victoria del athletic por 1-0

El Granada sobrevive en San Mamés ante un Iñaki Williams que está de Selección

El Athletic fue muy superior al Granada, pero no pudo marcar más de un gol y tendrá que sufrir en la vuelta que se jugará dentro de tres semanas en Los Cármenes

Foto: Muniain (i) marcó el gol del Athletic tras una asistencia de Williams. (EFE)
Muniain (i) marcó el gol del Athletic tras una asistencia de Williams. (EFE)

El Athletic Club perdió una gran oportunidad de dejar encarrilada la semifinal de la Copa del Rey contra el Granada. Ganó 1-0 y en tres semanas viajará a Los Cárdenes para jugarse el pase a la final. Tuvo muchas más ocasiones que su rival, dominó con claridad todo el partido y apenas sufrió, pero solo metió un gol, y eso mantiene con opciones al Granada.

Qué fácil es acostumbrarse a lo bueno. La Copa del Rey es otra cosa sin eliminatorias a un solo partido. Es algo mucho peor, salvo que seas Roberto Gómez y pienses que unas semifinales sin el Real Madrid y el FC Barcelona son "un petardo". Lo que es un petardo es que un torneo vibrante, en gran parte por su formato, ahora tenga dos eliminatorias a ida y vuelta con tres semanas de separación entre los partidos. Sabe a poco. A muy poco.

Se pudo comprobar este miércoles en San Mamés. El recibimiento de la afición antes del partido fue el de las grandes ocasiones, pero el ambiente durante los 90 minutos no tanto. Faltaba el vértigo que da estar a un paso de la eliminación. Sin eso, el encuentro se pareció más a uno de Liga. El último tramo habría sido muy diferente. Necesariamente el Granada se habría ido arriba, habría intentado hasta el final marcar un gol para forzar la prórroga. Lo que se vio, en cambio, fue una actitud más conformista. Y es normal, ¿para qué arriesgar si la remontada es asequible en la vuelta?

Ruis Silva fue el mejor jugador del Granada. (EFE)
Ruis Silva fue el mejor jugador del Granada. (EFE)

El Granada se va de Bilbao con un muy buen resultado viendo el partido. Solo en la primera parte, el Athletic disparó quince veces a puerta. Solo entró uno, un remate a placer de Iker Muniain dentro del área tras un pase de Iñaki Williams desde la izquierda. El delantero fue el mejor de su equipo, un puñal escorado a la banda que el Granada no pudo contener. Ya lo demostró contra el Barcelona: tiene nivel para volver a la Selección casi cuatro años después. O al menos para que Luis Enrique lo tenga en cuenta.

La culpa de que no marcara fue, sobre todo, de Rui Silva, portero del Granada. Sus paradas evitaron que el Athletic consiguiera una ventaja más amplia. También lo hizo el VAR, que avisó al árbitro Alejandro José Hernández Hernández para que revisara un gol de Ander Capa en el minuto 60. El tanto no fue legal porque Williams obstaculizó la visión del portero.

La segunda y última noche copera de la temporada en San Mamés podía haber sido una fiesta, pero el Athletic no pudo transformar en goles su superioridad. El Granada sí evitó que su inferioridad le dejara a borde de la eliminación y aún tiene opciones de meterse en la segunda final de su historia.

Copa del Rey

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios