Florentino arrincona a la UEFA con la nueva Superliga a la que se apuntan los ingleses
  1. Deportes
  2. Fútbol
El Bayern, cada vez más cerca

Florentino arrincona a la UEFA con la nueva Superliga a la que se apuntan los ingleses

Los tres clubes promotores provocan una guerra judicial contra Ceferin y proponen una competición con ascensos y descensos que sortea la oposición de los gobiernos

Foto: Florentino Pérez, en un acto de la UEFA. (EFE)
Florentino Pérez, en un acto de la UEFA. (EFE)

La Superliga ha recobrado vida, si es que en algún momento la perdió, cosa que Florentino Pérez ha negado sistemáticamente desde que hizo su presentación en sociedad. Los últimos acontecimientos confirman la versión del presidente del Real Madrid, quien lidera el proyecto de esta competición junto a Joan Laporta, del Barcelona, y a Andrea Agnelli, de la Juventus. Las resoluciones judiciales favorables, sumadas a algunas concesiones por parte de los organizadores, han terminado por encauzar un progreso en la organización de la Superliga que se había topado con la oposición tácita de gobiernos como el español o el británico, al tratarse de una competición de carácter privado y, sobre todo, cerrada. Eso ha hecho recapacitar a los promotores, que han evolucionado la idea hacia otro tipo de competición, sorteando finalmente ese obstáculo insalvable.

Foto: Protesta en contra de la Superliga en Manchester. (Reuters)

En las últimas horas, equipos como el Bayern han acercado posturas y en Inglaterra ya se informa de que diferentes clubes ingleses están dispuestos a hacer público su apoyo a la Superliga tras dibujarse el nuevo escenario. Después de que los Tribunales les dieron la razón e impidieran a UEFA y FIFA sancionarlos o tomar medidas contra ellos, Real Madrid, Barcelona y Juventus han tomado la iniciativa judicial contra Ceferin e Infantino, según una información revelada por el 'Financial Times'.

La empresa A22, que representa a los tres clubes promotores de la Superliga, ha solicitado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea que determine si la UEFA es competente para regular las competiciones y si puede actuar como participante, beneficiándose así —como ocurre en la actualidad— de la organización de la Champions League, Europa League y Conference League. Denuncian una "situación monopolística en el fútbol europeo que va en contra de la ley del mercado". Una maniobra que evidencia el propósito de excluir a la institución de Ceferin del reparto en rol de intermediario, para así aumentar el reparto entre los participantes. Batalla judicial en la que la Superliga tiene ahora mismo la sartén por el mango.

placeholder Aleksander Ceferin, en una imagen reciente. (Reuters)
Aleksander Ceferin, en una imagen reciente. (Reuters)

Pero paralelamente a esa lucha burocrática, el proyecto de la Superliga ha mutado. El semanario de negocios alemán 'Wirtschaftswoche' anunciaba en exclusiva a sus lectores un nuevo formato de una Superliga en la que no habrá miembros permanentes y todos los equipos se clasificarán en función de los méritos contraídos en sus respectivas ligas. Habrá dos divisiones con 20 equipos, entre las que se producirán ascensos y descensos, para lo que se reducirá el número de partidos. Según el medio alemán, se dispara el número de patrocinadores y se ahorra la cuantiosa intermediación de la UEFA, con lo que los equipos mejoran los ingresos respecto a los que reparte actualmente la institución en la Champions. Un cambio que ha sido muy bien recibido por muchos clubes, hasta el punto de que ya habría ocho entidades, la mayoría inglesas, que han manifestado su intención de firmar un documento para vincularse a la Superliga.

Foto: Florentino Pérez y Sergio Ramos conversan sobre el césped. (EFE)

Y a esto se suma la contienda abierta por el Bayern de Múnich contra la UEFA por el Fair Play Financiero. Los bávaros, a través de su expresidente Karl-Heinz Rummenigge, han cuestionado el funcionamiento del actual modelo de control económico, donde equipos como el Paris Saint-Germain acumulan fichajes con sueldos astronómicos mientras otros son estrictamente vigilados en el mercado. El dirigente alemán exige "un Fair Play Financiero 3.0 que se aplique de forma estricta, consecuente y coherente. Además, debe haber un listado concreto de sanciones. Si un club se salta las normas, debe mantenerse en una zona gris hasta que se resuelva la situación". La propuesta que cobra más fuerza es la que apuesta por un formato más parecido al modelo de la NBA, en el que los clubes que superan un tope de gasto están obligados a pagar un impuesto de lujo a una bolsa que se reparte entre los demás equipos.

Todo esto deja en una situación muy comprometida a la UEFA y muy tocado al actual modelo de Champions. En plena contienda judicial con los clubes de la Superliga, que de momento tienen la venia de los jueces; con un nuevo modelo de competición abierta con descensos y ascensos que desactiva la oposición de los gobiernos, y con grandes de Europa como el Bayern cuestionando el modelo de Fair Play Financiero. Florentino le ha dado la vuelta a la tortilla y Ceferin, Infantino y Tebas tienen razones para estar inquietos con el escenario que se avecina. Más allá de la guerra que está a punto de estallar, si no lo ha hecho ya, entre UEFA y FIFA con la iniciativa de Infantino de convertir el Mundial en bianual.

Superliga UEFA Bayern Múnich Florentino Pérez
El redactor recomienda