crisis en el equipo verdiblanco

La humillación a Serra Ferrer y el temor del PSOE a perder la 'consejería' del Betis

La guerra entre los dirigentes béticos y el mallorquín ha despertado la ira de la afición y la inquietud de los socialistas afines a la cúpula del club de Heliópolis

Foto: Lorenzo Serra Ferrer.
Lorenzo Serra Ferrer.

En la tarde del pasado lunes, Lorenzo Serra Ferrer hizo público lo que era un secreto a voces en la orilla verdiblanca del Guadalquivir: su renuncia a seguir en el club tras ser degradado en cuanto a sueldo y cargo por el presidente, Ángel Haro, y el vicepresidente, José Miguel López Catalán. El mallorquín, que se siente maltratado por los dirigentes béticos tras el despido de Quique Setién, ha terminado tirando la toalla y provocando un incendio en el Betis.

Serra recibió una oferta "humillante" que le rebajaba el sueldo de 900.000 euros a 300.000. Pero además de eso tenía que asumir la pérdida de la dirección deportiva, al pasar a formar parte de una comisión deportiva tripartita junto a Alexis Trujillo y Miguel Calzado, el director de la cantera colocado por Haro y Catalán. Eso rebajaba los galones de Serra Ferrer, que además sabía que las decisiones de la comisión tendrían que ser refrendadas por Haro y Catalán.

Ante este panorama, Serra Ferrer ha decidido dar un portazo y marcharse argumentando que "esto es una humillación" y que Haro y Catalán "no son hombres de fútbol", algo que ha molestado a los señalados por ese dardo-descalificación. El balear se marcha echando más gasolina en el incendio institucional que vive el Betis, ya que su marcha no es compartida por una gran parte del beticismo, que tiene claro que los éxitos más recientes de la historia del equipo verdiblanco tienen como denominador común la presencia del mallorquín: dos finales de Copa en 1997 y 2005, el título en 2005 ante Osasuna, la participación en la Champions League en la temporada 2005-06, el tercer puesto en 1994-95, la cuarta plaza en la temporada 1996-97 y ahora el regreso a Europa con el balear como director deportivo.

El presidente del Betis, Ángel Haro (i), y el vicepresidente, José Miguel López Catalán. (EFE)
El presidente del Betis, Ángel Haro (i), y el vicepresidente, José Miguel López Catalán. (EFE)

La marcha de Serra Ferrer, tras los gritos intercambiados en la reunión con López Catalán y la forma destemplada en que este le dio un ultimátum, ha levantado ampollas en la masa social verdiblanca, que ha mostrado en las redes sociales su animadversión hacia el 'modus operandi' de Haro y López Catalán. A eso se suma que los periodistas críticos de Sevilla, cansados de las llamadas amenazantes procedentes del club a sus jefes, han puesto en la diana a Haro y Catalán, que gobiernan el Betis con la tibia estabilidad que les ofrece un porcentaje accionarial que no llega al 30% sin los socios minoritarios.

Esa incertidumbre parece haber despertado las alarmas en la cúpula socialista afín al club, que no quiere perder el control que tiene sobre la estructura de la entidad. Y según ha podido saber El Confidencial, eso habría provocado una llamada a los dirigentes para suavizar la propuesta a Serra Ferrer que habría supuesto un incremento en la oferta económica que finalmente suponía rebajar su sueldo a la mitad y no a un tercio de lo que cobraba, como se le ofreció en primer término.

El Betis es conocido como la 'consejería' por la cantidad de gente afín al PSOE que gravita en torno al club. Empezando por su director general, Ramón Alarcón Rubiales, hijo de la política socialista Amparo Rubiales, con empresas también subvencionadas por Ia Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía IDEA como las de Haro y Catalán. En la actual estructura del Betis también aparece el nombre de Juan Salas Rubio, jefe de protocolo, casado con Clara Alarcón, hija de Amparo, hermana de Ramón y jefa de Recursos Humanos de Emasesa, empresa municipal del Ayuntamiento de Sevilla. Además, Juan Salas Rubio es hijo de Juan Salas Tornero, exvicepresidente de la Confederación de Empresarios Andaluces (CEA) que ha sido procesado por irregularidades.

Muy por encima de todos ellos gravita la sombra perpetua del que fuera presidente de la Junta José Rodríguez de la Borbolla. Pepote, bético insigne, aparece en la lista de ‘patronos’ de la Fundación Real Betis Balompié, con oficinas y sede en el propio Estadio Benito Villamarín. También concurre en esa lista Ignacio Pérez Royo (hermano de Javier y Fernando Pérez Royo) y actual jefe de Tributos del Ayuntamiento de Sevilla. Otros tres nombres que forman parte de esta lista de ilustres béticos socialistas son el de Pedro Rodríguez de la Borbolla, exconcejal del ayuntamiento sevillano en los años ochenta, abogado y directivo de la Asociación Por Nuestro Betis y uno de los hombres que lideraron las demandas contra Manuel Ruiz de Lopera; Pablo Fernández Rubiales, primo de Ramón Alarcón, a cuya empresa, ADTURN, se le concedió la exclusiva de la publicidad de los tornos en el Villamarín; y Manolo Rodríguez, jefe del área de Historia y Documentación del Betis, exdirector de Comunicación de la CEA y destacado militante socialista.

La salida de Serra Ferrer ha encendido las alarmas en la cúpula del PSOE andaluz por miedo a perder el control del Betis, ya que la oposición a Haro y Catalán ha contactado con el mallorquín para reorganizarse en torno a su figura, posibilidad que ya adelantó El Confidencial el pasado 12 de mayo. Mientras esto ocurre, el presidente y el vicepresidente ya han iniciado los movimientos en la nueva ciudad deportiva, que cuenta con la complicidad del Ayuntamiento socialista de Dos Hermanas, liderado por el sanchista Francisco Toscano. El presidente del Betis ha sacado pecho advirtiendo de que "hay buena sintonía con Dos Hermanas" y que la bética "va a ser una de las mejores ciudades deportivas de Europa".

Pero esta guerra no ha librado su última batalla. Lorenzo Serra Ferrer ya se marchó de una reunión con Haro y Catalán advirtiendo: "¡Esto no quedará así!". Y el próximo día 20 la afición verdiblanca ha convocado una manifestación frente a las oficinas del Villamarín para mostrar su apoyo al mallorquín y su oposición a la gestión que están realizando Haro y Catalán. Unos controvertidos movimientos que tienen al PSOE más que preocupado ante la posibilidad de perder la 'consejería' de La Palmera.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios