Asier Villalibre, un búfalo que sufrió creciendo lejos de Lezama
  1. Deportes
  2. Fútbol
Llamado a ser el nuevo Aduriz

Asier Villalibre, un búfalo que sufrió creciendo lejos de Lezama

El canterano, estrella en la final de la Supercopa contra el Barcelona, pasó por momentos complicados cuando fue cedido a clubes como el Valladolid o el Lorca

placeholder Foto:

Asier Villalibre cumplió el sueño de todo aficionado a un equipo de fútbol: dar un título al club de tus amores. Cuando faltaban menos de 10 minutos para el final del partido frente al Barcelona, y con un 2-1 en el marcador para los culés, el canterano saltó al terreno de juego. Una falta centrada a 15 metros del área le valió para adelantarse a Óscar Mingueza y rematar un balón que significó el empate a escasos segundos del tiempo añadido. En la prórroga, llegaría el golazo espectacular de Iñaki Williams y la agresión de Leo Messi sobre Villalibre, que acabó por suponer la primera expulsión del argentino con la camiseta del Barça. “Es la impotencia, no pasa nada”, disculpó el propio afectado tras el partido.

Foto: Messi abandonó el campo expulsado. (Reuters)

El cachorro de Lezama sacó su trompeta, como había hecho en pasadas celebraciones, para entonar un cántico típico del vestuario. Una de las imágenes del día. Asier Villalibre escribió su nombre en la historia reciente del Athletic por derecho propio. A sus 23 años, el canterano es uno de los jugadores emblema para la afición. Un jugador diferente y carismático que se fue ganando la confianza de Gaizka Garitano. A Marcelino, por su parte, le han bastado tres partidos al mando del equipo para saber qué baza tiene en el banquillo.

Hace cuatro años el nombre de Asier Villalibre sonaba con fuerza en los entresijos de San Mamés. La imagen que el joven estaba dando en las categorías inferiores del club era excelente, por lo que se le buscó acomodo en Segunda División. ‘El Búfalo’ fue el apodó que su primer entrenador en Lezama, Txus Gojenuri, le puso al ver las condiciones físicas por las que destacaba a muy corta edad. Su procedencia terminó por redondear un sobrenombre que le acompañaría el resto de su carrera: ‘El Búfalo de Gernika’. Con 19 años, en el 2017, este joven abandonó su casa para marcharse a Valladolid, le esperaba un nuevo paso en su formación.

En Pucela se encontró con Luis César Sampedro, quien se acababa de hacer ese mismo verano con las riendas del club. “Le conocía desde el Bilbao Athletic y queríamos probarle en una categoría superior”, recuerda el entrenador gallego a este periódico. Aquel primer paso de Villalibre por Segunda División fue complicado, especialmente por la competencia en la punta de ataque de los vallisoletanos.

placeholder Villalibre, en una imagen con el Valladolid. (EFE)
Villalibre, en una imagen con el Valladolid. (EFE)

En cuanto destacó con el Bilbao Athletic Asier recibió la etiqueta del heredero de Aritz Aduriz, una leyenda para San Mamés. Como el mismo contaría en distintas entrevistas, necesitaba marcharse y experimentar otro fútbol para poder curtirse. Era muy pronto para hablar de suceder al ‘Zorro’. Si la sombra de Aduriz era alargada en Bilbao, un tal Jaime Mata estaba empeñado en batir récords en Valladolid. “Villalibre tuvo mala suerte, le pilló la explosión goleadora de Mata y le impidió tener mucha participación con nosotros”, relata Luis César. El actual delantero del Getafe consiguió anotar 35 goles en Segunda División aquella temporada, segundo mejor registro de la historia de la competición.

“Me encontré un chico que estaba creciendo, recién salido de casa, creo recordar que se marchó al Lorca y tampoco le fue muy bien”, añade el exentrenador de clubes como Nástic de Tarragona o Deportivo de la Coruña. La memoria no le falla, a mitad de temporada Villalibre abandonó Valladolid en dirección a Lorca, misma categoría, pero en un club con menores ambiciones. El futbolista no acabó de despegar, regresando a casa a final del curso y asentándose de nuevo en el Bilbao Athletic.

Luis César recuerda a Villalibre como “un buen proyecto de jugador que tenía que quemar etapas, pero fue duro para él no jugar, lo pasó mal”. Tampoco le sorprende la apuesta que desde el Athletic de Bilbao se realizó por él. “Es un club que tiene que cuidar su cantera y tenía potencial”, comenta.

Tras pasar una temporada completa en el Bilbao Athletic, de regreso a Segunda División B, la 2019/20 significaría su primera gran oportunidad con el primer equipo. Se tanteó una posible nueva cesión del cachorro, pero Garitano fue apostando poco a poco por él.

placeholder Williams, Villalibre y De Marcos celebran el título de la Supercopa. (EFE)
Williams, Villalibre y De Marcos celebran el título de la Supercopa. (EFE)

“Ha ido mejorando mucho, las prestaciones que ofrece al Athletic ahora mismo son importantes, es un buen rematador, tiene trabajo y es inteligente en el campo”, opina Sampedro sobre la evolución del que fuera su delantero, destacando en especial la movilidad que ha adquirido con el paso del tiempo: “Es mucho más dinámico ahora de lo que era antes”. Esa búsqueda de oportunidad en el terreno de juego y de encontrar los espacios libres le han permitido ir sumando minutos durante la temporada, hasta convertirse en una pieza importante para el devenir del equipo en la rotación de Iñaki Williams o Raúl García.

“Un producto Lezama” orgulloso de sus cicatrices

En una pasada entrevista con el diario Deia, el futbolista confesó que esa temporada 2017/18 en el Valladolid y Lorca había sido el momento más complicado de su carrera. Sin embargo, “aquello sirvió para endurecerme y también me ayudó a darme cuenta de lo que hay fuera de aquí”. “Si me dices que Asier Villalibre quiere jugar toda la vida en el Athletic, como hizo Julen Guerrero, me lo creo”, reflexiona Luis César, que define al jugador como “un producto Lezama total”.

El que fuera su entrenador en Pucela guarda buen recuerdo de su etapa juntos, a pesar de no haber sido tan importante en sus planes deportivos: “Estaba muy preocupado por su formación, es un chico centrado, súper tímido e introvertido, buen chaval, quería ser futbolista pero sin descuidar su futuro”.

En la comparación con las imágenes de exaltación y alegría que Villalibre tuvo en la celebración de la Supercopa de España del pasado domingo, Luis César se encontró un joven que añoraba su hogar en Gernika. “Debí escuchar su voz tres veces en seis meses, no sabría identificar su voz ahora mismo”, bromea el entrenador, “es un chico excelente y se llevaba bien con los compañeros, pero no era de esos que estuviera todos los días de broma”.

placeholder Villalibre celebra el gol del empate frente al Barça. (Reuters)
Villalibre celebra el gol del empate frente al Barça. (Reuters)

Con cierta sorpresa, el gallego comenta la famosa estampa del futbolista tocando la trompeta y celebrando el primer título con el Athletic de Bilbao. “Esa noche probablemente el hombre más feliz del mundo tenía que ser Asier Villalibre”, opina Luis César. Razón no le falta.

Involucrado con el club, músico aficionado y amigo de ‘influencers’

Carismático, con una barba poblada y aspecto bohemio, el caso de Villalibre recuerda inevitablemente al de Gaizka Toquero, aquel delantero del Athletic de Bilbao que portaba el número 2 de dorsal. “Ari, Ari, Ari, Toquero Lehendakari”, solía cantar San Mamés para jalear a su ídolo. Al igual que su predecesor, Asier se ha convertido en uno de los favoritos de la afición. Su implicación con el club va más allá de lo habitual, ‘El Búfalo’ firmó una renovación hasta el 2023 sin que se hubiera consumado su paso al primer equipo, con una cláusula de rescisión de 50 millones de euros incluida.

Aunque a veces se ha dejado ver arropando al equipo femenino de la entidad, los últimos tiempos de Villalibre no se entienden sin la música, concretamente sin Orsai. Este grupo aficionado está formado junto a otros jugadores del Athletic de Bilbao, Dani García, Mikel Vesga, Óscar de Marcos, Mikel Balenziaga e Iñigo Lekue. Su nombre, como no podía ser de otra manera, viene por la pronunciación de off side/fuera de juego. A pesar del durísimo calendario, los jugadores encontraron en este pasatiempo otra manera más de disfrutar en común.

Si le quedan ratos libres entre los entrenamientos, las clases de trompeta y los desplazamientos con el primer equipo, Villalibre se relaja con el FIFA. El conocido videojuego le ha servido para entablar amistad con influencers como DjMariio o Ibai Llanos, con los que ha realizado diferentes intervenciones en streaming y que celebraron con entusiasmo su aportación clave en la victoria del Athletic frente al Barcelona en la final de la Supercopa de España.

Athletic Club Leo Messi Aritz Aduriz Bilbao Athletic San Mamés Iñaki Williams FIFA Gaizka Garitano
El redactor recomienda