"Ayer tuvimos una reunión con Gil Marín..."

Explota el caso Griezmann: El Atlético abronca al Barcelona por su "falta de respeto"

En un duro comunicado, los colchoneros responden a Bartomeu tras su comparencia y aseguran que el Barça les ha "faltado al respeto". Quieren que el jugador se presente a la pretemporada

Foto: Josep María Bartomeu, presidente del Barça, durante su comparecencia. (EFE)
Josep María Bartomeu, presidente del Barça, durante su comparecencia. (EFE)

Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, ha dado la cara esta tarde para zanjar una crisis y, como son las cosas, que ha acabado abriendo otra de consecuencias aún por determinar. Y es que el Atlético de Madrid, en un durísimo comunicado, ha respondido al presidente del Barça a raíz del caso Griezmann. "No hablamos de los jugadores de otros equipos", ha expresado Bartomeu ante los periodistas al poco de empezar, pero en tan solo unos minutos esa afirmación ha quedado en papel mojado. Bartomeu, al que siempre se le ve muy nervioso cuando comparece en público, se ha contradicho y ha desatado la tormenta.

Y es que el pasado mes de junio Gil Marín, consejero delegado del Atlético, afirmó a los micrófonos de Movistar durante una corrida de toros celebrada en Las Ventas que ya sabía donde jugaría Griezmann: "En el Barça, lo tengo muy claro. Se sabe desde marzo". Esta tarde a Bartomeu no le ha hecho falta que nadie le preguntara por esas declaraciones del máximo accionista colchonero, él solo y sin ayuda se ha metido en el fango al hablar de la incorporación del delantero galo. Bartomeu, que ha confirmado el interés, ha descartado acercamientos previos con él, lo que ha irritado profundamente al club madrileño: "Ayer tuvimos una reunión con Gil Marín y empezamos a preguntarle si esto (la llegada del francés) era posible que se pudiera concretar [...] Es la primera vez que tratamos el tema".

La reacción del Atlético ha tardado, pero finalmente ha llegado. En una nota publicada en su página web, el club presidido por Enrique Cerezo ha comunicado que eran conscientes desde el 14 de mayo de la intención del jugador de abandonar la entidad a final de temporada. Además, añaden que, en en días posteriores a ese anuncio, conocieron de primera mano que el galo había llegado a un acuerdo con los azulgranas dos meses antes, en marzo, y que llevaba al menos desde febrero negociando a espaldas del club el acuerdo. La entidad madrileña confirma la reunión indicada por Bartomeu, pero aseguran sentirse engañados por el Barça y también por el propio jugador, pues en ella Óscar Grau, CEO del Barça, solicitó el aplazamiento del pago de la claúsula (120 millones de euros), algo que el Atlético no está dispuesto a tolerar de ninguna de las maneras.

Griezmann, durante un partido con el Atlético esta temporada. (EFE)
Griezmann, durante un partido con el Atlético esta temporada. (EFE)

Su vuelta a los entrenamientos

"El Atlético de Madrid quiere expresar su más enérgica repulsa por el comportamiento de ambos, en especial del Fútbol Club Barcelona, por haber inducido al jugador a romper su vínculo contractual con el Atlético de Madrid en un momento de la temporada donde el club se estaba jugando, no sólo la eliminatoria de Champions ante la Juventus, sino el título de Liga contra el propio Fútbol Club Barcelona", expresa la nota. La entidad del oso y el madroño ha exigido al jugador, a través de su agente -que es su hermana, Maud Griezmann- y su abogado, a que se presente en el Cerro del Espino con el fin de empezar la pretemporada con sus compañeros. El Atlético entiende, de esta manera, que sus intereses deportivos se han visto seriamente perjudicados y establece un castigo para el futbolista, que si se dignara a aparecer ante el criterio impuesto por su todavía club se sometería a un escarnio público, un bochorno de los gordos.

Así pues, el culebrón de Griezmann entra ahora en una nueva dimensión. El futbolista, la gran estrella de la plantilla, estuvo a un paso de aterrizar en la Ciudad Condal la temporada pasada, pero en un documental llevado a cabo por la productora de Gerard Piqué, Kosmos, 'El Principito' acabó anunciando su renovación por el conjunto rojiblanco. A la dirección culé, como también a sus aficionados, aquello le sonó a alta traición. 'La Decisión' de Antoine, así se llamaba la pieza audiovisual, cayó como un dardo envenenado en la planificación llevada a cabo por Pep Segura, al que por cierto este viernes Bartomeu no ha ratificado. Sin embargo, y a pesar de todo, como se puede comprobar el interés culé en el jugador no se resintió: "No es la primera vez que sucede que un jugador nos diga que no y luego que sí. Recuerdo otros casos: Henry, Villa, Cesc... Las circunstancias son distintas de una temporada a otra, no es algo que me preocupe", explicó Bartomeu. De concretarse finalmente su alta, el jugador se enfrentaría a un ambiente crispado en Can Barça, pues buena parte de su masa social no lo quiere.

Bartomeu, sonriente durante su comparencia. (EFE)
Bartomeu, sonriente durante su comparencia. (EFE)

"No hay caso Neymar"

En la rueda de prensa con los periodistas en la que también se han tratado otros asuntos que rápidamente han quedado en un segundo planto, Bartomeu se ha mostrado sonriente, pero incómodo, y ha tratado de despechar las preguntas de los presentes lo antes posible. Tal y como se esperaba, ha confirmado que la 'espantada' de Mestre se debía a discrepancias en la parcela deportiva: "Hace dos días estuvimos almorzando y me dijo que quería dejar la vicepresidencia por discrepancias en su área. Entendí perfectamente sus motivos. Yo asumo ahora sus responsabilidades, estoy acostumbrado a asumir todas estas cosas cuando corresponden". Aunque se le caiga un vicepresidente por año, para Bartomeu esto, por increíble que parezca, no significa nada. "No hay una crisis. Suele haber renovaciones en los cargos por desgaste, es lo normal. Que persones entren y salgan de la junta es algo habitual", ha sostenido antes de puntualizar que él no le pone "notas a nadie" y que en las altas esferas del club son "un equipo".

Sea como fuere, posiblemente a ninguno de sus hombres de confianza se le recordará tanto como a Mestre, famoso ya por su "Neymar se queda al 200%". Tras la salida del jugador hacia tierras galas en 2017, cosa que le dejó en evidencia, Mestre nunca ha sido defensor de su vuelta. El brasileño siempre ha amagado con regresar al club que le elevó al estrellato, por eso entre los asistentes la marcha de Mestre se entendía como un interés real del club en reincoprorar de nuevo al futbolista. "La salida de Jordi Mestre no tiene nada que ver con Neymar, ni con ese 200% ni nada por el estilo. Él tiene discrepancias en su parcela y, unido a otros temas, ha preferido dejar el cargo", señaló el presidente, que ha dado carpetazo al asunto del internacional carioca, descartando su fichaje: "Sabemos que Neymar quiere irse del PSG, pero también sabemos que el PSG no quiere que se vaya. Por lo tanto, no hay caso". Además, ha defendido con uñas y dientes a Dembelé, por si las moscas: "Lo considero mejor que Neymar. Verle jugar es un placer, siempre pasan cosas cuando está en el campo" y también se ha referido a Messi: "Acabemos con este mito, Messi no ficha jugadores". A Bartomeu, con la credibilidad cada vez más baja, se le acumulan los problemas.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios