primera vez que se toma esta decisión

Caso Zozulya y el "¡puto nazi!": se abre la veda para suspender más partidos

Este domingo se suspendió, por primera vez en España, un partido de fútbol por insultos procedentes de la grada. El partido iba 0-0 y era el descanso cuando se tomó la decisión

Foto: Zozulya, este domingo en Vallecas con la camiseta del Albacete.
Zozulya, este domingo en Vallecas con la camiseta del Albacete.

"Con la afición del Rayo, con el antirracismo. ¿Cuándo se ha suspendido un partido en tantísimas ocasiones por insultos racistas? Por un fútbol que sea ejemplo, comprometido, solidario, sin nazis". Íñigo Errejón, en su cuenta de Twitter, se expresaba de este modo este domingo por la noche elevando la pregunta de una buena parte del aficionado al fútbol: ¿por qué este insulto sí y otros no? Los cánticos durante el primer tiempo del Rayo Vallecano - Albacete a un Roman Zozulya que acabó supuestamente llorando en el descanso provocaron la primera suspensión de un partido de Liga en España por insultos desde la grada.

"Jamás diría que es un neonazi, es un patriota de Ucrania", Vladimir Kuzmenko es el agente de Zozulya y este domingo por la noche se mostró así de rotundo en la 'Cadena Ser' para desmentir los cánticos y acusaciones. Porque en Vallecas se gritó "¡Roman Zozulya, puto nazi!" durante la primera mitad del choque que se suspendió tras un largo descanso, de 55 minutos. "Nuestro jugador estaba llorando en el descanso y se ha tomado la decisión más acertada para defender nuestro fútbol y que nuestra Liga sea un ejemplo. El árbitro, ya en la primera parte, ha dicho que tenían que acabar los insultos y al final todos hemos estado de acuerdo, sin fisuras y agradezco a todos. El presidente del Rayo ha lamentado esta situación y ha saludado a Zozulya. Estaba muy afectado, ha sido una situación muy dura para él", aseguró el vicepresidente del Albacete, Víctor Varela. No obstante, a Zozulya se le vio sonreír y ponerse la mano en las orejas cuando se retiró al descanso ante los cánticos de la grada. Según el testimonio de Varela, se desmoronó dentro...

La última vez que las lágrimas de un futbolista fue noticia tuvo lugar hace un mes precisamente en el país de Zozulya, Ucrania, cuando el delantero brasileño del Shakhtar Donetsk, Taison, recibió insultos racistas desde la grada del estadio del Dinamo de Kiev. El atacante, en un momento de rabia, respondió a la grada y por ello fue expulsado. Su llanto se hizo viral por la paradójica situación de que el insultado terminara castigado. "A la 'gente' que hace los ruidos de mono: ¡Qué vergüenza, qué vergüenza!". También el pasado mes de noviembre, aunque sin lágrimas, un impotente Mario Balotelli se quejaba en Italia de los insultos que recibió desde la grada de Verona cuando visitó el estadio Marcantonio Bentegodi con la camiseta del Brescia.

Pero esto no es ni Italia ni Ucrania y LaLiga, en su comunicado tras la suspensión del choque, lo recalcó: "LaLiga confirma su acuerdo con la decisión tomada por el árbitro del partido [José Luis López Toca] entre el Rayo Vallecano y el Albacete Balompié para la suspensión del partido debido a los graves insultos recibidos por el jugador del club visitante, Roman Zozulya, durante la disputa del mismo. LaLiga continúa trabajando contra la violencia, el racismo y la xenofobia en los estadios de fútbol y manifiesta su más sincera repulsa sobre lo sucedido".

"¡Griezmann muérete!"

"Violencia, racismo y xenofobia" es algo demasiado habitual en la grada de un estadio de fútbol y no sólo en la élite. El pasado fin de semana, en la Primera Regional canaria, en Fuerteventura, un jugador suspendido del Jandía que estaba en la grada gritó a la linier: "¡Ay esos tobillos! ¡Como te pille fuera, te violo! Te voy a partir la cara". Aunque en este sentido, el último capítulo más grave en el fútbol español fue en el mediático Atlético de Madrid - FC Barcelona, en el que se pudo escuchar desde la grada un "¡Griezmann muérete!" que no acarreó ningún castigo (se multó al Atlético con 301 euros por lanzamiento de objetos). Antoine no parecía estar tan afectado como Zozulya. También sonado es el recibimiento que tiene Gerard Piqué -y Shakira- cuando el Barça visita Cornellá, por poner otro ejemplo sobre insultos y violencia en la grada.

La RFEF, organización a la que pertenecen los árbitros -encargados de suspender o no un partido-, acaba de sentar un precedente por el que se le va a mirar con lupa. ¿Todos los insultos serán medidos de la misma manera? ¿Dónde pondrá el límite el árbitro con el jugador y el club afectado? En lo que sí parece haber unanimidad es en que los insultos deben extinguirse de un recinto deportivo. "La ley es para todos y tenemos que exigir que si vuelve a suceder se cumpla”, ha comentado este lunes Paco Jémez, técnico rayista.

Pancarta del fondo del estadio de Vallecas.
Pancarta del fondo del estadio de Vallecas.

La patata caliente está en manos de la RFEF a partir de ahora. Valiente por dar este paso, el tiempo dirá si mantiene su firmeza para actuar con la misma contundencia con otros clubes y con otros insultos. Sin ir más lejos, en Valencia, minutos después de la suspensión en Vallecas, la violencia apareció cuando Thibout Courtois recibió todo tipo de adjetivos tras el empate a uno en el último minuto en el que el meta fue protagonista... El belga contestó a los aficionados que le insultaban tirando un beso hacia la grada.

Por qué llaman "nazi" a Zozulya

Las redes sociales, además de llenarse de preguntas como las de Íñigo Errejón, se inundó con preguntas de por qué se calificaba de "nazi" a Zozulya, al tiempo que se recopilaba una serie de fotografías -sin que se puedan constatar que son reales- en la que se basa esta imagen creada alrededor del futbolista.

La historia se remonta a 2014, cuando Zozulya apoyó a los paramilitares ucranianos frente a los prorrusos tras la declaración de independencia de Donetsk y Lugansk en la guerra del Donbass. Roman estaba en el Dnipro, cuyos radicales (reconocidos por su ideología neonazi) crearon una especie de 'ejército popular' y utilizaron la imagen del actual delantero del Albacete como reclamo. El futbolista, que acaba de cumplir 30 años, ha mostrado en más de una ocasión su apoyo al ejército ucraniano, como cuando subastó la camiseta para recaudar fondos en favor de la Brigada del Aire con la que jugó frente a España en 2015. Estos hechos sí se pueden asegurar que son reales.

Pero a los acontecimientos comentados se han unido otra serie de suposiciones que han alimentado la polémica, como que tras fichar por el Betis, Zozulya llegó a Sevilla luciendo una camiseta con el símbolo del escudo de Ucrania y muy similar al que utiliza el Pravy Sector, un partido ucraniano de ultraderecha por el que habría mostrado su simpatía públicamente, sobre todo a través de su admiración por Stepan Bandera, figura histórica ucraniana honrada por organizaciones de extrema derecha.

Sin estar clara la fecha, Zozulya también presuntamente posó en una ocasión en una cancha de baloncesto con un marcador que reflejaba unos números relacionados con el movimiento nazi: '14', referente a las catorce palabras que pronunció David Lane -"debemos asegurar la existencia de nuestro pueblo y un futuro para los niños blancos"- y '88', referente a "Heil Hitler" (la h es la octava letra en el abecedario). Además, en dicha fotografía portaba el dorsal 18, que haría alusión a Adolf Hitler.

Cuando se le ha cuestionado si se consideraba "nazi", Roman Zozulya ha asegurado que "no" era así, "es como si alguien de España que quiera defender a su país le llamaran nazi", comentó en una ocasión a 'laSexta' en una breve charla. También se ha rumoreado que todas esas imágenes son 'fakes' realizadas por prorrusos dedicados a intentar desprestigiar a famosos que se han posicionado contra ellos, algo que ni ha negado ni confirmado nunca Zozulya.

Detrás del apoyo del Rayo a la suspensión

A margen de Zozulya, otro de los focos en esta polémica estuvo en el apoyo del Rayo Vallecano a suspender el choque. "Lo que tiene que hacer la Policía, que tiene cámaras y medios para ello, es localizar a esos energúmenos y prohibirles la entrada", exclamó Raúl Martín Presa, presidente franjirrojo, que acudió a la sala de prensa tras lo sucedido. Los radicales del Rayo están en contra de la política del máximo mandatario, de quien se acuerdan en todos los partidos al grito de "¡Presa vete ya!".

"Unos pocos han perjudicado a toda la afición del Rayo y del Albacete, que son las víctimas, no Zozulya", señalaba Martín Presa. El presidente está utilizando este episodio para tratar de vetar la entrada al estadio a los radicales del fondo, desde donde tanto se le critica.

Este lunes por la mañana, la plantilla y cuerpo técnico han querido también mostrar su opinión con un comunicado:

Lamentamos profundamente los hechos acaecidos ayer durante el partido que disputamos frente al Albacete que provocaron la suspensión del encuentro en el descanso del mismo, y que supusieron un gran perjuicio para nuestro equipo y para los aficionados.

Creemos firmemente en los valores que representa el deporte, de unión, de solidaridad y de no discriminación a ninguna persona por su raza, su religión o su ideología, por lo  que condenamos cualquier manifestación de violencia física o verbal  contraria a estos valores.

Reconocemos el gran apoyo y ambiente que la afición del Rayo siempre nos ofrece, que  convierte en especial  nuestro estadio, pero pedimos que este apoyo incondicional sea siempre desde el respeto al contrario,  evitando situaciones que alejan a nuestro club de la esencia del fútbol y de lo que este representa.

Hacemos un llamamiento para eliminar cualquier tipo de violencia, racismo y xenofobia de nuestros estadios de fútbol.   

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios