El Liverpool gana después de un mes negro: ¿qué pasa en la casa de Klopp?
  1. Deportes
  2. Fútbol
Retoma la senda de la victoria

El Liverpool gana después de un mes negro: ¿qué pasa en la casa de Klopp?

La segunda victoria consecutiva de los reds sirve como reacción a la peor racha del equipo desde que es dirigido por el entrenador alemán. Solo ha ganado dos partidos de los últimos siete

placeholder Foto: Jurgen Klopp en una imagen de archivo. (Reuters)
Jurgen Klopp en una imagen de archivo. (Reuters)

El Liverpool se presentó en el Estadio Olímpico de Londres para medir las aspiraciones del West Ham de David Moyes. El que fuera entrenador del Everton, Manchester United o Real Sociedad ha revitalizado a su equipo tras una pobre primera temporada como entrenador hammer, pero acabó por claudicar ante un Mohamed Salah que se reencontró con el gol por partida doble tras seis encuentros con su casillero personal a cero. El partido acabó con un 1-3 que no enmascara los problemas del equipo de Jurgen Klopp. Si las pasadas temporadas el alemán confeccionó un huracán ofensivo de presión constante, la imagen actual es la de un equipo lastrado por las bajas en defensa y poco fiable frente a equipos de ambiciones menores.

Con esta victoria balsámica para los intereses de los reds, el conjunto de Liverpool se reengancha a la Premier League tras una mala racha que duró más de un mes. El vigente campeón de la competición se encuentra a tres puntos del Manchester City de Pep Guardiola, aunque los citizens tienen un partido pendiente por disputar. A diferencia de otros años, no hay un favorito evidente al título, todos los equipos fallan en las islas. Será una liga inglesa mucho más barata de puntos. El dato es claro: con 21 jornadas disputadas en la temporada 2019/20, el equipo de Klopp sumaba 61 puntos, habiendo concedido tan solo un empate. En la presente, el bagaje es mucho peor, 40 puntos, con seis empates y tres derrotas más en comparación.

Pero, ¿qué le pasa al Liverpool de Jurgen Klopp? La máquina de fútbol total a las que nos tenía acostumbrado el conjunto red en la anterior temporada ha dado paso a un equipo frágil por momentos, pero que sobre todo no encuentra la manera de encadenar varios resultados positivos. Esto quedó reflejado en la peor racha de resultados desde que el entrenador alemán se hiciera cargo del equipo: el Liverpool pasó cinco partidos seguidos de Premier League sin conocer la victoria. Fuera del torneo mayor, el conjunto red sufrió además una dura eliminación en la FA Cup a manos de su histórico rival, el Manchester United.

placeholder Los jugadores del Liverpool, dolidos tras la eliminación con el United. (Reuters)
Los jugadores del Liverpool, dolidos tras la eliminación con el United. (Reuters)

Entre el 27 de diciembre y el 27 de enero los pupilos de Klopp concedieron dos derrotas ante rivales de mitad de tabla como son el Southampton y Burnley. Ambas derrotas fueron por un gol a cero y frente a los vinotintos rompieron la estadística de llevar 1.369 días sin perder en liga en Anfield, es decir, casi cuatro años de imbatibilidad en su estadio. Frente a West Brom, Newcastle y Manchester United no pudieron pasar del empate. Especialmente preocupante son los resultados del Liverpool frente a equipos en teoría menores, ya que el conjunto red todavía no ha perdido un solo partido contra integrantes del Big Six en Premier. La victoria 1-3 frente al Tottenham de Mourinho dio cierto aire a los aficionados, que ven como su equipo pasa de máximo candidato al título a uno más en la pugna.

Las bajas en defensa condicionan a todo el equipo

A nadie se le escapa que el fichaje más importante de la historia moderna del Liverpool es Virgil Van Dijk. El que fuera el traspaso de mayor inversión en un defensa por 85 millones de euros -después Harry Maguire pasaría a costar 88- cambió al equipo, mejorando su línea defensiva hasta convertirlo en un aspirante, y posterior campeón, a la Champions League y la Premier League. Una polémica entrada de Jordan Pickford, portero del Everton, dejó dañados los ligamentos de la rodilla del holandés el pasado octubre. El central continúa su recuperación y no se espera que vuelva hasta la próxima temporada.

Si perder al líder defensivo no era suficiente para el técnico alemán, distintas lesiones han maltratado su muro. Joe Gomez y Joel Matip, los otros dos centrales naturales del combinado red, han sufrido distintos problemas físicos, obligando a Klopp a reconvertir jugadores. El señalado para la causa fue Fabinho, ex del Castilla, que pasó de pivote defensivo a central. Para colmo de males, también ha sufrido lesiones musculares en la presente temporada. En consecuencia, el jovencísimo Rhys Williams se ha asentado como pieza importante para su entrenador en esta complicada etapa. A sus 19 años, aunque es un gran proyecto de jugador en la ciudad deportiva de Kirby, ha tenido que asumir responsabilidades como la de ser titular en un partido de FA Cup frente al Manchester United, donde cometió un fallo que acabó por suponer la eliminación de los reds.

placeholder Rhys Williams, abatido tras su fallo frente al United. (Reuters)
Rhys Williams, abatido tras su fallo frente al United. (Reuters)

La necesidad de Klopp de sumar efectivos en la defensa causa un desajuste en su mediocentro, ejemplificado con la figura de Jordan Henderson. El capital de los reds ha retrasado su posición hasta jugar varios partidos de central. Al margen de su desempeño como defensa improvisado, el técnico alemán pierde un valioso activo en su presión tras pérdida, desconectando al tridente ofensivo de gala formado por Roberto Firmino, Mohamed Salah y Sadio Mané.

Sin la posibilidad de hacer esta presión en bloque, los delanteros acaban huérfanos de balón, provocando que en lo que llevamos de 2021 tan solo hayan cosechado cuatro goles entre los tres, dos de ellos anotados por el egipcio en el partido frente al West Ham United. En forma, el Liverpool sigue teniendo una delantera que asusta a Europa, pero su evolución durante la temporada es una incógnita.

placeholder Salah rompe su mala racha frente al West Ham. (Reuters)
Salah rompe su mala racha frente al West Ham. (Reuters)

El pasado mercado de verano, quizás previendo que el estado físico de la plantilla acabaría por pasar factura a la faceta goleadora del equipo, el Liverpool realizó una gran inversión de 40 millones de libras por Diogo Jota. El portugués, ex del Atlético de Madrid que despuntó en la Premier League con el Wolverhampton, es un experto en aprovechar oportunidades cerca del área. Uno de esos jugadores que no necesitan la circulación de balón para crear oportunidades de gol. Lamentablemente para los intereses de Klopp, el luso cayó lesionado a mediados de diciembre y todavía está apurando su recuperación.

La enfermería del Liverpool es el gran dolor de cabeza para Jurgen Klopp, cuyo equipo debe recuperar la senda de la fiabilidad.

Premier League Fútbol Liverpool FC David Moyes Manchester United West Ham United Pep Guardiola Mohamed Salah
El redactor recomienda