España empeora en Noruega (1-1)

El puñetazo de Kepa y el retroceso de la Selección española de Robert Moreno

Pinchazo de España en Noruega (1-1). No cierra la clasificación para la Eurocopa. Flojo partido de los de Robert Moreno. Le costó generar fútbol, tener profundidad y lo pagó con una mala salida de Kepa

Foto: Saúl pugna por un balón en el partido contra Noruega. (EFE)
Saúl pugna por un balón en el partido contra Noruega. (EFE)

Una salida a la desesperada de Kepa Arrizabalaga, en el descuento del partido, deja a España sin cerrar la clasificación para la Eurocopa de 2020. El empate (1-1) en Noruega es un paso atrás por cómo se produjo. El juego no convence ni deja la sensación de una mejoría. Le faltó fluidez, ritmo, profundidad y contundencia. En la segunda parte se partió en dos. No tuvo equilibrio en el último tramo del encuentro. Superada en el ida y vuelta pagó la falta de control con la jugada en la que Kepa hizo el penalti. El partido se había puesto de cara con gol de Saúl: un derechazo desde fuera del área en el inicio de la segunda parte. Desequilibró el partido, pero no sirvió para solucionar los problemas. Se puede hablar de retroceso. Robert Moreno puso en el césped un arsenal de talento (Fabián, Ceballos, Oyarzábal, Rodrigo, Cazorla...) que se atascó contra un rival organizado y acabó sufriendo en el área de Kepa.

Como Noruega se va a encontrar muchos partidos. Equipos cerrados, que no dejan espacios, juntan sus líneas y montan el muro. España lleva años y varios seleccionadores buscando cómo reinventarse y encontrar un estilo más contundente y efectivo. Es el turno de Robert Moreno. Con Noruega se empató pasando apuros en la primera parte y se la pudo hacer un gol con el coraje de Saúl. El centrocampista del Atlético de Madrid tiene la facilidad de llegar desde atrás y disparar. Debería prodigarse más en este tipo de acciones. Es cuestión de apostar por un fútbol más directo y menos elaborado. España generó más peligro con lanzamientos lejanos. Un recurso que utilizó Fabián y estrelló un balón en el larguero y otro en el poste.

Robert Moreno da instrucciones en el partido contra Noruega. (EFE)
Robert Moreno da instrucciones en el partido contra Noruega. (EFE)

La identidad no está cuestionada. España salió al partido a llevar la iniciativa, tener la posesión de la pelota y encerrar a los noruegos en su campo. El gran problema que arrastra la Selección es cómo darle profundidad al juego. Los conceptos están claros. La teoría es una cosa y la práctica es otra. De lo que se trata es de darle velocidad a la circulación del balón, menear el bloque rival de un lado a otro hasta encontrar esos espacios, las espaldas de los defensas, un pase interior... Estar en permanente movimiento y no ser un equipo estático. España empezó con intención y se fue contagiando hasta ser un equipo estático y frágil. Con menos agresividad de la que requiere un equipo que pretende intimidar. Si a ello le añades que la presión en la recuperación de la pelota no fue la correcta los problemas se hacen más grandes. Uno de los señalados es Busquets. El seleccionador le tiene fe. El mediocentro lleva tiempo sin estar en su mejor nivel. Le falta frescura. Puede ser el momento del cambio y de apostar por Rodri.

Pantallazo del encontronazo de Kepa que provocó el penalti
Pantallazo del encontronazo de Kepa que provocó el penalti

Metidos atrás

Para ganar una Eurocopa hay que exigirle a España que ofrezca mejores sensaciones y argumentos con los que convencer de que está entre los candidatos. En Oslo era el día para cerrar la clasificación. No se cumplió con el expediente. La pregunta que se hacen los aficionados es si esta Selección está para volver a ganar un título. Robert Moreno necesita revisar cuáles son las necesidades del equipo. Cogió la Selección en un escenario complicado, relevó a Luis Enrique y ha conseguido que coja una dinámica ganadora. Sigue sin perder. Visto así se puede pensar que la cosa tiene buena pinta y que hay margen de mejora. Ganar está por encima de todo. El problema está en que el juego de España sufre altibajos. Contra Noruega fue de más a menos en la primera parte y en la segunda el guion fue similar. Entró enchufado, marcó Saúl y acabó sufriendo. España, como contra Rumanía (con dos paradones en el último minuto), acabó pidiendo la hora. En Oslo más de lo mismo.

Noruega era el partido señalado para Sergio Ramos. El capitán pulverizó el registro de internacionalidades, adelantó a Iker Casillas y pone el listón en los 168 partidos. El registro no coincidió con un partido brillante del capitán. Estuvo despistado e impreciso. Fue la tónica del juego de España. Ganó con la acción aislada de Saúl y llevó peligro con los disparos de Fabián (dos tiros al palo).

Ficha técnica

1 - Noruega: Jarstein; Elabdellaoui, Nordtveit (Hovland, m.30), Ajer, Aleesami; Selnæs, Johansen (Sorloth, m.63), Berge, Henriksen (Johnsen, m.83); Odegaard; y King.

1 - España: Kepa; Jesús Navas, Sergio Ramos, Raúl Albiol, Bernat (Íñigo Martínez, m.88); Busquets, Saúl, Ceballos (Cazorla, m.64); Fabián, Oyarzabal (Rodri, m.78) y Rodrigo.

Goles: 0-1, m.47: Saúl. 1-1, m.93: King.

Árbitro: Michael Oliver (ING). Amonestó a King (42) por Noruega; y a Rodrigo (35), Busquets (60), Ramos (80), Fabián (81) y Kepa (92) por España.

Incidencias: encuentro de la fase de clasificación a la Eurocopa 2020 disputado en el estadio Ullevaal, lleno, con 28.000 espectadores en sus gradas, 500 de ellos españoles.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios