Casemiro encabeza la revuelta contra Bolsonaro para no jugar la Copa América
  1. Deportes
  2. Fútbol
por la gravedad sanitaria

Casemiro encabeza la revuelta contra Bolsonaro para no jugar la Copa América

La Copa América la rechazaron Argentina y Colombia. Brasil se ofreció para su organización y en el país creen que puede empeorar la grave situación sanitaria por el coronavirus. Casemiro se planta

placeholder Foto: Casemiro en una concentración con Brasil. (EFE)
Casemiro en una concentración con Brasil. (EFE)

La tensión en la concentración de la selección brasileña en Teresópolis está creciendo por la negativa de los jugadores, en especial los que vienen de Europa, a disputar la Copa América. Casemiro ha dado un golpe que puede ser definitivo. El jugador del Real Madrid y capitán de la selección brasileña escenifica cuál es la postura de los jugadores y de un país en el que se suceden las críticas al presidente, Jair Bolosonaro, por aceptar la organización del evento deportivo.

Casemiro se negó a salir a dar una rueda de prensa que tenía prevista el jueves, antes del partido de esta noche contra Ecuador, como medida de protesta. Los futbolistas habían tenido antes una reunión con el seleccionador, Tite, y el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rogério Caboclo, para comunicarles su preocupación por la celebración de un evento en un país que está en una situación de emergencia sanitaria. Son casi 1.700 las personas que han fallecido en las últimas 24 horas por coronavirus, en un país que supera las 465.000 muertes y está ya inmerso en una tercera ola.

Foto: Lucas Vázquez, sonriente, durante un partido del Real Madrid.

“Lamento las muertes, pero tenemos que vivir”, es la postura que ha adoptado Bolsonaro cuando a principios de esta semana aceptó la celebración de la Copa América que empieza el día 13 de junio. Argentina y Colombia, los anfitriones, habían rechazado la organización del evento y la Confederación Sudamérica de Fútbol (CONMEBOL) ha encontrado la disponibilidad de Bolsonaro. “En lo que depende de mí y de todos los ministros, incluido el de Salud, ya está resuelto: habrá Copa América”, son las palabras de Jair Bolsonaro.

Plantón de los jugadores

Esto ha provocado las críticas desde los medios de comunicación más influyentes, como es Globo, con la celebración de una Copa de América que nadie entiende y no entra dentro del sentido común por la gravedad sanitaria. Se considera que el torneo va a empeorar la situación en un país que tiene más de un 80% de ocupación de camas UVI por casos de coronavirus. A las críticas se han sumado la de los políticos que han recurrido al Tribunal Supremo para echar abajo la organización y la comisión que investiga a Bolsonaro por la gestión de la pandemia que pide la comparecencia del presidente de la CBF, Caboclo, ante la Cámara Alta. No se entiende que el presidente de la Federación de Fútbol de Brasil haya cedido ante Bolsonaro.

No lo entienden los ciudadanos ni tampoco los jugadores que, con Casemiro a la cabeza, han decidido plantarse. “Los jugadores tienen una opinión contraria al presidente sobre disputar el torneo. Es por este motivo por el que nuestro capitán, Casemiro, no está aquí”, ha dicho Tite este jueves en su comparecencia ante los periodistas antes de jugar contra Ecuador el partido de eliminatoria para el Mundial de 2022.

Foto: Santi Mina durante un partido con el Celta en el Camp Nou. (EFE)

Son el grupo de brasileños que juegan en Europa, entre los que se encuentran también Militao y Neymar, los que tienen que hacer presión desde dentro de la concentración de la selección brasileña para hacer cambiar de idea a Bolsonaro. Es Casemiro el primer interlocutor y la persona que maneja las conversaciones con el seleccionador, el presidente de la Federación de Fútbol y el que manda un mensaje claro a Bolsonaro. Le da la espalda y pide que recapacite. No quieren que la Copa América agrave la situación sanitaria de un país fuertemente golpeado por el coronavirus.

Jair Bolsonaro Casemiro Coronavirus Neymar
El redactor recomienda