Lo gordo es la Champions: el Real Madrid resbala contra el Betis (0-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
lo mejor, los porteros

Lo gordo es la Champions: el Real Madrid resbala contra el Betis (0-0)

El Real Madrid tropieza contra el Betis en un partido en el que le faltó puntería y Zidane lo gestionó pensando en el Chelsea. Al Betis le faltó más ambición

placeholder Foto: Vinicius cae al césped en el partido contra el Betis. (Efe)
Vinicius cae al césped en el partido contra el Betis. (Efe)

A estas alturas de la temporada un empate es como una derrota. Si quieres pelear por el título de Liga lo que no puedes hacer es tropezar en tu estadio, que es donde tienes que ser más fuerte y contundente. Es lo que le faltó al Real Madrid en el empate contra el Betis. Falló en la definición. No tuvo puntería. Venia de marcarle tres goles al Cádiz en diez minutos y se quedó seco en el partido lluvioso contra el equipo verdiblanco.

El fallo del Real Madrid da más opciones al Atlético de Madrid y al Barcelona. Da la sensación de que Zidane está priorizando la Champions y las energías hay que guardarlas para la eliminatoria contra el Chelsea. Los jugadores también transmiten esta percepción. Lo gordo es el próximo martes en el partido de ida de las semifinales. Zidane gestiona los cambios para disminuir la fatiga y sus futbolistas tienen en la cabeza que lo más apetitoso está en la competición europea.

Al Real Madrid le faltó puntería. Sin gol, no hay éxito. Al Betis más ambición para llevarse el triunfo. El punto es bueno para los de Pellegrini y malo para los de Zidane. Del partido destacaron los dos porteros. Tanto Courtois como Claudio Bravo evitaron con sus buenas intervenciones las pocas ocasiones de gol.

Foto: Benzema junto con Modric durante el derbi en el Metropolitano. (Efe)

El Betis salió al partido con un planteamiento valiente. A buscar al Real Madrid cerca de la portería de Courtois para dificultar la salida del balón y la creación del juego. La presión hizo dudar al Madrid. Estaba incómodo, lento en la circulación de la pelota, tomando precauciones. Un error, un mal pase, la imprecisión podía suponer la ocasión de peligro de los verdiblancos. Así transcurrió el partido hasta el el minuto 25, en el que los de Zidane subieron la velocidad y el ritmo del juego. El Betis había salido a incomodar. Nada más. Pellegrini tenía en el campo a jugadores de talento. Puso juntos a Sergio Canales, Joaquín, Guardado, Lainez y Borja Iglesias. Se esperaba algo de más de producción arriba. No intimidó nada en toda la primera parte.

Benzema el más activo

Fue a partir de ese minuto 25 en el que el juego del Real Madrid cogió algo más de profundidad y vértigo. De lo previsible pasó a lo imprevisible con una combinación de Benzema con Rodrygo en el área. El disparo del brasileño lo tapó Víctor Ruiz. La mejor ocasión de gol en toda la primera parte. La segunda jugada fue un disparo de Benzema, raso y ajustado al poste, que detuvo Claudio Bravo. El Madrid había encontrado cómo llegar con Benzema saliendo del área para asociarse con todos. Por un lado entraba Marco Asensio, por el otro Rodrygo. La movilidad hizo dudar y recular al Betis. Isco y Modric lo intentaban por dentro.

Al Real Madrid le faltó más juego por las bandas para darle verticalidad y desborde a las acciones. Zidane apostó por Nacho como lateral izquierdo y Carvajal en la derecha. Nacho es polivalente, puede jugar en varios sitios, pero como lateral zurdo no tiene la llegada de Mendy ni Marcelo. Carvajal fue titular más de dos meses después y notó la inactividad. Es una buena noticia para Zidane porque lo tendrá más rodado para la eliminatoria de Champions contra el Chelsea. Carvajal tuvo 67 minutos. Zidane gestionó los esfuerzos pensando en el Chelsea y le cambió para meter a Odriozola.

placeholder Courtois sale ante Borja Iglesias. (Efe)
Courtois sale ante Borja Iglesias. (Efe)

De lo más destacable de la primera parte sin goles fue volver a comprobar que el Real Madrid tiene en Eder Militao un central enchufado. No es que tuviera mucho trabajo, pero esos pocos balones divididos, al espacio, en los que había que ganarlos por anticipación, se los llevó todos. Ganó los duelos a Borja Iglesias. Militao es un central que parecía que se iba a quedar en poco en el Real Madrid y lleva una serie de partidos en los que está teniendo jerarquía y personalidad. Jugó al lado de Varane y la pareja de centrales estuvo sólida.

Al descanso se llegó sin goles, con más dominio del Real Madrid, que fue de menos a más y la sensación de que el equipo de Zidane necesitaba la explosividad de Vinicius para agitar la defensa verdiblanca. En el banquillo estaba esperando su oportunidad Eden Hazard. El partido estaba abierto, disputado con un césped resbaladizo por la lluvia y había que esperar a que algunos de los tantos jugadores de calidad que había en los dos equipos decidiera desatarse o inventar algo diferente.

Regresó Hazard

La genialidad la puso Rodrygo en el 54’. El brasileño sorprendió con un lanzamiento desde lejos que impactó en el larguero de la portería de Claudio Bravo. El portero chileno roza la pelota con la mano. Se salvó el Betis. Empezó a hacer daño el Madrid atacando por la banda derecha con Rodrygo y Carvajal. Lo extraño fue el cambio que hizo Zidane. Quitó a Rodrygo, en el 59’, para meter a Vinicius. Brasileño por brasileño. Pellegrini metió en el campo a Aitor Ruibal y sacó a Joaquín. El veterano jugador del Betis no tuvo protagonismo. Acto seguido llegó la mejor ocasión del Betis con una acción individual de Guido Rodríguez que acabó parando Courtois.

El partido entro en un ‘tuya-mía’. Los dos equipos llegaban más al área rival. Borja Iglesias desaprovechó la gran ocasión para romper el partido en un envío de Sergio Canales. La tuvo el Betis y Courtois estuvo acertado saliendo para achicar. La respuesta del Real Madrid fue un disparo ajustado que desvió Claudio Bravo. Los dos porteros estaban siendo ya decisivos para sus equipos.

Lo que faltaba es puntería en los dos equipos. Marcelo, que salió por Isco, tuvo otra de las mejores ocasiones de ataque y le pegó mal. Desacertado en el golpeo dentro del área. Extraño en un jugador que tiene calidad para pegarle con más precisión al balón. Lo mismo le sucedió a Casemiro. Buscó la escuadra en un disparo desde fuera del área y salió desviado. No había puntería. Vinicius se sumó al desacierto ofensivo en una jugada de contraataque que finalizó de la peor manera. Rompió al espacio por velocidad y le faltó claridad en el remate.

Eden Hazard entró por Marco Asensio para jugar los últimos 15 minutos. Con él, Antonio Blanco para dar un respiro a Modric. Nada de la estrrella belga. Zidane estaba pensando en dosificar esfuerzos para el partido contra el Chelsea del próximo martes.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Karim Benzema Zinédine Zidane Marco Asensio Eden Hazard Thibaut Courtois
El redactor recomienda