el brasileño se echó el equipo a sus espaldas

Un gran Vinícius recupera el liderato para el Real Madrid contra la Real Sociedad (1-2)

El Real Madrid aprovecha el pinchazo del Barcelona y se apropia del primer puesto. El mejor, Vinicius. Provocó un penalti, para la polémica, y generó el mayor peligro

Foto: Vinícius abraza a Benzema en el segundo gol del Real Madrid contra la Real Sociedad. (EFE)
Vinícius abraza a Benzema en el segundo gol del Real Madrid contra la Real Sociedad. (EFE)

El Real Madrid no falló y aprovecha el pinchazo del Barcelona en Sevilla para ponerse líder con el triunfo ante la Real Sociedad. Vuelve a depender de sí mismo para ganar la ansiada Liga. Los que creen en las teorías de la mano negra y los favores arbitrales (entre ellos se encuentra Piqué) se escandalizarán con el penalti señalado a Vinicius. El que marcó Sergio Ramos y sirvió para desequilibrar un partido con más emoción que ocasiones de gol. Cayó el joven brasileño cuando iba rematar a portería con la derecha por el toque de Diego Llorente. El contacto fue interpretado por el colegiado catalán (Xavier Estrada Fernández) como una zancadilla y lo corroboró el VAR. Esto sucedió en el inicio de la segunda parte (minuto 47). Veinte minutos después empató la Real Sociedad con un disparo fuerte y ajustado de Januzaj. El árbitro anuló el gol por fuera de juego posicional de Merino. Interfiere en la acción. Estaba obstaculizando la visión a Courtois.

La polémica persigue al equipo de Zidane en los tres partidos desde que se reanudó esta mini Liga. Contra el Eibar se revisó un fuera de juego de Benzema que acabó en el primer gol de Kroos. Quique Setién lanzó la primera insinuación y habló de los centímetros con los que se traza la línea del VAR. Se refirió a un posible doble rasero. Contra el Valencia, en el segundo partido en el estadio Alfredo Di Stéfano, se anuló un gol a Rodrigo Moreno por fuera de juego de Maxi Gómez. El cabreo del Valencia fue morrocotudo. En Valencia se sintieron algo más que perjudicados. Hasta que apareció el que más sabe cómo denunciar, con mensajes subliminales, los favores arbitrales al Real Madrid. Piqué, tras el empate del Barça en Sevilla, jugó con un mensaje de pesimismo y denuncia. No cree que puedan ganar esta Liga. Se la da al Real Madrid. Encendió a las masas.

James pugna por un balón con Nacho Monreal. (Efe)
James pugna por un balón con Nacho Monreal. (Efe)

Pagaría, personalmente, lo que me pidieran por ver la reacción del central del Barcelona con el penalti a Vinicius de Diego Llorente. Habrá que esperar porque seguro que no desaprovecha la ocasión y vuelve a asomar la patita. Crece la indignación con los arbitrajes que está recibiendo el Real Madrid. Hay mosqueo de los importantes por creer que esta Liga está premeditadamente preparada (como diría el Cholo) para que la gane el equipo blanco.

Sergio Ramos, lesionado

Al margen de debates tan jugosos para la polémica hay que poner el foco en Vinicius. El brasileño fue el hombre del partido. Desatado. Incisivo. Arrolló a la defensa de la Real Sociedad por la banda izquierda en un día que Zidane decidió dar un respiro a Hazard. Del otro cambio, la titularidad de James, hablaremos en un rato. Las incursiones de Vinicius rompieron a los donostiarras. A Andoni Gorosabel le sacó una tarjeta amarilla por una patada en el pecho cuando se iba a encarar la portería de Merino. Vini y su explosividad fueron lo mejor de un Real Madrid muy trabajador, pero con escasas ocasiones de gol. Entró con ganas y decisión a aprovechar el pinchazo del Barça, pero se le atragantó la presión arriba de la Real. Tenían demasiadas dificultades para sacar el balón jugado desde atrás y el recurso fue lanzar balones en largo a la banda de Vinicius y alguna que otra aparición desde atrás de Marcelo. En la primera parte, la Real Sociedad no disparó en la portería.

El lastre del Real Madrid tiene nombre y apellidos: James Rodríguez. Zidane hizo una de sus ‘jaimitadas’ y la verdad es que no era un día para bromas o experimentos. Puso al colombiano en el once después de ocho meses desde que jugó su último partido de Liga (jornada 9, 19 de octubre en Mallorca). Ese día perdió el Madrid. No jugaba un partido desde el 6 de febrero en la Copa del Rey. Fue contra la Real Sociedad en el Bernabéu, le quitaron en el descanso, y el Madrid cayó eliminado. 136 días después jugó uno de los jugadores que están desahuciados para el asalto al liderato. Inexplicable. James no tiene físico para irse de nadie. Estuvo perdido en ataque, sin sitio en la banda derecha ni por dentro. Pero Zidane tiene estas cosas que le hacen ser un entrenador enigmático.

Benzema celebra el gol ante la Real. (Efe)
Benzema celebra el gol ante la Real. (Efe)

Lo mejor para el Real Madrid fue comprobar que Vinicius tiene la personalidad del que se quiere comer el mundo en todo momento. Puede ser impreciso, atropellado, faltarle la puntería o abusar de la conducción de la pelota. Pero todos los posibles defectos los compensa con el atrevimiento y el descaro de irse siempre a la portería y provocar el desorden en los rivales.

Con Vinicius y un gol suyo al Barcelona en el Clásico del Bernabéu, el Real Madrid cogió el liderato antes del confinamiento y con él, en su primera titularidad tras el parón, recupera el primer puesto con un gran partido en San Sebastián. El segundo gol lo marcó Benzema. Fue revisado por el VAR por bajar la pelota con el hombro. La Real Sociedad recortó la distancia con un gol de Mikel Merino. Eran momentos de sufrimiento para el Madrid, que acusó la salida del campo de su capitán. La noticia negativa para el nuevo líder es la lesión de Sergio Ramos por un golpe en la rodilla con Isak.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios