los problemas del bajo rendimiento del croata

El mal juego de Modric por su fatiga, falta de ilusión y la subida salarial

En el Real Madrid analizan con preocupación el mal juego de Luka Modric que perjudica al equipo. Solari tiene que inyectarle ilusión y Pintus recuperar el tono físico y la chispa

Foto: Luka Modric durante la última final de la Champions League. (EFE)
Luka Modric durante la última final de la Champions League. (EFE)

Dentro del Real Madrid se analiza con profundidad el mal juego. “Jugamos andando y tiene que haber una explicación más allá de lo físico”, comentan con preocupación en el club. Las primeras medidas que se han tomado tras la destitución de Julen Lopetegui es poner a Santiago Solari y Antonio Pintus como impulsores para salir de la crisis. Ganar para generar confianza y reactivar el juego. Al entrenador con cartel de provisional, aunque cuente con poca experiencia, se le considera válido para contagiar ilusión. Tiene que inyectar sus ganas por comerse el mundo a una serie de jugadores que dan síntomas de cansancio y apatía. La otra pata para recuperar el buen juego se refiere al apartado físico. Pintus, el preparador italiano que fichó Zidane, es el encargado de devolver la energía y frescura a unos jugadores que no tienen continuidad en sus acciones. Los esfuerzos son intermitentes. Uno de los principales señalados en este bache del mal juego es Luka Modric.

Solari y Pintus tienen mucho trabajo con Modric. Recuperar a un jugador que está con el ánimo bajo, que ha perdido velocidad y precisión. “Le falta chispa”, dicen en el Madrid cuando intentan comprender qué está sucediendo con el centrocampista que asombró en el Mundial de Rusia, logró ser el Balón de Oro y ha conseguido dos premios individuales: mejor futbolista de la UEFA y el premio ‘The Best’. Esto se condidera que es pasado y en el Madrid buscan otras soluciones para recuperar al croata. Julen Lopetegui apostó por darle entrada, poco a poco, tras la fatiga que acumulaba por el Mundial y no lo consiguió. Esa fatiga se está haciendo crónica.

Modric está en manos de Solari y Pintus para hacerle subir la ilusión, mejorar el estado de ánimo y una alegría que repercuta en su juego. En la primera semana con el nuevo cuerpo técnico la decisión fue que no viajara Melilla para que tuviera más días de descanso y hacer una preparación específica. Contra el Valladolid jugó todo el partido, pese a que tuvo otra actuación gris, y Solari decidió sacrificar antes a Casemiro -se marchó enfadado-. La estrategia que llevan con Modric, desde la parcela técnica, es reforzarle la confianza, animarle a que vuelva a ser un líder en el centro del campo y encontrar su estado de forma ideal.

Los problemas de Modric tienen un recorrido más amplio porque el futbolista croata está pendiente de comprobar si el club hará un esfuerzo por mejorar su sueldo después de la oferta que recibió en el mes de agosto del Inter de Milán. Modric tiene una ficha de 7 millones de euros netos en el Madrid, su contrato finaliza en 2020 y el Inter le ofreció una cantidad de 10 millones de euros netos anuales hasta 2022. Florentino Pérez, después de la salida y las presiones de Kovacic por marcharse al Chelsea, se negó a una negociación con el Inter por Modric. Le cerró las puertas. El croata teme que le suceda algo similar a Cristiano Ronaldo. Que la promesa de una subida de sueldo o no se cumpla no sea lo suficientemente convincente. El asunto económico también influye en un futbolista que ha bajado su rendimiento.

Hazard, como la mejor solución

La política del Real Madrid no contempla renovaciones de más de un año ni grandes mejoras salariales a futbolistas que pasan la treintena. Modric (33 años) acaba contrato con casi 35 años y ofrecerle prolongar hasta los 37 años se considera un riesgo. Los últimos precedentes, por casos que presentan similitudes, son el de Pepe y Cristiano. El central portugués se fue con 34 años y tras una década en el club. No hubo acuerdo con Florentino. Cristiano también se ha quejado recientemente de que el presidente sólo le miraba con ojos para hacer negocios. El caso de Modric empieza a presentar similitudes. El que está pagando su bajonazo es el juego del equipo.

Habrá que esperar al final de la temporada para comprobar si el Real Madrid y Modric llegan a un acuerdo de mejora salarial y cuál es finalmente su futuro. El rendimiento de esta temporada marcará mucho una decisión que se contempla como compleja. En el mercado se siguen buscando sustitutos por si se produce una ruptura. Hay diferentes nombres, pero el de Eden Hazard (27 años) continúa siendo el más apetecible para recuperar la chispa y contar con un jugador de alto nivel que está deseando vestir la camiseta blanca. El dinero que se puede ahorrar en una hipotética mejora salarial de Modric se emplearía en Hazard si se pone a tiro.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios