Sevilla acogerá el duelo vasco

La fe de Yuri salva al Athletic y lo mete en la final de Copa contra la Real Sociedad

El conjunto bilbaíno no completó un gran partido, pero el ex del PSG se inventó un jugadón para darle el pase a la final. El Granada lo intentó de todas las maneras, pero no pudo ser. Habrá derbi vasco

Foto: Yuri celebra el tanto que dio al Athletic el pase a la final copera. (Reuters)
Yuri celebra el tanto que dio al Athletic el pase a la final copera. (Reuters)

Vuelta en Los Cármenes e intercambio de papeles entre Granada y Athletic. Si en San Mámés los andaluces resistieron contra viento y marea las embestidas de los 'leones', esta vez les tocó a los vascos achicar agua. El Granada quiso, pero no pudo (2-1). El Athletic, al que tampoco le faltó empeño, estará en su cuarta final copera en el siglo XXI. El Barça fue verdugo en las anteriores y esta vez enfrente tendrá a la Real Sociedad, máximo rival histórico. Habrá derbi vasco, y de los buenos, en Sevilla. Con pista de atletismo o sin ella, la madre de todas las batallas entre ellos conocerá La Cartuja, sede de la final de la Copa del Rey durante las próximas cuatro temporadas.

El conjunto de Garitano fue peor que su rival, pero Yuri hizo lo que parecía imposible. Con 2-0 en contra y la afición andaluza encendida, el de Zarauz recogió un balón en la banda, se pegó un carrerón, se internó en el área y, de disparo seco, la cruzó al otro palo de la portería defendida por Rui Silva. Imposible para el guardameta luso. "Preferimos al Athletic en la final", dijo Alguacil, técnico realista, tras apear al Mirandés en la otra semifinal, la disputada el miércoles. El ex del PSG cogió el testigo y sacó unos billetes que se le habían puesto carísimos al Athletic. Carlos Fernández y Germán, con sendos remates de cabeza, le habían dado la vuelta a la eliminatoria.

Abonados al sufrimiento

El Athletic estaba desactivado y sin ideas. De hecho, en la primera parte su mejor ocasión fue un remate errático de Víctor Díaz, capitán de los granadinos, que casi acaba en autogol mientras que en la segunda, más allá del empuje de Yuri, no se conocieron más llegadas. El Granada hizo bueno el "todo es posible" en su casa, ante su gente, y gozó de las mejores oportunidades, pero le faltó esa pizca de suerte que en momentos clave parece favorecer a conjuntos con más tradición y palmarés. El escudo, dicen, también juega y el Athletic tendrá ante sí otra oportunidad, quizá la más clara de los últimos años, para levantar un nuevo título copero. Hace tres décadas, desde los años 80, que sus vitrinas no reciben este cetro, también la Real. Ambos, con necesidades. El que caiga saldrá doblemente derrotado, que duda cabe. Final inédita, por cierto.

El Athletic ha transitado en el alambre hasta alcanzar la final del trofeo de Su Majestad, haciendo del sufrimiento su particular seña. Tras apear con claridad a Intercity y Sestao, se abonaron a la agonía de los penaltis contra Elche y Tenerife. Ante el Barça, ya en cuartos, un golazo de Williams deshizo el entuerto y lo plantó en estas semis contra el Granada, que hace menos de un año estaba en Segunda División pasándolas canutas por ascender. Más allá del Mirandés, este es el otro cuento mágico que nos deja esta Copa, ya convertida por derecho propio en la competición de los modestos. Los de Diego Martínez rozaron con la yema de los dedos la hazaña 61 años después y hasta el minuto 81 lo tenían en su mano, pero Yuri les cerró la puerta de golpe, en los morros, e hizo bueno el valor doble de los goles fuera de casa. Alegría en el norte, pena tremenda en el sur. Las dos 'Españas', que dicen.

Al final, el Granada puso el descaro y el Athletic, la intimidación. Los vascos se vuelven más feroces en Copa, al igual que el Madrid en Champions. Hay entidades que mutan dependiendo del compromiso. Los nazaríes se llenaron de valor, parecían no pesarle las piernas, tras adelantarse en el marcador y el segundo tanto a la salida de un córner parecía hundir definitivamente a los vascos, muy arrugados. Los de Martínez encontraban las bandas con facilidad tras cambiar Garitano el esquema y colocar una defensa de cuatro. Williams no ofreció profundidad, Vesga y Muniain tampoco conectaban... Solo el balón parado parecía una opción para Raúl García y compañía, pero como son las cosas que cuando más dominante estaba el Granada llegó el golazo de Yuri, a la postre, definitivo. Athletic y Real, el éxito aguarda en Sevilla.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios