EL EQUIPO CONTINÚA SIN RECUPERAR LA SONRISA

Las seis patas de las que cojea el Real Madrid o por qué hay temor entre la afición

El conjunto blanco continúa demostrando que su nivel está muy lejos de lo que se espera de un club tan grande: ni una sola victoria en pretemporada y varias derrotas sonadas

Foto: Las seis patas de las que cojea el Real Madrid o por qué hay temor entre la afición. (Reuters)
Las seis patas de las que cojea el Real Madrid o por qué hay temor entre la afición. (Reuters)

El Real Madrid continúa sin levantar cabeza. El conjunto blanco volvió a sufrir un nuevo revés en pretemporada, esta vez contra el Tottenham, y ha sido incapaz de ganar ninguno de los cuatro partidos que ha jugado. Es cierto que el curso no ha hecho más que arrancar con partidos de preparación, pero la afición empieza a pensar que el fiasco del año pasado puede repetirse este curso. Los primeros síntomas ya se dejan ver.

Tres derrotas en los primeros partidos del curso —Bayern, Tottenham y el enorme ridículo ante el Atlético de Madrid— y un empate —Arsenal— es el triste bagaje de un equipo que ha realizado cinco fichajes para hacer olvidar lo sucedido el pasado curso, pero que sigue dejando las mismas —o peores— sensaciones que aquellas con las que acabó la temporada: no en vano, el Madrid lleva sin ganar un partido desde el 5 de mayo. Y el comienzo de curso está a la vuelta de la esquina.

Diferente temporada, mismo once

Echando un simple vistazo a los esquemas que Zidane ha sacado en los primeros partidos de curso, lo cierto es que todo indica una idea continuista con respecto al año anterior. Salvo Eden Hazard y las escasas apariciones de Rodrygo, pocas novedades en el equipo, especialmente en el medio del campo, donde más sufre el Madrid. Y es que el técnico francés no solo está contando con buena parte del bloque que se la pegó el curso pasado, sino que otros nombres no tienen hueco.

Jugadores que podrían ser útiles como Llorente, Kovacic, Odegaard o Ceballos han salido del equipo, mientras que otros como James parecen no ser del gusto del técnico, que insiste en la llegada de Paul Pogba como gran apuesta en la medular. ¿El resultado? El Madrid sigue teniendo los mismos errores del pasado curso: no en vano, son los mismos jugadores lo que están en el campo. La revolución que anunciaba Zidane ni se la ha visto ni se la espera.

Medio del campo asfixiado

Uno de los grandes problemas del Real Madrid es la medular. El equipo no se sostiene en su punto clave, donde no aporta la consistencia defensiva que debería de tener, pero tampoco aparecen fallos en la construcción del ataque. En los últimos meses, el balón 'quema' cuando pasa por el medio del campo y la aportación goleadora de sus integrantes es residual. Pocos jugadores se atreven a pedirla al pie, encarar y sacar algo positivo de las jugadas.

Por lo general, terminan por correr más de lo que deberían pero, además, de manera infructuosa y sin relevancia. ¿El resultado? Un sobreesfuerzo sin recompensa por no estar bien colocados. Y la posición clave es la del famoso volante tapón: cuando Casemiro no está, su único '5' disponible es Toni Kroos, un jugador que ha demostrado por activa y por pasiva que no puede jugar ahí, lo que tiene como resultado un equipo partido durante los 90 minutos.

Lesiones inesperadas

La parcela física fue muy criticada la pasada temporada, cuando al equipo se le vio realmente corto de gasolina. La llegada de Grégory Dupont estaba pensada para revitalizar ahí al equipo, algo que de momento es temprano para comprobar... Pero las lesiones ya han hecho acto de presencia. De momento, ya hay cinco: Marco Asensio —de gravedad—, Brahim, Ferland Mendy, Luka Jovic y Thibaut Courtois están en el dique seco.

Con tanto problema físico, es complicado que el equipo termine de entonarse, pues obliga a Zidane a no poder contar con algunos de los jugadores llamados a la tan esperada revolución. Y es que, en pretemporada, la presencia de los cuatro jugadores de campo era básica para dar frescura al equipo del pasado curso, mientras que el meta se antoja como el titular en la presente temporada. Cinco bajas que está notando el equipo.

¿Dónde está el gol?

Desde la salida de Cristiano Ronaldo, uno de los graves problemas del Real Madrid está en la faceta anotadora. De hecho, muchos de los 'agujeros' del equipo ya existían con el portugués, pero los sacos de goles que anotaba terminaban por maquillarlo. Sin esa tabla de salvación, el equipo quedó en evidencia el pasado curso, algo que, de momento también está siendo ahora: seis goles a favor en cuatro partidos... y muchas ocasiones marradas.

Benzema, llamado un año más a ser el goleador del equipo, solo suma un tanto, los mismos que Rodrygo, Bale, Asensio, Nacho y Javi Hernández. Jovic, jugador fichado para reforzar esta faceta, ha visto cortada su pretemporada por una lesión, lo que vuelve a dejar al Madrid con los mismos problemas. El francés, un esteta en su juego, no es un 'killer': un jugador perfecto para asociarse con él, pero con menos gol que el que necesita el 13 veces campeón de Europa.

Agujeros en defensa

En todos los partidos de pretemporada, el Real Madrid ha encajado goles. De momento, no sabe lo que es dejar su meta a cero, y no solo eso, sino que ha encajado la friolera de 13 goles en cuatro partidos, una media de más de tres tantos por encuentro. Un equipo que quiere aspirar a ganarlo todo no puede ser tan blando a la hora de proteger su portería. Y no es una cuestión solo de la zaga, sino del concepto defensivo que tiene el equipo.

Ya durante la pasada temporada, se podía ver cómo el equipo no ejercía una buena presión en la salida del rival, ni replegaba correctamente a la hora de defender. Si a eso se suman sus problemas en la creación de juego, el resultado es claro: el balón pasa poco por tus pies, tu rival construye con facilidad y terminas por echarte atrás para protegerte, con lo que dejas de dominar los partidos y quedas muy expuesto a los ataques del contrario.

Falta de tensión

Una de las grandes críticas que la afición hace a su equipo es la falta de tensión: poco intensos en la presión, lentos en el repliegue y perezosos en la salida del balón, algo que incluso se ve en los jugadores que entran de refresco en el banquillo. No en vano, quizás esa es una de las razones por las que el conjunto blanco solo ha ganado siete de los últimos 21 partidos y por las que no ha estado un solo minuto de pretemporada por delante en el marcador.

Es cierto que estamos en plena pretemporada y que es la puesta a punto para el curso que está al caer, pero los malos resultados del año pasado y los que se están repitiendo en este comienzo han provocado que la afición empiece a temerse una nueva temporada para el olvido. El Real Madrid no se lo puede permitir y Zidane tiene tiempo para la reacción: el primero, el partido de esta tarde frente a Fenerbahçe. ¿Recuperará la sonrisa el equipo? Solo el tiempo lo dirá.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios