Las caras de Xavi: ídolo culé, 'cruyffismo', enemigo del Madrid y defensor de Qatar
  1. Deportes
  2. Fútbol
La presión sobre la leyenda

Las caras de Xavi: ídolo culé, 'cruyffismo', enemigo del Madrid y defensor de Qatar

Empieza la era de Xavi en los banquillos del Barcelona, un icono como jugador —polémico fuera del campo— al que se aferra Joan Laporta para resucitar a un equipo en crisis

Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.

Xavi Hernández Creus (Terrassa, 25 de enero de 1980) es un mito viviente del Fútbol Club Barcelona. Cuesta imaginarse a otro jugador capaz de aglutinar toda la idiosincrasia del equipo blaugrana, por estilo, por estética y por legado. Durante su carrera en activo, el 'seis' era el mediocentro organizador por excelencia. Para muchos, el futbolista español más importante de toda la historia, tanto por lo conseguido en el Camp Nou como por sus servicios a la Selección Española. La vuelta al club de sus amores era cuestión de tiempo, aunque su fría relación con Joan Laporta en los últimos años retrasase su regreso, esta vez como entrenador.

placeholder Laporta y Xavi, durante su presentación. (EFE/Alejandro García)
Laporta y Xavi, durante su presentación. (EFE/Alejandro García)

Por si no hubiera suficiente simbolismo en Can Barça, Xavi debuta hoy en los banquillos blaugranas frente al Espanyol, en un derbi que, como cualquier partido del calendario del Barcelona, tiene una importancia notable. El técnico asume los mandos a once puntos del liderato, sin el pase a octavos garantizado en Champions League y en un momento institucional complicado, especialmente por el calamitoso estado de las cuentas culés. La presentación del entrenador reunió a 25.000 aficionados en el Camp Nou, en una fiesta que recordó a la celebración de un título. El comienzo del Fútbol Club Barcelona de Xavi Hernández.

De Cruyff a Guardiola, el gen Barça

El paralelismo entre Xavi y Pep Guardiola, el entrenador que más le exprimió durante su carrera, es obvio. Si el de Sampedor heredó el cargo de Frank Rijkaard, Xavi toma el testigo de otro neerlandés, Ronald Koeman. El propio Joan Laporta admitió que el despido del último "llegó tarde". El presidente jamás confió en el héroe de la primera Copa de Europa culé. Lo dijo en público cuando pidió dos semanas en verano para buscarle sustituto. Tampoco se cortó a la hora de repetirlo en 'petit comité', pese a las ratificaciones de cara a la galería. Laporta tampoco tenía en Xavi su primera opción para los banquillos, dolido por el apoyo que el técnico le brindó a Víctor Font en las elecciones presidenciales. En la campaña, Hernández era la gallina de los huevos de oro: un jugador que lo ganó todo como blaugrana, el absoluto referente de la hinchada.

La situación deportiva del equipo —con derrotas en el Clásico frente al Real Madrid y contra el Rayo en Vallecas— llevaron a Laporta a tomar la decisión de echar a Koeman en caliente. Durante el viaje de vuelta en el avión… y sin tener cerrado a Xavi. Entre las negociaciones a contrarreloj en Qatar (con Sergi Barjuan asumiendo el cargo interino durante dos semanas) la gran pregunta de los aficionados era si el 'timing' con su ídolo era el adecuado. ¿Estaba preparado para asumir la tarea de reflotar al Barcelona? Una voz autorizada para responder es Joan Vilà, exdirector de Metodología del club y 'padre' futbolístico de Xavi, que atiende a El Confidencial.

*****

PREGUNTA. ¿Acertó Laporta al no fichar a Xavi tras acceder a la presidencia?

RESPUESTA. A Laporta le pareció oportuno darle la confianza a Koeman. Ahora, ha tomado la decisión de darle la confianza a Xavi. Me alegro de la vuelta de Xavi, pero no puedo opinar si era conveniente haberla adelantado.

P. ¿Está Xavi preparado para entrenar al Barça?

R. Sin duda. Él ya era entrenador cuando era jugador. Es la persona adecuada para revertir la situación deportiva del club.

P. Usted fue quien lo preparó como entrenador porque él se lo pidió. ¿Cómo fue esa preparación?

R. A raíz de nuestra relación, nos pidió a mi hijo y a mí que le ayudáramos en esta etapa. En el último año y medio, estuvimos preparándole a él en la dinámica, la metodología… para que se formara como entrenador. Siendo jugador, estas cosas no las conoces.

P. ¿Le devolverá al Barça el estilo que había perdido en los últimos años?

R. Los aficionados van a ver de nuevo el Barça de la época de Cruyff y Guardiola. Él es ferviente defensor y conocedor de esta idea de fútbol, así que la trabajará y la inculcará. Estoy seguro de que veremos, no sé si inmediatamente, a un Barcelona que se asemeja al mejor. Todo depende de los jugadores y ahora el club no tiene a los de hace unos años.

P. ¿A qué aspira el Barça con Xavi?

R. El objetivo es el mismo para todos los grandes: ganar títulos. Lo más importante es reconstruir el equipo y volver a la idea que nos hizo diferentes y ganadores. Y que la afición recupere la ilusión.

P. ¿Qué papel jugará La Masía en su equipo?

R. Un papel importante, como en los mejores tiempos. La auténtica pena es que algunos canteranos se hayan marchado. Si se hubieran quedado, estoy seguro de que formarían parte del primer equipo.

P. ¿Cree que Xavi ha quemado su cartucho de entrenar al Barça?

R. Sería muy triste que perdiéramos a un activo como Xavi por precipitarnos. Espero y deseo que la afición lo ayude para que lleve a cabo su tarea en un medio y largo plazo. Eso sería lo mejor para el Barça. No es el mejor momento para que llegue al club, pero se ha dado así. Él tenía ganas de venir, aunque probablemente no en estas circunstancias.

P. ¿La comparación con Guardiola es un arma de doble filo?

R: Que te comparen con los mejores siempre es bueno. Pep ha sido un catalizador del juego del Barça. Es una cadena: Michels, Cruyff, Guardiola y Xavi. Es decir, que pase el siguiente. Es un estímulo para él.

P. ¿Tendrá éxito?

R. Depende de muchos factores, entre ellos la suerte. Xavi será la continuación de este modelo de juego, que se había perdido en los últimos años.

*****

Guardiolismo, Johan Cruyff, estilo innegociable… Los lugares comunes del ideario blaugrana han estado en desuso en las últimas temporadas. No solo por las apuestas de entrenadores como Ernesto Valverde o Ronald Koeman, que no tenían una ferviente devoción por el fútbol posicional, también por la degradación de la calidad de la plantilla a pasos agigantados asociados a la mala gestión de la directiva de Josep Maria Bartomeu. Y, ahora, llega Hernández con la pesada tarea de devolver la personalidad a un equipo que, de momento, ha sido incapaz de disimular la larga sombra que dejó Leo Messi. Joan Vilá no está solo en su argumentación. "Si hay alguien que es un acérrimo defensor del estilo FCB, ese es Xavi. En su idea de fútbol, están todos los conceptos de Cruyff. Va a imponer su idea. Ahora hay que tener paciencia con él. Alguien que tiene las ideas tan claras, tiene mucho ganado", argumenta por su parte Gerard López, compañero de vestuario del de Terrasa desde el 2000 al 2005.

El entrenador: estilo de juego, apuestas y objetivos

102 partidos dirigiendo al Al Sadd, siete títulos en su vitrina. Ese es el registro de Xavi como entrenador en Qatar, donde dejó buen sabor de boca por su labor. Ahora, el reto es mayúsculo y mucho más exigente. Sobre todo, por una afición desencantada por la etapa de Koeman, al que se le criticaba especialmente la simpleza de su proyecto, cayendo en la búsqueda de centros para Luuk de Jong como amenaza ofensiva, algo que no cuaja con las exigencias (justas o injustas) del Camp Nou. "Xavi tiene conocimiento de la forma de proceder del Barça. Tiene confianza y convicción, además lo transmite, que es importante. Es un técnico que va a ser intervencionista. En su presentación, lo explicó: va a incidir en las situaciones de juego, algo que no sé si con Koeman se hacía. Quiere tener todas las posibilidades masticadas para tener una riqueza táctica", cuenta Fermín Suárez, analista de fútbol de la 'Cadena Ser'.

El experto táctico cree que dentro de la plantilla "se va a encontrar posibilidades, va a chocar directamente con el 'esto es lo que hay' de Koeman". Gerard López considera que "hay jugadores que tienes claro que algún día pueden ser entrenadores, Xavi es de esos; tenías la sensación de que podía entrenar al máximo nivel". "Nos pasó con Guardiola al inicio. El liderazgo de alguien en el vestuario hace que sea más factible ser entrenador", añade.

¿Debe exigirse a Xavi pelear por LaLiga? ¿Hacer un buen papel en Champions League? ¿Ganar una Copa del Rey como hizo Koeman? "La gente tiene derecho a ilusionarse, la afición necesita vitaminas. No hay que confundir eso con las expectativas, que no las pondría muy altas. Queda una peregrinación amplía: no hay dinero para fichar ni para moldear la plantilla. Esto no se va a arreglar de un día para otro. Todo pasa por los jóvenes, Xavi tiene que valorar lo que tiene, pero la plantilla puede dar más de lo que ha mostrado. Jugadores como Nico, Gavi, Pedri, Frenkie de Jong… Tienen que dar un paso adelante. Araújo tiene una materia prima escandalosa, pero hay que trabajar con él. Hay que masticarlos y Xavi lo va a intentar", responde Suárez. Una tesis similar a la de Gerard López: "El Barça aspira, de momento, a reconstruirse. Si lo logra y se refuerza en el mercado de enero, quizá luchará por una meta mayor. Ahora, la gente de Barcelona cree que el objetivo es clasificarse para la Champions, aunque el equipo tiene calidad y talento para aspirar a más".

Hay varios jugadores de los que se espera un paso adelante con la presencia de Xavi, como es el caso de Riqui Puig, exiliado de oportunidades con Koeman y al que su nuevo técnico regaló los oídos en diversas ocasiones. "Pretende ser protagonista con el balón, pero eso demanda energías enormes del jugador sin balón. El compromiso tras pérdida será muy importante. Xavi firmaría ver que su Barça trabaja sin la pelota como la Selección Española de Luis Enrique. Él va a pedir mucho, va a ser exigente", insiste el analista deportivo, quien resta importancia al puritanismo blaugrana asociado al icónico 4-3-3 que tanto gusta en el Camp Nou: "Hay un debate muy malentendido. En el Barça se incide preservar un modelo de juego, una forma de jugar. Es cierto que hay dibujos como el 4-3-3 que te predispone a ello. Pero no hay que olvidar que Guardiola acabó jugando con 3-4-3, Luis Enrique también. Xavi va a ser versátil y puede jugar con defensa de tres en ocasiones. Espero y deseo que apueste por una riqueza táctica probando todo".

Mientras Joan Laporta se mueve por el mercado (con escaso margen de maniobra salarial) buscando a un extremo que mejore la plantilla —gusta Sterling y se ve imposible a Dani Olmo— de cara a enero, el primer fichaje de la era Xavi es Dani Alves. Un futbolista de 38 años, otrora el mejor lateral derecho del mundo, que debutará como blaugrana sin haber jugado en seis meses. "El fichaje de Dani Alves genera dudas. Lo que sí tengo claro es lo que busca Xavi de él. Ha hecho mucho hincapié en revertir la dinámica del vestuario. En el objetivo de hacer grupo, el brasileño va a ser importante: es una bestia competitiva y superprofesional. Además, nunca le quema el balón. No va a estar para muchas alegrías en despliegues y repliegues, pero puede ser utilizable. ¿Va a ser titular? Eso es una incógnita", argumenta Suárez.

Xavi, más allá del césped

"Los del Madrid no saben perder, tú, son la hostia, ¿eh?". Xavi Hernández fue protagonista en numerosos clásicos, en varios casos por su rendimiento en el terreno de juego, en otros, por sus comentarios sobre el eterno rival. El mediocentro era uno de esos jugadores que entendían a la perfección la rivalidad entre Barcelona y Real Madrid. Unos enfrentamientos que subieron de temperatura en la época de Pep Guardiola y José Mourinho. Así se expresó el actual técnico blaugrana en una conversación distendida que el digital de 'El Mundo' sacaría a la luz: "La culpa de la expulsión es del jugador (Lass Diarra), que hace entradas de animal".

A Xavi no le gustaba pasar desapercibido fuera del campo. No era un futbolista ajeno a la polémica, que rehusara el debate mediático. Tras finalizar su carrera como deportista, haría lo propio siendo entrenador. El de Terrasa se mostró públicamente a favor del referéndum de independencia en Cataluña, aunque matizase más adelante que solo había apoyado el derecho a decidir. Todo ello siendo imagen de Qatar, una monarquía absoluta. "No vivo en un país democrático, pero creo que el sistema de aquí funciona mejor que el de allí. Tendré que votar, claro. Quiero lo mejor para mi futuro y el de mis hijos. Y, lamentablemente, veo que España no funciona de la mejor manera", aseguró en una entrevista con el diario 'Ara'.

Foto: Xavi Hernández en Qatar. (Imagen de archivo)

"La opinión de Xavi sobre las condiciones de vida en Qatar es simplemente eso, una opinión. Y es respetable, porque todo el mundo tiene derecho a expresarse libremente. Pero lo que no podemos aceptar es que esta sea la opinión dominante. Quizá Xavi no ha tenido la oportunidad de hablar con algunos de los trabajadores migrantes en las obras de estadios o de otras infraestructuras del Mundial de Qatar. No voy a valorar sus declaraciones, pero le invitamos a leer nuestros informes, nuestras denuncias, etc.", responde a El Confidencial Carlos de las Heras, portavoz de Amnistía Internacional.

placeholder Xavi, durante su etapa en el Al Sadd. (Reuters/Ibraheem Al Omari)
Xavi, durante su etapa en el Al Sadd. (Reuters/Ibraheem Al Omari)

Desde que fichase por el Al Sadd en 2015, Xavi se ha convertido en imagen de Qatar. Es habitual verle comentar los aspectos positivos de la región en sus apariciones públicas, además de ser embajador global del Mundial 2022, que se celebrará en tierra qatarí: "El fútbol, como el deporte en general, se está convirtiendo en una herramienta más que usan los gobiernos para mostrar una cara amable y amistosa al mundo. Pero, como en otros ámbitos de la vida, tenemos que mirar qué hay detrás de esa cara amable".

"Hemos tenido ejemplos en otros países, como Arabia Saudí, donde se ha organizado la Supercopa española de fútbol en 2020 y donde seguramente volverá en 2022 y 2023, el Dakar de los dos últimos años y donde tendrá lugar un Gran Premio de Fórmula 1 en diciembre; eventos que han sido una maniobra más del reino saudí para blanquear su imagen externa cuando en realidad la situación interna es terriblemente preocupante en cuanto a derechos humanos. En Qatar, por ejemplo, también se celebra un Gran Premio de Fórmula 1 y veremos todo el lujo que acompaña a este deporte. Sin embargo, no nos mostrarán las condiciones de los miles de trabajadores migrantes", insisten desde Amnistía Internacional.

"Cada vez son más los deportistas que alzan la voz contra las injusticias (jugadores de la NBA como Lebron James el verano pasado en relación al asesinato racista de George Floyd; el propio Tim Sparv; Lewis Hamilton sobre las condiciones en Bahréin; Marcus Rashford sobre racismo en Inglaterra...) y en ellos es en quien debemos mirarnos", añade De las Heras. Su apoyo incondicional a la causa qatarí es otro de los rostros de Xavi Hernández. Un precio que el Barça está dispuesto a pagar.

Xavi Hernández Joan Laporta
El redactor recomienda