apunta a titular con lopetegui

Así es la vertiginosa vida de Bryan Gil, la futura estrella del Sevilla... y España

Al decir de los técnicos del Sevilla, sus expectativas de crecimiento incluso superan a las de Sergio Ramos y Jesús Navas en su día

Foto: Bryan Gil (d) durante la final de la Eurocopa sub-19 que España ganó a Portugal. (EFE)
Bryan Gil (d) durante la final de la Eurocopa sub-19 que España ganó a Portugal. (EFE)

Bryan Gil (Barbate, 2001), en carrera, parece un Beatle que corre delante de un tigre; luego, con frenazo en seco, el defensa rival comienza un duro debate contra sí mismo, porque ese 'piernaslargas' te puede esconder la pelota para hacerla aparecer por el sitio más inverosímil. Así es Bryan, un chaval que ya es campeón de Europa, sevillista casi de cuna, un gaditano de mar que tiene entre ceja y ceja llegar muy lejos en el fútbol. Su vida, la de Bryan, no tiene otro objetivo. Casi da vértigo. Dicen que es el mejor elemento desde que salió el malogrado Reyes, y por ahí se incluye a campeones del mundo como Jesús Navas o Sergio Ramos.

Los técnicos de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) no dejan de asombrarse. Bryan Gil se metió de sopetón entre la quinta de Ferrán Torres y Abel Ruiz siendo un año más pequeño, pero él se ajustó el dorsal 22 y tiró millas: en el campeonato celebrado en Armenia corrió una media de 10 y 12 kilómetros por partido. Generador de peligro por la banda zurda hasta crear una paranoia difícil de digerir entre los defensas. Bryan no para. Es un martillo pilón que te golpea siempre en el mismo sitio: carrera, frenazo, cambio de ritmo, 'dribling', centro… y vuelta a empezar.

Pablo Blanco, coordinador de la cantera del Sevilla FC, conoce a Bryan Gil y a sus padres desde que el chaval, a instancia de los ojeadores del club, apareció por la ciudad deportiva cuando apenas tenía nueve años. Los técnicos de la entidad nervionense quedaron cautivados desde el primer instante. "Es un chico que lo reúne todo para ser una estrella, porque tiene desborde, es muy rápido, hábil, inteligente, posee gran capacidad para el trabajo, es listo y muy ambicioso", dice Blanco. "Los que le conocemos desde hace años casi no tenemos dudas: si le acompaña una pizca de suerte, este niño va a dar muchas alegrías a los sevillistas".

Un diamante joven y con récord

Bryan Gil, que la pasada temporada, con 17 años, debutó en Primera (el mérito hay que atribuírselo a Pablo Machín), es el primer jugador de las grandes ligas de Europa nacido en el siglo XXI que ha dado una asistencia (contra el Valladolid) y ha marcado un gol (frente al Rayo). Es un diamante ya pulido y a punto de ponerse en las vidrieras del gran mercado.

El chaval se llevaba los cuadernos del colegio para ir haciendo los deberes mientras su padre conducía camino de Sevilla cinco veces por semana para los entrenamientos y partidos. Una distancia total de 300 kilómetros que a Bryan no le pesaba nada. Ya con 17 años, y con un contrato profesional en condiciones, el zurdo compró una casa en el barrio de Montequinto, a poca distancia de la Ciudad Deportiva del Sevilla, y la familia Gil-Salvatierra (padre, madre y un hermano cuatro años más pequeño que ya está en los infantiles del club) se instaló allí para tener los cinco sentidos puestos en el crecimiento personal y deportivo del joven futbolista.

Los padres, Alfonso Gil y Raquel Salvatierra, al decir de los técnicos y terapeutas del club, son gente sencilla, muy unida y que aportan un gran equilibrio en la vida del futbolista. Bryan Gil debutó en el Sevilla Atlético a principios de la pasada temporada y sus desbordes por la banda izquierda llamaron la atención a Pablo Machín, que lo hizo debutar en Primera. Joaquín Caparrós consolidó al barbateño en la primera plantilla y Julen Lopetegui, con las bendiciones de Monchi, lo ha incluido como uno más en el plantel. Dicen que Bryan jugará con el dorsal 26, pero otros piensan que lo más justo es que ya debería llevar un número entre los 25, porque el joven futbolista está haciendo merecimientos para ello.

La temporada pasada, Bryan Gil jugó 13 partidos con el primer equipo del Sevilla, 11 en Liga y dos en Copa del Rey. (EFE)
La temporada pasada, Bryan Gil jugó 13 partidos con el primer equipo del Sevilla, 11 en Liga y dos en Copa del Rey. (EFE)

Ambición y hambre

Tiene tanta hambre que, tras ganar el título de campeón de Europa sub-19, Bryan apenas quiso celebrarlo y nada más aterrizar la expedición de España en Madrid tomó un enlace y el primer vuelo con destino a Alemania, donde el Sevilla realizaba su segunda estadía de pretemporada. Lopetegui recibió a Bryan con curiosidad y los brazos abiertos y lo hizo jugar en los partidos siguientes. Los especialistas aseguran que Bryan está mereciendo con creces un puesto de titular en el Sevilla. Y Julen se lo piensa. Ven cómo el jugador se encuentra en plena forma, no se achica y encara con más desparpajo que nadie. Los analistas le piden a Lopetegui que no mire el DNI de Bryan Gil, que no le tiemble el pulso, porque el chaval, con su juego y su descaro, va a tirar la puerta de la titularidad de una patada.

No se trata de un jugador cualquiera, sino de un futbolista llamado a imprimir su huella en lo más hondo de los sevillistas. Se trata, al decir de los técnicos del club, del mejor futbolista de su edad desde los tiempos del malogrado Reyes.

En el Sevilla, con José Castro y el mago Monchi a su lado, ven encantados y con ojos como platos el espectacular crecimiento de este Beatle con piernas interminables. El futbolista renovó el pasado año hasta junio de 2023 con cláusula de rescisión de 40 millones. Era el otoño de 2018 y el blindaje parecía perfecto, pero el fútbol de Bryan Gil tiene prisa y su cotización (su precio de mercado ya es de 10 millones) se dispara. Apostamos a que muy pronto se sentarán en la mesa y hablarán de un nuevo contrato donde ganarán todos. Y lo disfrutarán los aficionados (los de la Selección española, seguramente, también).

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios