oportunidad, tenemos varias competiciones. Tiene un enorme talento para atacar centrales, para llegar al área y es capaz de dar ese último pase que necesitamos", expresó. Además, el egarense también habló sobre ese atrevimiento que todavía le falta, especialmente en la faceta ofensiva: "Tiene un talento innato y tiene que ser importante para el equipo como lo son Gavi y Nico. Tiene que atreverse, tiene que chutar, tiene que llegar al área, pero desde luego que contamos con él", comentó Xavi.

Sin embargo, dos meses después de la contratación de Xavi Hernández, Riqui Puig solo ha disputado dos partidos como titular (232 minutos) de los cuales en uno fue retirado al descanso (eliminatoria de Copa del Rey contra el Deportivo Linares) y quedó gravemente señalado. De hecho, el centrocampista de Matadepera fue el último jugador de campo de la primera plantilla en partir como titular bajo la tutela de Xavi Hernández. Entonces…¿qué pasa con Riqui Puig? ¿Es otro canterano inflado de La Masia?, ¿ha tenido mala suerte con los entrenadores?, ¿no ha evolucionado su juego?

Riqui sigue en el mismo punto

Hace un mes, Xavi soltó una crítica a su plantilla que dejó helados a muchos: "Hay una gran mayoría de jugadores que no entienden el fútbol de posición, no lo han trabajado. Yo a los 11 años ya aprendía esos automatismos, por eso me sorprende tanto". Obviamente, el técnico azulgrana no mencionó a Riqui Puig, pero podía haberlo hecho perfectamente. El interior azulgrana ha visto frenada su progresión porque no ha jugado lo suficiente, pero también porque sigue teniendo unos vicios que perjudican a su equipo en la élite.

Foto: Joan Laporta, en septiembre en el Camp Nou. (Getty)

Riqui estaba acostumbrado a llevar el peso de las operaciones en el Barça B. Era la estrella en un equipo diseñado para que él tuviese mando con la pelota y protección sin ella. Le permitían acercarse a la pelota tanto como quisiera, puesto que Riqui Puig tenía la necesidad de amasar la pelota y dar muchos pases para sentirse útil. Siempre le buscaban y le encontraban. O dicho de otro modo, Riqui necesita un balón para él y otro para el resto. O el juego pasa por sus pies de manera constante o...no hay manera de que acelere las secuencias con pelota del Barça.

Del mismo modo que muchos rivales iban a cazarle deliberadamente, sus entrenadores le protegían en lo táctico y reducían su esfuerzo defensivo. Precisamente, ese esfuerzo defensivo, le ha jugado malas pasadas en el Barça. Setién, quien más confiara en él, destacaba que "el fútbol se ha complicado y no vale solamente con ser un gran jugador, puedes ser muy desequilibrante hacia delante, pero tienes que tener una capacidad para defender, trabajar y leer situaciones". Asimismo apuntaba que "con el balón sí, muy bien, pero luego hay un trabajo defensivo y hay conceptos en los que ha de mejorar".

El problema de Riqui Puig no es que sea un peso pluma. Tiene capacidad para recibir a la espalda del centro del campo rival, añadir ritmo a la circulación de la pelota, encontrar pases por dentro, conectar las distintas piezas de ataque, superar la presión rival y personalidad para pedirla. ¿Qué sucede entonces? Pues que en el primer equipo es uno más y no ha sabido adaptar su juego a la élite. En lugar de esperar a que le llegue la pelota, va a buscarla y pisa el espacio del resto. Actúa como si aún estuviese en la cima de la cadena trófica y, aunque ha dejado buenos momentos (el partido contra el Mallorca), es habitual verle hacer aspavientos a sus compañeros cuando no se la pasan cuando él creía que era el momento idóneo. Y, a juzgar por las decisiones de todos los entrenadores que ha tenido en el primer equipo, su rendimiento no supera al que ofrece Nico González, Gavi, Pedri o Frenkie de Jong.

"Riqui Puig nos devuelve a la memoria ese fútbol que hemos vivido años atrás en Can Barça. Ese ADN tan particular de nuestro juego y que es tan complejo de encontrar en jugadores concretos". Las palabras corresponden al técnico del primer equipo del FC Barcelona, Xavi Hernández, en declaraciones a 'Mundo Deportivo' en 2018. Desde entonces, Riqui Puig ha permanecido en la entidad catalana sin poder asentarse en el primer equipo a pesar de haber tenido hasta cinco entrenadores distintos (Ernesto Valverde, Quique Setién, Ronald Koeman, Sergi Barjuan y Xavi Hernández). A sus 22 años, el menudo interior azulgrana ve cómo el resto de canteranos (Gavi y Nico González) y centrocampistas (De Jong y Pedri) le pasan por encima mientras él queda relegado a un papel residual. Prueba de ello fue la semifinal de la Supercopa de España frente al Real Madrid. En el Clásico, Puig se quedó en el banquillo sin disputar un solo minuto... y eso que Xavi completó sus cinco cambios disponibles.

FC Barcelona Riqui Puig Xavi Hernández Andrés Iniesta Referentes