empieza lo difícil para el nuevo entrenador

El idilio de Solari con Benzema (otro entrenador que tiene que picar piedra)

Solari se ha enamorado de Benzema en cuatro partidos. Ahora empieza lo más complicado para el nuevo entrenador: convertirlo en goleador. Si no es así llegará su desamor

Foto: Benzema y Solari en Vigo. (EFE)
Benzema y Solari en Vigo. (EFE)

La 'suerte' de Solari es haber encontrado el pico alto de Benzema en los partidos que le han servido para dejar de ser el entrenador provisional y firmar un contrato por el Real Madrid hasta 2021. Cuatro goles en cuatro encuentros del francés explican el cambio del Madrid de Lopetegui al de Solari. El equipo ha recuperado el gol porque Benzema ha estado más acertado y enchufado. Apareció el mejor Benzema contra el Celta y Solari salió enamorado de las excelencias y el trabajo del '9' en uno de esos partidos tan completos que no acostumbra a hacer. "El primer gol lo marca Benzema, el segundo lo genera él. Generó espacios, nos dio juego, apoyos, trabajo en defensa...", explicó el técnico argentino en la sala de prensa después de abandonar el césped de Balaídos acercándose al francés para hacer hacerle un cuchicheo de agredecimiento y felicitación por su entrega. Ha comenzado el idilio de Solari con Benzema. Habrá que comprobar cuánto dura porque este flechazo lo han tenido la amplía nómina de entrenadores que han dirigido al galo desde que llegó en 2009 al Real Madrid.

Desde Pellegrini, Mourinho, Ancelotti, Benítez, Zidane y Lopetegui se han entregado a la fantasía de Benzema y en algún momento le habrían querido dar una patada en el culo. Por diferentes motivos ha sobrevivido a los diferentes proyectos y a la planificación deportiva de un club que califica al delantero como fantástico. Todos esos técnicos entregados acabaron poniendo un 'pero': "Es irregular". Benzema tiene más Champions -cuatro- que Ligas -dos-. Esto ayuda a explicar la relación de amor y rechazo que ha tenido con los seis entrenadores que han pasado por el banquillo del Real Madrid desde 2009 hasta el día de hoy. Mourinho fue implacable en una de esas sequías del francés cuando le comparó con un gato y Zidane -el que más puso de su parte para defender las virtudes- claudicó cuando le dejó en el banquillo la pasada temporada en Múnich.

El siguiente en esta relación que va del amor al desamor es Solari. El trabajo que tiene por delante con el delantero francés es importante porque entre sus obligaciones está que consiga ser más regular para hacer goles que para dar pases. Vigo es el punto de partida para algo que ya se ha escuchado en diferentes ocasiones en los últimos años: el nuevo Benzema. El francés cumple 31 años en diciembre y entre sus defectos está desenchufarse del juego con facilidad y transmitir esa imagen de futbolista apático. Sus más de 200 goles en las diez temporadas se celebran hoy en el club sin olvidar el ruido que producen los fallos o la ineficacia en fases de la temporada que cae en prolongadas rachas de sequía anotadora.

Exigirle ambición en todos los partidos

En el Bernabéu provoca la misma reacción. Se le adora porque tiene acciones de genio y ha sido pieza importante en las últimas cuatro Champions. Colecciona maravillas como la jugada en el Calderón en la vuelta de unas semifinales de la Champions o el gol de pillo a Karius en Kiev. Igual que se le señala como parte culpable de haber ganado sólo dos Ligas en los últimos diez años. En este largo tiempo hacía falta algo más que los goles de Cristiano Ronaldo para no acumular tanto fracasos en la competición española. Benezema aparecía y desaparecía con frecuencia en la Liga y se inspiraba en los partidos de la Champions. Habría que preguntarse por qué la grada poco o nunca ha aclamado a Karim Benzema. Un futbolista que sí ha sufrido el rúnrun y los pitos para castigarle por su falta de gol y desidia.

Es el turno de Solari con Benzema. Lo difícil empieza ahora y se trata de conseguir lo que otros no han podido. Dilatar o hacer más duraderas las rachas goleadoras del '9'. Conseguir lo que se propuso Lopetegui y no fue posible. Que coja la responsabilidad del gol en la primera temporada sin Cristiano Ronaldo. Que la madurez de la treintena le haga abrir los ojos para convertirse en líder, tener más carácter, motivación y ambición en todos los partidos. Que juegue igual de bien contra el Huesca, Rayo, Eibar... como en unas semifinales o final de la Champions porque el idilio se rompe cuando aparece la pereza de un fin de semana a otro. Solari es el último que ha picado.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios