"Tienen miedo a los Ultras", el bochorno en Francia por los incidentes en Niza
  1. Deportes
  2. Fútbol
los dirigentes no los controlan

"Tienen miedo a los Ultras", el bochorno en Francia por los incidentes en Niza

Solo se llevan disputadas tres jornadas en el campeonato francés y ya ha habido dos partidos que han sido interrumpidos por el vandalismo de este grupo de aficionados

Foto: Payet, jugador del Marsella, abandona el campo del Niza
Payet, jugador del Marsella, abandona el campo del Niza

A la Liga que se han ido Messi y Sergio Ramos, la competición que tendrá más brillo con los fichajes del Paris Saint Germain, vive con el miedo de los aficionados radicales. Los Ultras en Francia actúan con libertad y sin restricciones. Se sienten poderosos y, lo peor, sin ataduras. Los dirigentes de los clubes, de la propia Liga y hasta las autoridades policiales no afrontan un problema que cada vez es mayor. Los Ultras son más numerosos y peligrosos en Francia. Un país que pasa por una espiral de revueltas contra el Gobierno.

Solo se llevan disputadas tres jornadas en el campeonato francés y ya ha habido dos partidos que han sido interrumpidos por el vandalismo de este grupo de aficionados. En la primera jornada, el 8 de agosto, tuvo que detenerse el encuentro entre el Montpellier y el Olympique de Marsella por lanzamiento de objetos de los violentos. El partido, tras casi un cuarto de hora parado, se pudo reanudar. Las autoridades hicieron todo lo posible para acabarlo. Solo hubo cuatro detenidos y varios de ellos son menores de edad. Este domingo creció la tensión y la violencia en el encuentro entre el Niza y, de nuevo, el Olympique de Marsella. De momento, solo hay tres detenidos y también hay chicos menores de edad.

El partido disputado en el estadio Allianz Riviera, correspondiente a la tercera jornada, deja imágenes lamentables. Los Ultras del Niza se dedicaron a lanzar botellas a Dimitri Payet, jugador del Marsella, cuando se dirigía al córner. La seguridad del estadio no hizo nada por evitarlo. Hasta que una botella impactó en Payet y el futbolista respondió devolviéndola a la grada. Estalló la guerra. Jugadores de los dos equipos a golpes. Los Ultras invadieron el campo. Un episodio que deja en evidencia la falta de seguridad en los estadios de Francia con estos grupos violentos que, a pesar de que los dirigentes califican como una minoría, están protegidos y financiados desde dentro del club. Algo que sucedió en España y que tantos años costó erradicar y expulsar de los estadios.

En Francia tienen barra libre y las imágenes producen bochorno en una Liga que presume de tener al capitán del Real Madrid y del Barcelona. Con Sergio Ramos y Messi la imagen que se vende de Francia es la del crecimiento de la competición. Pero ahí siguen estando los Ultras. Cada vez más numerosos y violentos.

Permisividad de la policía

Lo que sucedió en Niza es calificado como grave y vergonzoso. En Francia hay bochorno. Thibaud Leplat, periodista de Eurosport, estuvo presente en el estadio de Niza y analiza para El Confidencial qué está sucediendo en el fútbol galo para que haya tanta violencia y este grupo de radicales actúen con impunidad. “Lo que ocurrió en Niza es un desastre institucional. Yo estaba cerca de la grada de los Ultras y vi cómo tiraban de todo. No hubo intervención policial, no se avisó por megafonía del estadio para que pararan con los lanzamientos, el árbitro no quería parar el partido y así se llegó a la violencia. Payet, por los nervios, reaccionó tirando una botella que había impactado en su nuca. Luego llegó Álvaro González y pegó un pelotazo a la grada de los Ultras. Fue el momento en el que saltaron los radicales. Si Álvaro no tira el balón, probablemente los Ultras no habrían invadido el campo. Creo que fue la gota que colmó el vaso porque Álvaro es considerado como un demagogo que juega porque tiene el respaldo de los Ultras del Marsella”.

placeholder Imagen de los Ultras invadiendo el campo en Niza
Imagen de los Ultras invadiendo el campo en Niza

Las imágenes han dado la vuelta al mundo y producen vergüenza en Francia. “Lo que sucedió después fue una cadena de irresponsabilidades”, comenta Thibaud Leplat. El árbitro quiso reanudar el partido, tras la decisión de la Liga, el presidente del Niza (Jean Pierre Rivére) se enfrentó al del Marsella (Pablo Longoria), la seguridad argumentaba de la necesidad de acabar el encuentro para evitar más altercados y disturbios. Fue un caos. Pero los jugadores del Olympique de Marsella se negaron a jugar, entraron al vestuario y ya en la ducha, el presidente del Niza daba esperanzas a sus Ultras de que el partido se acabaría. No fue así y los jugadores se marcharon del césped saludando a los radicales.

Revueltas contra el Gobierno

“El presidente del Niza trató de minimizar la gravedad. Hay un contexto en Francia que explica también la violencia de estos radicales y que tiene que ver con la rebelión que hay contra el Gobierno por la gestión de la pandemia y la vacunación. El sábado, en Niza, hubo una manifestación organizada por los grupos que no se quieren vacunar y son contrarios al pasaporte sanitario. Una revuelta contra el Gobierno. En el fútbol encuentran, de alguna manera, la manera de liberarse. Sin diferentes tipos de reacciones, como la agresión que sufrió Emmanuel Macron cuando le dieron una bofetada”, comenta el periodista Thibaud Leplat para entender mejor el caldo de cultivo en la sociedad francesa y cómo en el fútbol los violentos hacen del estadio y la permisividad de los dirigentes un campo de batalla.

Es el miedo a los Ultras. Ganan terreno y son más violentos una vez que el público vuelve a los campos del fútbol después de las restricciones y de que la Liga francesa fuera suspendida la temporada pasada por el coronavirus. El presidente del Niza y el delegado del Gobierno quisieron reanudar el partido por un tema de orden público, por no enfrentarse a los Ultras y porque “les tratan como niños”, como confirma Thibaud Leplat.

Ultras Leo Messi Sergio Ramos Olympique de Marsella
El redactor recomienda