El salvaje precio de Mbappé y lo inmoral de pedir 200 millones de euros
  1. Deportes
  2. Fútbol
el real madrid revisa su estrategia

El salvaje precio de Mbappé y lo inmoral de pedir 200 millones de euros

A algunos clubes se les ha olvidado pronto la crisis, las pérdidas, las deudas, las rebajas salariales... Lo que puede suceder con Mbappé es brutal. Hablamos de 200 millones de euros o una cantidad superior

Foto: Kylian Mbappé durante un partido con el Paris Saint-Germain. (EFE)
Kylian Mbappé durante un partido con el Paris Saint-Germain. (EFE)

Todo tiene un precio y más si se trata del fútbol, donde fluyen cantidades ingentes y hasta vergonzosas de dinero cuando todavía no se han recuperado los ingresos de los clubes castigados por la pandemia. Esta denominada industria del ocio y el espectáculo, que tanto hizo por hacer más llevaderos los tiempos del duro confinamiento, es un mercado en el que hay clubes con propietarios multimillonarios y en donde conviven presidentes ambiciosos, obligados a generar ilusiones, y los comisionistas. Esos intermediarios que arreglan operaciones que parecen imposibles. Hasta Mbappé tiene un precio.

La estrella francesa parecía intocable, imposible de sacar del club-estado que financia Qatar. Ni los que mejor conocen al jeque y al presidente Nasser Al-Khelaifi daban alguna opción para que se pudiera abrir una negociación con el todopoderoso Paris Saint-Germain. El Real Madrid consigue, de momento, generar dudas a los propietarios del club parisino y así va a seguir siendo hasta el 31 de agosto, día del cierre del mercado de fichajes.

Foto: Kylian Mbappé celebra un gol en el partido entre el Brest y el PSG. (EFE)

A Mbappé le ha puesto el PSG un precio salvaje después de que el Real Madrid haya encontrado la rendija por donde colarse en la jaula de oro franco-catarí. Puede ser una táctica para espantar al Real Madrid y que Florentino se dé por derrotado o sirve para enviar un mensaje dominante. Desde Qatar no podrán retener más al joven delantero francés si sigue en su postura de rechazar las ofertas de renovación. Pero, con el orgullo golpeado, lo que queda es hacer sufrir a Florentino y a Mbappé por tener la osadía de dinamitar el impacto mundial y la euforia que provoca un fichaje como el de Messi.

Poner una cifra prohibitiva

Al Madrid que busca renacer con el galáctico francés se le presenta un imposible y así lo reconocen en las oficinas del club, aunque ponen por delante la buena práctica y no haber hecho nada ilegal. Da igual. El PSG no es un club normal. Hay que tener algo especial para hacer de la rendija un boquete por donde sacar a Mbappé. El precio es prohibitivo y lo que también pretende el PSG es dejar tambaleando al presidente del Real Madrid. Hay que revisar las estrategias. El adversario es fuerte y las consecuencias futuras peligrosas. Si Florentino esperara un año, el jugador llegaría gratis. En enero, según la reglamentación de la FIFA, ya puede tener cerrado el acuerdo oficial con el jugador.

Es un juego entre ricos en un contexto futbolístico que debería está marcado por la austeridad y estar vigilado, de forma más estrecha, por los organismos competentes. Este verano se siguen pagando traspasos por encima de los 100 millones de euros. A algunos clubes se les ha olvidado pronto la crisis, las pérdidas, las deudas, las rebajas salariales, la incertidumbre... Pero lo que puede suceder con Mbappé es brutal. Hablamos de 200 millones de euros o una cantidad superior.

Real Madrid y PSG están esperando a que uno de los dos dé señales de debilidad, aparezcan los nervios y cometer un error. En el Real Madrid han hecho dos ofertas por Kylian Mbappé y en el Paris Saint-Germain consideran insuficientes los 160 millones de euros iniciales y valoran los 180 (170 fijos más 10 en variables) de la segunda intentona. En el Madrid son optimistas. Florentino Pérez está dispuesto a hacer el mayor desembolso en la historia del Real Madrid para fichar a un jugador y el emir de Qatar, Tamim Bin Hamad Al-Thani, busca subir el precio por encima de los 200 millones de euros para provocar la retirada.

placeholder Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG, junto a Florentino Pérez. (EFE)
Nasser Al-Khelaifi, presidente del PSG, junto a Florentino Pérez. (EFE)

¿Debería plantarse el Real Madrid en los 180 millones de euros? Florentino quiere evitar entrar en una puja por Kylian Mbappé. En el club valoran la oferta de 180 millones de euros realizada al Paris Saint-Germain por el francés como justa y consideran que los 220 millones de euros (cifra que aparece en diferentes medios deportivos franceses afines al PSG) es exagerada y con ella lo que se busca es el enredo. No son los canales de comunicación por los que debería tener una respuesta.

Forma parte de un juego de tensiones en el que el Madrid evita caer en la misma trampa que pisó el Barcelona cuando intentó, en diferentes ocasiones, el fichaje de Neymar. El Paris Saint-Germain se mueve mejor y es especialista en las negociaciones televisadas. En el terreno de las filtraciones y las violentas declaraciones institucionales con las que dañar la moral del adversario tiene tanta o más maquinaria que el Madrid para doblegarle. Ahora cuenta, incluso, con el apoyo del presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin. Enfrentado a Florentino por la Superliga y compañero de viaje del presidente Nasser Al-Khelaifi desde que el PSG decidió ser cabeza visible en la creación del proyecto de la nueva Champions.

El Madrid no ve intromisión

Hay que echar cuentas, no dejarse llevar por el corazón y mucho menos por el orgullo. Kylian Mbappé es un jugador al que le queda una temporada de contrato y que está interesado en buscar nuevos retos. Elige jugar en el Real Madrid. Por este motivo, Florentino Pérez lanzó la ofensiva y entendió que lo hacía de la manera más pacífica y correcta. Se encuentra con un escenario pantanoso, en el que tiene que mirar por la economía del club porque 200 millones de euros desequilibran las cuentas y puede ser hasta inmoral.

Foto: Mbappé durante un partido con el PSG. (Efe)

El presidente del Real Madrid reacciona a las palabras de Leonardo, el director deportivo que califica de ilegal e inaceptable la forma de actuar del club blanco, con el silencio. No hay comunicado oficial en el Real Madrid para defenderse de las acusaciones del portavoz del PSG porque no se le considera el interlocutor adecuado en la negociación y, lo más importante, porque en el Real Madrid dicen que no hay intromisión.

El Paris Saint-Germain era un club amigo, con el que se buscan mantener las buenas relaciones e ir de la mano para diferentes proyectos. Pero, tras el estallido de la Superliga y el frente abierto con el interés de fichar a Mbappé, cambian las relaciones.

Kylian Mbappé Florentino Pérez
El redactor recomienda